miércoles, 24 de junio de 2009

En el cuarto planeta

El cuestionamiento ante la expresión pública de alegría, de gozo y de emoción de un tercero, es un deporte nacional, rama del “chaqueteo” criollo. Quienes somos bastantes enfáticos en manifestar nuestros estados de ánimos asociados al estar bien, a la distensión y a la confianza, somos diana de los comentarios de quines observan este comportamiento como inapropiado para personas que “deben” manifestar seriedad, que al parecer es sinónimo o requisito de confianza y competente, pre-requisitos para ser un hombre de bien en la sociedad chilensis. Casi debemos ocultar nuestras muestras de alegría y de júbilo del mismo modo que nuestra vida sexual, encerrarlas en cuatro paredes y cargar la culpa de manifestar una risa estridente, en especial si es en algún lugar donde se vista de terno y corbata y el protocolo domine cualquier impulso emocional que aflore.

No es primera vez que escribo sobre este punto, y no me cansaré de expresar mi rechazo al juicio negativo ante la alegría, la felicidad y el buen humor.

Que carente de humanidad es aquel que niega y contiene el humor para mantener apariencias o para enmascararse con la actitud huraña frente a sus pares para posicionarse como un ser de emanada rectitud ejemplificadora.

La risa abunda en la boca de los hombres simples, en los agradecidos y en quienes el ser es más importante que el tener.

Me acuerdo al “Hombre de Negocios” del libro El Principito:

El cuarto planeta estaba ocupado por un hombre de negocios.

Este hombre estaba tan abstraído que ni siquiera levantó la cabeza a la llegada del principito.

-¡Buenos días! -le dijo éste-. Su cigarro se ha apagado.

-Tres y dos cinco. Cinco y siete doce. Doce y tres quince. ¡Buenos días! Quince y siete veintidós. Veintidós y seis veintiocho. No tengo tiempo de encenderlo. Veintiocho y tres treinta y uno. ¡Uf! Esto suma quinientos un millones seiscientos veintidós mil setecientos treinta y uno.

-¿Quinientos millones de qué?

-¿Eh? ¿Estás ahí todavía? Quinientos millones de... ya no sé... ¡He trabajado tanto! ¡Yo soy un hombre serio y no me entretengo en tonterías! Dos y cinco siete...

-¿Quinientos millones de qué? -volvió a preguntar el principito, que nunca en su vida había renunciado a una pregunta una vez que la había formulado.

El hombre de negocios levantó la cabeza:

-Desde hace cincuenta y cuatro años que habito este planeta, sólo me han molestado tres veces. La primera, hace veintidós años, fue por un abejorro que había caído aquí de Dios sabe dónde. Hacía un ruido insoportable y me hizo cometer cuatro errores en una suma. La segunda vez por una crisis de reumatismo, hace once años. Yo no hago ningún ejercicio, pues no tengo tiempo de callejear. Soy un hombre serio. Y la tercera vez... ¡la tercera vez es ésta! Decía, pues, quinientos un millones...

-¿Millones de qué?

El hombre de negocios comprendió que no tenía ninguna esperanza de que lo dejaran en paz.

-Millones de esas pequeñas cosas que algunas veces se ven en el cielo.

-¿Moscas?

-¡No, cositas que brillan!

-¿Abejas?

-No. Unas cositas doradas que hacen desvariar a los holgazanes. ¡Yo soy un hombre serio y no tengo tiempo de desvariar!

-¡Ah! ¿Estrellas?

-Eso es. Estrellas.

-¿Y qué haces tú con quinientos millones de estrellas?

-Quinientos un millones seiscientos veintidós mil setecientos treinta y uno. Yo soy un hombre serio y exacto.

-¿Y qué haces con esas estrellas?

-¿Que qué hago con ellas?

-Sí.

-Nada. Las poseo.

-¿Que las estrellas son tuyas?

-Sí.

-Yo he visto un rey que...

-Los reyes no poseen nada... Reinan. Es muy diferente.

-¿Y de qué te sirve poseer las estrellas?

-Me sirve para ser rico.

-¿Y de qué te sirve ser rico?

-Me sirve para comprar más estrellas si alguien las descubre.

"Este, se dijo a sí mismo el principito, razona poco más o menos como mi borracho".

No obstante le siguió preguntando :

-¿Y cómo es posible poseer estrellas?

-¿De quién son las estrellas? -contestó punzante el hombre de negocios.

-No sé. . . De nadie.

-Entonces son mías, puesto que he sido el primero a quien se le ha ocurrido la idea.

-¿Y eso basta?

-Naturalmente. Si te encuentras un diamante que nadie reclama, el diamante es tuyo. Si encontraras una isla que a nadie pertenece, la isla es tuya. Si eres el primero en tener una idea y la haces patentar, nadie puede aprovecharla: es tuya. Las estrellas son mías, puesto que nadie, antes que yo, ha pensado en poseerlas.

-Eso es verdad -dijo el principito- ¿y qué haces con ellas?

-Las administro. Las cuento y las recuento una y otra vez -contestó el hombre de negocios-. Es algo difícil. ¡Pero yo soy un hombre serio!

El principito no quedó del todo satisfecho.

-Si yo tengo una bufanda, puedo ponérmela al cuello y llevármela. Si soy dueño de una flor, puedo cortarla y llevármela también. ¡Pero tú no puedes llevarte las estrellas!

-Pero puedo colocarlas en un banco.

-¿Qué quiere decir eso?

-Quiere decir que escribo en un papel el número de estrellas que tengo y guardo bajo llave en un cajón ese papel.

-¿Y eso es todo?

-¡Es suficiente!

"Es divertido", pensó el principito. "Es incluso bastante poético. Pero no es muy serio".

El principito tenía sobre las cosas serias ideas muy diferentes de las ideas de las personas mayores.

-Yo -dijo aún- tengo una flor a la que riego todos los días; poseo tres volcanes a los que deshollino todas las semanas, pues también me ocupo del que está extinguido; nunca se sabe lo que puede ocurrir. Es útil, pues, para mis volcanes y para mi flor que yo las posea. Pero tú, tú no eres nada útil para las estrellas...

El hombre de negocios abrió la boca, pero no encontró respuesta.

El principito abandonó aquel planeta.

"Las personas mayores, decididamente, son extraordinarias", se decía a sí mismo con sencillez durante el viaje.

lunes, 22 de junio de 2009

Encuestitis


Hace algunos días ha salido a la luz pública la muy esperada y casi divina encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP). Encuesta analizada por los chamanes políticos antes de su publicación, durante y días después. Manifiesto claro y rotundo de la pobreza ideológica y propositiva de los pre-postulantes al sillón de la nación.

Aburrido estoy de sólo escuchar puñetes verbales, escupitajos mediales y otras vulgaridades de la retórica política, en donde el descalificar al oponente es el mejor medio para enarbolar nuestras cualidades, incluso si carecemos de ellas.
Pasarán semanas de análisis de la encuesta, lo que es lo mismo que estudiar una misma fotografía de un planta (que me perdonen los vegetales) que dará frutos (buenos o malos) en 7 meses más. Hago una crítica a los medios tradicionales, que no tienen la valentía de preguntar por los programas, por los planes sociales, por temas de "fondo" como el aumento de la investigación e inovación, programas serios de apoyo a las PYMES, posicionamiento de Chile en el mundo, la aportillada y manoseada educación pública, la rehabilitación real de niños delincuentes, aumento de penas a los grande traficantes de drogas duras, aumento del impuesto a las empresas privadas que extraen el cobre de nuestras tierras dejando migas al país, la recuperación del agua potable, nuevas fuentes de energías, entre otros temas.
Hay muchas formas de mantener todo tal como está, para blindar los privilegios elitistas en desmedro de la información y de la educación de las masas. Ésta es una de esas, la política superficial, alejada de soluciones y propuestas valientes de cambios, tenemos una casta gobernante y parlamentaria demagógica, populista famélica, ladrona y careraja.
Debemos recuperar el diálogo propositivo, los debates verdaderos y no esos pautados chantas y bananeros que con suerte muestran chispitas de diferencias entre una candidatura y otra.
Que pobreza mental.....

domingo, 21 de junio de 2009

Odontólogos en Chile, nuestra deuda gremial con la sociedad chilena.


Dentro de las profesiones tradicionales y más destacadas por su remuneración y por ende por su posicionamiento social, la Odontología es de las más nuevas. Su auge profesional nace a principios del siglo XX y desde ese tiempo su evolución ha sido vertiginosa, hasta la actualidad.

Lamentablemente algo, no sé por qué, tiene a nuestra profesión sumida en una condición de aislamiento social abismante. No digo, para los sensibles, que la odontología no sea una profesión que aporte a la sociedad, si no que, no nos hemos preocupado de nuestros potenciales roles en aportes de responsabilidad social, unidos y fortalecidos en una comunidad profesional odontológica.

Los invito a que visiten la página del Colegio de Dentistas de Concepción y que la revisen, no se demorarán mucho, porque no hay mucho que te demore. Y sólo unos dos minutos les llevará explorar la pestaña del Departamento de Acción Social de la misma. Nuestra pobreza en conciencia social, nuestra patética individualidad laboral, nuestro enfoque lucrativo, nuestro incorpóreo colegio profesional nos transforman en profesionales alejados de las necesidades urgentes que nuestra sociedad vive.

Las patologías orales producto de la Placa Bacteriana, son un mal endémico tradicional de nuestra población y millones sufren por esto; pierden piezas dentarias, afecta su autoestima, su trabajo, su vida amorosa por nombrar algunos ítems. ¿Qué hacemos como comunidad odontológica para combatir el fondo del problema que afecta a la población, en especial la de menos recursos?

Nosotros somos los profesionales especializados en la salud oral de la gente, nosotros somos los que tenemos los conocimientos, las habilidades y el deber de revertir en un mediano y largo plazo esta realidad que afecta a millones de compatriotas. Y el camino en el que estamos, paliativo, reparativo y sólo lucrativo no acabará con el problema de salud pública que afecta a nuestro país. A no ser claro está que no queramos porque no nos conviene.

Debemos como gremio, posicionarnos como actores activos en la vida de la población, en nuestro deber vigilar las políticas públicas, promover leyes que aseguren una mejor atención primaria, posicionar la ética y la responsabilidad social en las mayas curriculares de las decenas de carreras de Odontología que se imparten ahora, entre otras cosas.

Con los recursos que cuenta nuestra comunidad, podemos hacer muchas actividades, sólo falta la voluntad para que el colegio profesional se posicione y gestione un giro de foco que nos oriente y nos coloque ante la comunidad como seres sensibles del entorno y del futuro de la Nación y no nos dirija solamente, como en la actualidad a perfeccionarnos cada vez más en lo técnico y lo lucrativo, que importante es, pero que no deja nada a la posteridad y a la historia nacional

Otros gremios profesionales como el Médico y el de Ingenieros (profesiones pares sociales) son actores relevantes en el quehacer político nacional, son gremios poderosos, unidos, proactivos y propositivos. Que vigilan y perfeccionan su profesión día a día lo que los posiciona como puntos de inflexión ente el hacer de sus colegas en lo referente a la población.

Hay colegas que tienen una conciencia social muy intensa, que trabajan en sectores rurales y urbanos, que hacen lo mejor posible al atender en la comunidad en donde están insertos. Pero esos esfuerzos se diluyen si no cambiamos el sistema completo de eventos que tienen sumidos a la población más deficitaria en una salud oral paupérrima y inmoral.

Muchos culparán a la "gente" por no cuidarse, que es problema de las familias que no cuidan a sus hijos, entre otras derivaciones de responsabilidad, y sí, puede que sea así, pero eso no nos libra de culpa por no enseñarles a esas personas cómo se deben cuidar, si no existen los recursos para que ellos mismos tengan los utensilios básicos de higiene ente otros.

Quiero invitar a mis colegas a que tomemos un rol más activo sobre nuestra profesión y nuestra responsabilidad social como agrupación profesional, y los invito a partir de esta nota, que nos juntemos a debatir sobre este tema.

Mi correo es fracordova@gmail.com y los llamo para que hagamos un movimiento profesional de peso, articulado y serio que proponga cambios sustanciales en nuestro foco gremial que no sólo debe ser rentable económicamente si no que también socialmente. Tenemos un deber y una deuda con nuestro país. Es hora de cambiar.

viernes, 19 de junio de 2009

Píldora del Día Después y nuestra fachada progresista de un Estado Laico inexistente.


Un nuevo revés sobre la libertad de pensamiento y sobre los derechos de la mujer ha sufrido el país, la Contraloría General de la república dictaminó una especie de análisis jurídico que respalda la decisión del Tribunal constitucional de mantener vigente la prohibición de la entrega de la píldora del día después por parte de los consultorios y/o municipios, por contradecir constitucionalmente el "derecho a la vida" que se manifiesta estratégicamente en nuestra constitución conservadora-militar del año 1980.

El fallo con fecha de 16 de Junio de 2009 con n° de Dictamen 31356 (http://www.contraloria.cl/appinf/LegisJuri/DictamenesGeneralesMunicipales.nsf), dice lo siguiente:

"Las municipalidades, con el objeto de promover la salud y el desarrollo comunal, pueden implementar nuevas prestaciones de salud, insertas en planes comunales de esa naturaleza, en los casos en que no exista política pública ministerial, en la medida que tales prestaciones sean financiadas directamente por el paciente particular o haciéndose cargo el propio municipio de asumir su costo y no se las considere dentro de aquellas que sirven de base a la determinación del aporte estatal, para la atención primaria de salud municipal, no obstante lo cual dichas acciones deben ajustarse a la juridicidad vigente. Así, los municipios están comprendidos en el ámbito de aplicación de la sentencia del Tribunal Constitucional referida a los fármacos denominados "píldora del día después". Excede el ámbito de competencia de Contraloría emitir un pronunciamiento sobre los alcances que dicha sentencia tendría sobre las funciones que los artículos 59 y 70 del DFL 1/2005 Salud le asignan al Instituto de Salud Pública y la Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud y sobre la actividad de entidades privadas como farmacias, drogerías, almacenes farmacéuticos, botiquines y depósitos de productos farmacéuticos."

Este fallo del Tribunal Constitucional abalado por el silencio jurídico de la Contraloría General de la República, prohíbe el uso de la muy masificada T de cobre."

Los parlamentarios y alcaldes que impulsan la medida pertenecen a la derecha nacional, miembros honorarios de los grupos religiosos ultracoservadores, Legionarios de Cristo y Opus Dei. Estos grupos "provida" han manifestado públicamente la negativa a discutir sobre métodos de anticoncepción y sobre algunos tipos de abortos en Chile por que, medularmente estas medidas atentan a la constitución nacional, declaran ellos.

Observar: http://www.youtube.com/watch?v=HZRec16yG2M
http://www.cooperativa.cl/p4_noticias/site/artic/20070112/pags/20070112133212.html


La imposición de los valores cristianos humanistas en las decisiones del estado, con medidas antiprogresistas, conservadores y lapidarias son pan de cada día en la legislación nacional. Esto es una atentado a la declaración de la separación de la Iglesia (católica) y de estado en la constitución del 1925. Nuestro estado es un estado Laico y esta definición obliga a las autoridades a gobernar para todos los chilenos, independiente de su religión, estrato social o culto.

Observar: http://www.youtube.com/watch?v=ztpHA6UcIig&feature=channel


Los métodos anticonceptivos como la píldora del día después sólo están al alcance de las personas que tienen los recursos de consultar con un médico particular y comprar la píldora, con receta, en una farmacia, en donde su costo sobrepasa los $20.000. Esta medida atenta entonces, a mi parecer, contra el trato en igualdad a la población, lo cual no puede ser. Es más estas bancadas "pro vida" pretenden seguir legislando en esta materia hasta que se logre prohibir la venta de la famosa píldora en las farmacias de todo el país.

Los grupos organizados de mujeres en Chile no han sido escuchadas, a pesar de la gran manifestación en abril ( http://www.youtube.com/watch?v=3gWGaI8b-Zs&feature=related).

Podemos ver que el Estado Chileno sigue ligado a la iglesia católica ultraconservadora, en dónde, atrincherados en su discurso "pro vida" cooptan a las mujeres de nuestro país s decidir que hacer y qué no hacer con su sexualidad y programación familiar.

Chile no debe permitir esto, como nación no debemos votar por quienes ponen sus principios particulares por sobre los del colectivo. El estado debe gobernar para todos los chilenos y aplicar las medidas de salud pública que requiera la población, sin ser intervenidos por principios religiosos, válidos, pero no compartidos por millones de mujeres en nuestro país.

domingo, 14 de junio de 2009

Apatía Cívica y Libertinaje Político


Nuestro país sufre una crisis cívica severa, profunda y lo peor de todo ignorada. Impotencia me da el ver, escuchar y leer a muchos decir que no les interesa la política, como si esta fuera algo sin importancia, sin ninguna trascendencia para ellos o para sus cercanos.
Los que tiene más recursos les da lo mismo porque sus privilegios los protegen y el sistema asegura la nula movilidad social, los más pobres tiene necesidades tan urgentes, que pensar en la estructura organizacional del estado no es tema, y además sus condiciones cognitivas por la mala educación recibida no les permitirían siquiera entender la mitad de lo que se discutiría. Por otra parte la clase media está tan encerrada en subir los peldaños sociales o mantenerlos según el caso, que no es capaz de despertar de este aletargamiento cívico.
La sociedad está encerrada en un materialismo extremo, y no es ánimo de este ensayo comentar sobre la filosofía materialista, pero destacaré que la ignorancia de la masa sobre este concepto la tiene realmente los ojos cerrados, y las manos amarradas. Pensar que el ser humano sólo alcanza su máximo nivel en relación a lo material aliena cualquier iniciativa valórica y al idealismo.
Desde hace un tiempo vengo viendo y conociendo a un grupo selecto de personas que tienen las condiciones de mover masas, de proponer, de accionar, de agrupar y de seguro de consolidar. Pero algo sucede que no son capaces de perder algunos privilegios y condiciones de estatus por sus ideales y convicciones. Saber que las cosas están mal y poder ayudar a que mejoren no es un buen motivo en la actualidad para hacer cosas, estamos en una época rasca de idealismo retórico de buenas intenciones infértiles hasta el mareo.
Muchos si investigan la historia y le dan sólo una ojeada superficial, podrán ver que la apatía cívica no es una accidente, que la ignorancia tampoco es causa del destino ni de los designios de los dioses, es intencionado, alevoso y asqueroso.
Debemos comprender como ciudad que el que calla, otorga. En un pueblo apático, concentrado en el pan y circo que nos dan por todos los medios, es una campo fértil de abusos y robos por parte de quienes tiene el acceso a la información y al poder.
Mientras sigamos concentrados en cambiar el auto, en comprarnos una tv más grande, en las tetas de la Barrientos, o en los minos de la Boloco, ellos, los políticos serán felices, y como la política vive y se mantiene gracias a la vigilancia y participación ciudadana, toda este escenografía simplona les es beneficiosa.
El reportaje de los congresistas quedará en el olvido y en reclamos al cielo si la sociedad en su conjunto, ricos, medios y pobres dicen que ya no más de esto. El poder del voto es la base del la democracia (a pesar de que tengamos el Binominal), la política es de todos y por todos. No podemos entregar el país con esta facilidad, no podemos seguir así.
EL ancho de banda en que se mueven los políticos es inversamente proporcional a la participación ciudadana y a su educación. En un país abúlico e ignorante ellos siempre podrán hacer lo que quieran.
Yo no lo permitiré, pero solo es difícil que logre algo. Mas podré decir en algunos años que luché por mis principios y valores y que no sólo me dedique a comparar bienes.