domingo, 25 de septiembre de 2011

.....

Hoy no quiero estar serio
quiero burlarme del tiempo
quiero abusar de mi energía
soñar, caminar, no pensar.

viernes, 16 de septiembre de 2011

CUIDADO CON LA REVOLUCIÓN SOCIAL EXPRÉS



CUIDADO CON LA REVOLUCIÓN SOCIAL EXPRÉS

Soy partidario del concepto revolucionario, considero que es necesario pasar a otro estado social distinto al capitalismo, uno que no se sustente en la competencia entre los humanos, en la explotación de los más pobres y en la depredación desenfrenada de la naturaleza. Para eso necesitamos una revolución.

Los marxistas ortodoxos creyeron (y creen) que la economía y lo material determinan la sociedad, si se controla los medios de producción y se distribuye la riqueza equitativamente, el resto es cosa de tiempo. Gramsci, por su parte, amplió esa visión integrando componentes funcionales a la hegemonía por fuera del aparato del Estado, así, escribió en sus "cuadernos de la cárcel" sobre el rol de los medios de comunicación, de la escuela y de la religión, entre otros. No fue la izquierda quién entendió a este intelectual italiano, sino la derecha más dura.

Los propulsores del modelo ultra capitalista hicieron una revolución social en Chile, a la fuerza, pero la hicieron. Transformaron la educación hasta alejarla lo más posible de un enfoque libertario, se apropió y controló los medios de comunicación masivos para imponer la única y posible "verdad", se hizo del asistencialismo la droga de las clases bajas, hipnotizó a la pujante clase media para que aspiraran a vivir como burgueses y les abrió, inteligentemente, las puertas al crédito, ahora es el aspiracionismo el motor de la economía interna y la deuda la bencina. Nos llenaron de deseos inmediatos y nos hicieron olvidar nuestros sueños colectivos.

Es en esa sociedad donde algunos quieren hacer la revolución socialista ahora ya, en un país donde más del 80% de la población adulta no entiende lo que lee (Revista Creces, Abril 2001), donde 5.000.000 de ciudadanos no está inscritos en los registros electorales (CIPER 2011) porque confunden la política con la politiquería de los partidos políticos, una sociedad en que los adultos son incapaces de explicar la diferencia entre Estado y gobierno y que responden, frente a las dificultades del debate político, un "me da lo mismo lo que pase, lo único que sé es que mañana tengo que trabajar".

El actual movimiento estudiantil ha sido por lejos lo más revolucionario que hemos tenido en los últimos 40 años. El retorno de la democracia no generó cambios profundos, al contrario, la Concertación ajustó y validó el modelo de la dictadura, presentándonos una caricatura de democracia protegida y de social democracia "baja en sodio", como bien dice Garbriel Salazar en El Ciudadano de septiembre, "la Concertación nos traicionó".

Nuestros jóvenes han sabido desestabilizar la abulia e indiferencia social de la generación de los 70s y 80s, no tienen miedos anacrónicos y quieren comenzar a construir su propio futuro. Pero ojo, es importante que la revolución sea desde abajo, cultural, propia de nuestra identidad perdida, sin modelos extranjeros ni discursos socialistas marxistas reciclados. El movimiento estudiantil ha sentado las bases para la organización popular articulada, no sabemos si podrán seguir luchando con la misma fuerza frente al poder del Estado y sus administradores, pero eso no es lo más importante, lo que acá debemos levantar es una cultura política de bases, estimular la organización local, la coordinación de las demandas, recuperar la CUT y el Colegio de Profesores, hacer una contra hegemonía amplia y paciente, pero no complaciente.

La revolución no es un momento, es un proceso histórico y social, llevará tiempo si queremos que sea amplia y democrática. Hay que tener cuidado con la fiebre de la revolución exprés, esa que grita violentamente por un cambio radical de todo a partir de mañana, porque la verdad no tiene dueño sino que la debemos construir entre todos y todas, porque no hay una lucha más importante que otra, porque no existe un camino único para la revolución que ya comenzamos, sino múltiples, con sus propios énfasis, pero paralelos.


viernes, 9 de septiembre de 2011

Viaje

Una maneja
Otro copilotea
Una teje
Otro escribe
Suena "tren al sur"
Me gusta
Voy feliz
Me siento cómodo
Vamos a Las Trancas
A mirarles las faldas a la cordillera
Les veremos sus calzones blancos
Su fría entrepierna de nieves y rocas
Vamos varios y varias
Llevamos cosas para la sed
y algo por si nos da hambre
Va el jugo de uva y sus destilados
Voy con mi compañera que teje
Voy escribiendo
Voy soñando
Voy criando juegos mentales
Quiero ver la nieve
Quiero pasarme de listo
Quiero tocarle las piernas a la montaña.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Enemigo de humo.

Es difícil unir fuerzas cuando el enemigo es humo. Está ahí, disperso pero unido al mismo tiempo. Lo vemos pero se puede ver através de él. No es sólido pero penetra en nuestro organismo causándonos daño lentamente.
Todxs lo percibimos pero de manera diferente, incluso hay algunos que no les molesta, y si les molesta, su abulia de acción los obliga a mantenerse quietos, inmóviles a pesar que la nube tóxica los envuelve y los hace toser.
No ha costado entendernos a pesar que todos atacamos lo mismo, muchas teorías por donde abordar el problema, desde el origen del humo, a partir de los que no soportan el humo, provocar a lxs que el humo no les molesta, etc.
Así nos ha llevado el tiempo a un proceso de construcción de verdades a medias, que se originan desde la múltiples interpretaciones del problema o desde el sin fin de soluciones. Muchxs hablan de lucha, pero pegarle al humo cansa y no rinde.
El humo tiene un origen, necesita de algo que se combustione (mal), calor y oxígeno.
El calor lo entrega la adquirida necesidad de depredación de bienes de consumo, de la validación social por el tener.
El oxígeno es la inyección de necesidades modernas. Es el imperio de la soledad a causa del trabajo, la falta de tiempo para las caricias, la pérdida de la importancia de los otros como parte fundamental de nuestras vidas.
El combustible somos nosotros, nustras vidas, nuestros sueños.
La revolución no va en un cambio de estructura orgánica del aparato del Estado, la revolución va en que seamos revolucionados en el existir, hacer y ser diferente.
Cortemos el combustible.

martes, 6 de septiembre de 2011

Sin papeles soy Yo.

Navega al fondo bajo las olas,
acá,
tenemos corrientes no autorizadas
esas que mojan en polvo
y secan húmendamente

Lo sé
no tengo una vida con permiso
nací así, sin papeles
vine sin certificaciones ni nociones
nací así
libre.

Perdón,
si le molesta no me avise
no deje recados con la vecina
Yo
estaré ocupado,
siendo Yo

Sin permiso

Permíteme besarte los sueños con escándalo...
Perdona el ruido, sé que te molesta
pero romperé la barrera del sonido,
haré gritar mis manos para decirte que te quiero
pero bajito, para no despertar sospechas.
chsssssss.... (dedo en la boca)

Quizás no pienses que estoy a tu lado
pero que no te extrañe si avanzo a tu costado
Mil disculpas patroncita, pero le diré mis sueños
esos sucios que nos hacen ponernos rojos
-huy! que susto, huele a pecado-
No te preocupes, amar está autorizado

Manos con barro

Barros que no se despegan
de sus inquietas manos
saltan y se inquietan
ustedes no saben
no se entrometan
Quizás quieren ser matasanos
o chofer de furgoneta
quien sabe
no sabemos, no somos magos.
¿Habrá quién sepa?

jueves, 1 de septiembre de 2011

LOS PÁNICOS DE LA DERECHA





La derecha chilena está en todo el espectro de partidos, no sólo se agrupan en la UDI y en RN, también la hay en dentro de la Concertación y están presentes con algunas y algunos independientes en los municipios, parlamento y gobierno. La derecha chilena tiene sus convicciones gracias a su miedo constante, es un partido con paranoia hereditaria a todo lo que huela a un Estado activo y productivo que se interponga a la “libertad” de las personas, ¿de qué libertad estamos hablando? Es claro que sólo defienden la libertad de economía financiera, porque si hablamos de librepensamiento y de libertad de culto se quedan atrás. La derecha (oligárquica) históricamente, se ha opuesto a todos los avances de liberación humana, pues goza del orden, control y del status quo, tiene un fetiche con la mega-estabilidad política, social y económica. Ya en democracia (su democracia) podemos citar el rechazo a otorgarles los mismos derechos a los niños nacidos fuera del matrimonio, los llamaban ilegítimos. Se opusieron a la ley de divorcio, se oponen a las mejoras de los derechos laborales y sindicalismo, al aborto terapéutico, obligando a miles de mujeres a poner en riesgos sus vidas y a torturar a niños inviables, rechazan a los y las homosexuales tratándolos de enfermos y degenerados, desprecian las humanidades y a los (libres) pensadores. ¿Existen intelectuales humanistas de derecha y carreras como filosofía, historia, antropología o sociología en sus universidades?  A quién sino a la derecha se le podría ocurrir eliminar horas de historia y de consejo de curso en la educación escolar.

Presentan un anacrónico temor de que el marxismo, leninismo, estalinismo, “cheguevarismo” y “chavismo” vuelvan a tomar el control de las cosas (sus cosas), de que Chile sea una nueva Cuba, o una Unión Soviética en el cono sur. Su terror, injustificado y delirante, lo transforman en un discurso de miedo y de agresión, y es obvio que quien vive asustado responda con los puños. Sus habilidades para salirse de contexto son notables, nos hacen creer (y quizás lo creen) que vivimos en el Chile de los sesenta, que aún la mayor parte del país es analfabeta e ignorante en profundidad, que necesita de dirección y control para que no se haga daño a sí misma por eso su “democracia protegida”, las leyes “de amarre” y el desprecio por la voluntad popular.

¿Por qué defienden tan a raja tabla el lucro con fondos públicos en educación?

Porque para ellos la educación es un derecho a medias, un derecho que se clasifica por tu origen familiar, no entienden lo que son las garantías sociales, se han opuesto a ellas desde sus inicios políticos. Es cosa de revisar las votaciones en contra de las leyes de protección social implementadas en los gobiernos de la Concertación que ahora por populismo han debido mantener e incluso profundizar.

Para ellos el lucro es legítimo en todas sus esferas y han estado muy cómodos con los mercados desregulados, son felices porque se puede extraer mucho dinero de la deuda de la clases medias y bajas, no les importa que la ciudadanía se esclavice con el crédito, es más, así es como quieren solucionar el financiamiento familiar en educación.

No tienen problema para ver la educación como un nicho de mercado, como un negocio más que enriquece, como un motor de la economía y por ende del país. No importa si en 30 años el modelo ha generado la mayor inequidad mundial en educación, porque sus miedos lo justifican, quieren al Estado fuera.

No entenderán nunca la sociedad que tenemos hoy, porque no les conviene. Sus privilegios heredados, ya sean los económicos como los políticos, están en riesgo si la sociedad se organiza y demanda lo que le pertenece, como son su soberanía política y los recursos naturales. Le temen a la capacidad de pensar de la persona humana, por eso controlan los medios de comunicación, para construir un país a la imagen que les conviene. Ahora amenazan de que más de un millón de niños quedarán sin educación si se elimina el lucro, invocan los peores momentos del socialismo para construir sus discursos populistas y manosean la palabra libertad para seguir explotando la vida de los demás.

Es entendible que sea así… porque es bueno el negocio de ser parte de la casta oligárquica chilena.