domingo, 29 de abril de 2012

Yo apoyo a los que aún sueñan...

Inteligencia




La inteligencia no es una virtud propia, sino de la naturaleza y el entorno durante la niñez, pues lo que trasciende es el uso de ésta una vez que somos adultos. 

 

"EL SISTEMA"




El sistema no es más que acciones humanas individuales armonizadas colectivamente dentro de un patrón de conductas preestablecidas culturalmente. Quien defina los patrones culturales define la conducta de la masa social y por ende impone la hegemonía, el control.

El sistema es cada uno de nosotros.

sábado, 28 de abril de 2012

Somos iguales en ser diferentes.



Disfruta lo que eres, sin pudor de vivir como el espíritu que está dentro de ti.
Una vez dentro del mundo, no se puede salir, debes aprender a vivir.
No nos ponen uniforme al venir, pues la piel no es un traje, es una tela de placer.
Todos somos diferentes, eso lo sientes.
Todos somos deficientes, eso lo presientes.
No trates de ser perfecto, eso déjaselo al avaro y al tonto.
La vida es diversidad, no hay verdad, solo realidad.
Proponte construir un mundo caleidoscópico, donde todos podamos entrar y salir en libertad.
Tienes todo para no ser, para ser y nacer, la mente es el útero del universo, no temas en crecer, sino de envejecer.
Al final es verdad, somos polvo de estrellas, parte de una cadena universal, no somos nada y somos todo.
Todos somos diferentes, eso lo sientes
Todos somos deficientes, eso lo presientes

lunes, 16 de abril de 2012

SER CANDIDATO INDEPENDIENTE Y NO MORIR EN EL INTENTO





He sido privilegiado con una buena educación, con una madre profesora y un padre ingeniero que lee más de lo que habla, y esto, sumando a que me desarrollé como voluntario y gestor de organizaciones de base,  he logrado  comprender algunas cosas sobre la política nacional; el cómo funciona, quién las dirige y a quién benefician. No me gusta como funciona, no son quienes deberían dirigirla y sus beneficiarios son muy pocos. A pesar de lo que se me quiso enseñar mediante la cultura dominante, entendí que la pobreza no se produce por la flojera y la falta de esfuerzo de las personas, que la mala educación no es causa de estudiantes poco inteligentes y que lo que llaman democracia no es en lo absoluto el gobierno del pueblo.

En este mundo de la imagen y las apariencias, el dinero ha cobrado mayor valor que las cosas esenciales para la vida y que el respeto de la misma. Es más valioso contaminar el agua de un río mediante las industrias que tener agua limpia para cultivar alimentos y dar de beber a los humanos y animales. Es un sinsentido que hace sentido cuando aquello es parte del “desarrollo”. Vale más un “buen barrio” y autos costosos que pasar tiempo con nuestros hijos e hijas, los tiempos modernos demandan más horas en el trabajo que en el hogar y el ego ha encontrado tierra fértil para ser el eje central avance individualista, salvarse sólo es la consigna, la competencia es el motor. Considero que no somos una sociedad, sino una organización jerárquica cuyo fin es sostener a una casta de privilegiados.

Este grupo de familias privilegiadas forman una oligarquía, una plutocracia. Hay elecciones, sí, hay representantes populares, sí, hay partidos políticos, sí… pero no hay democracia después de todo, porque quien tiene el poder raya la cancha, pone las reglas y arbitra. El poder radica en el dinero, pues quien tiene dinero manda y decide quién gobierna mediante una democracia a la medida y diseñada para que este orden de las cosas sea autopoiético (que se reproduzca a sí mismo).

La política nacional y los partidos políticos que la desarrollan han sido devorados por este modus operandis. Las ideologías, principios y visiones de sociedad son controlados por los recursos que se disponen. Quién garantice la conservación de la jerarquía y los privilegios, tendrá más recursos y apoyo para ser elegido como representante de la -voluntad del pueblo-. Además, y por lo general, los que tienen los recursos propios para pagarse una campaña política, desean ser parte de la casta de privilegiados, así que el sistema no corre peligro.

La des-ciudadanización del pueblo ha sido efectiva hasta ahora, a pesar de que una gran masa de jóvenes y adultos comprende que nuestra política es un tongo, un espectáculo mediático, una ilusión, pocos participan o se atreven a hacer frente a esta democracia de utilería. Se aíslan en sus propios problemas y se niegan a participar, no votan, no militan en los partidos, no debaten, no leen y los entiendo. Como lo he escrito en muchos textos, el desmantelamiento de la capacidad de análisis crítico y de cultura cívica es potente. Con la nula formación cívica en las escuelas y colegios, la desmemorización de nuestra historia social, más el control cognitivo mediante la inyección del deseo y hedonismo a través de la televisión, se construye la apatía que alimenta el status quo

Las movilizaciones sociales sin representatividad política son gritos que luego de acabarse sus ecos en los medios (controlados por la casta dominante), desaparecen en las manos que tienen el solvente necesario para atomizar la demanda para luego dispersarla en una ley que suaviza la aspereza del dominio pero que mantiene todo igual.

En esta lógica para ser un candidato efectivo, es decir, con posibilidades de ganar, debes tener una fuente de recursos, muchos recursos para la publicidad política, “la campaña”. Uno es un producto y debemos vendernos bien para ser comprados mediante la moneda de cambio electoral, el voto. Es por eso que no se necesitan personas realmente competentes o con vocación de servicio público, pues lo que se busca en el -buen candidato- es alguien que posea características mediáticas y populares que hagan ganar una elección. Esto es la causa que haya tanto incompetente en el parlamento, es las municipalidades y en el gobierno, muchos de ellos y ellas son simples herramientas de los privilegiados dentro del Estado, títeres obedientes.

Las ideologías están en el último plano, el dinero, el control sobre los medios y el cohecho dominan las elecciones. Es una máquina asentada, funcional, sino veamos los gobiernos de la Concertación, de una supuesta izquierda que hizo de todo menos profundizar la democracia y generar equidad. Usó y profundizó el paradigma, de ello no cabe duda, son toda una gran familia junto con la Alianza. Yo me siento profundamente traicionado.

Así funcionan las cosas me dicen algunos viejos zorros de la política en Concepción, “debes usar lo que hay, entrar en la lógica y una vez dentro podrás hacer los cambios que quieres”. Pero no me creo ello, dudo que entrando en la lógica pueda hacer cambios, seré absorbido o devorado, aislado o desprestigiado por mis pares en la esfera del poder político. No se permitirá que un joven idealista vaya a revolver el gallinero, hay formas para destruir a ese tipo de gente, ya lo han hecho y lo harán de nuevo si es necesario.

Entonces ¿para qué soy candidato? me he preguntado y me han preguntado en decenas de ocasiones. Soy candidato por dignidad y conciencia, porque he decidido luchar contra el dominio de la clase hegemónica, por mi libertad, por quiero un futuro diferente, porque creo en mis principios y debo hacer lo posible para que sean una realidad. Quizás esté fuera de la lógica ganadora, no seré efectivo, apelo a lo electoralmente poco útil; a las conciencias, al valor, a la dignidad, a la libertad.

Mi filosofía me obliga a comportarme con coherencia, a no prestarme a las prácticas habituales, a la promesa fácil, a la compra del voto, a la demagogia, al populismo. No pretendo negociar una candidatura con adinerados para luego devolver su apoyo en favores políticos, como cargos a familiares, adquisición de concesiones, información privilegiada entre otros. 

Esto es más que una candidatura, es un estilo de vida de lucha contra lo que considero incorrecto e injusto. Y por lo mismo esto no se acaba ganando o perdiendo una elección, pues lo que importa es el tránsito hacia la sociedad que se sueña, lo que haga en el camino es más importante que el objetivo mismo, es en esa ruta donde tengo la fortuna de poder influir en muchas personas, de compartir propuestas, es ahí donde existe la posibilidad de sumar a más personas que de seguro tendrán más y mejores ideas, en definitiva, el verdadero cambio se vive en el proceso.

Nos vemos en el camino.