domingo, 21 de junio de 2009

Odontólogos en Chile, nuestra deuda gremial con la sociedad chilena.


Dentro de las profesiones tradicionales y más destacadas por su remuneración y por ende por su posicionamiento social, la Odontología es de las más nuevas. Su auge profesional nace a principios del siglo XX y desde ese tiempo su evolución ha sido vertiginosa, hasta la actualidad.

Lamentablemente algo, no sé por qué, tiene a nuestra profesión sumida en una condición de aislamiento social abismante. No digo, para los sensibles, que la odontología no sea una profesión que aporte a la sociedad, si no que, no nos hemos preocupado de nuestros potenciales roles en aportes de responsabilidad social, unidos y fortalecidos en una comunidad profesional odontológica.

Los invito a que visiten la página del Colegio de Dentistas de Concepción y que la revisen, no se demorarán mucho, porque no hay mucho que te demore. Y sólo unos dos minutos les llevará explorar la pestaña del Departamento de Acción Social de la misma. Nuestra pobreza en conciencia social, nuestra patética individualidad laboral, nuestro enfoque lucrativo, nuestro incorpóreo colegio profesional nos transforman en profesionales alejados de las necesidades urgentes que nuestra sociedad vive.

Las patologías orales producto de la Placa Bacteriana, son un mal endémico tradicional de nuestra población y millones sufren por esto; pierden piezas dentarias, afecta su autoestima, su trabajo, su vida amorosa por nombrar algunos ítems. ¿Qué hacemos como comunidad odontológica para combatir el fondo del problema que afecta a la población, en especial la de menos recursos?

Nosotros somos los profesionales especializados en la salud oral de la gente, nosotros somos los que tenemos los conocimientos, las habilidades y el deber de revertir en un mediano y largo plazo esta realidad que afecta a millones de compatriotas. Y el camino en el que estamos, paliativo, reparativo y sólo lucrativo no acabará con el problema de salud pública que afecta a nuestro país. A no ser claro está que no queramos porque no nos conviene.

Debemos como gremio, posicionarnos como actores activos en la vida de la población, en nuestro deber vigilar las políticas públicas, promover leyes que aseguren una mejor atención primaria, posicionar la ética y la responsabilidad social en las mayas curriculares de las decenas de carreras de Odontología que se imparten ahora, entre otras cosas.

Con los recursos que cuenta nuestra comunidad, podemos hacer muchas actividades, sólo falta la voluntad para que el colegio profesional se posicione y gestione un giro de foco que nos oriente y nos coloque ante la comunidad como seres sensibles del entorno y del futuro de la Nación y no nos dirija solamente, como en la actualidad a perfeccionarnos cada vez más en lo técnico y lo lucrativo, que importante es, pero que no deja nada a la posteridad y a la historia nacional

Otros gremios profesionales como el Médico y el de Ingenieros (profesiones pares sociales) son actores relevantes en el quehacer político nacional, son gremios poderosos, unidos, proactivos y propositivos. Que vigilan y perfeccionan su profesión día a día lo que los posiciona como puntos de inflexión ente el hacer de sus colegas en lo referente a la población.

Hay colegas que tienen una conciencia social muy intensa, que trabajan en sectores rurales y urbanos, que hacen lo mejor posible al atender en la comunidad en donde están insertos. Pero esos esfuerzos se diluyen si no cambiamos el sistema completo de eventos que tienen sumidos a la población más deficitaria en una salud oral paupérrima y inmoral.

Muchos culparán a la "gente" por no cuidarse, que es problema de las familias que no cuidan a sus hijos, entre otras derivaciones de responsabilidad, y sí, puede que sea así, pero eso no nos libra de culpa por no enseñarles a esas personas cómo se deben cuidar, si no existen los recursos para que ellos mismos tengan los utensilios básicos de higiene ente otros.

Quiero invitar a mis colegas a que tomemos un rol más activo sobre nuestra profesión y nuestra responsabilidad social como agrupación profesional, y los invito a partir de esta nota, que nos juntemos a debatir sobre este tema.

Mi correo es fracordova@gmail.com y los llamo para que hagamos un movimiento profesional de peso, articulado y serio que proponga cambios sustanciales en nuestro foco gremial que no sólo debe ser rentable económicamente si no que también socialmente. Tenemos un deber y una deuda con nuestro país. Es hora de cambiar.

1 comentario:

Gustavo dijo...

Que hermoso lo que planteas, estoy feliz de conocer a alguien que piense igual que yo!!!, estoy orgulloso de que tu objetivo en la salud sea el mío! ya que considero que las políticas de salud deberían estar centradas en una salud digna e igualitaria para todos, sin caer en la estupidez política de estar casado con algún puto partido político. Esta actitud ha desviado el camino hacia el objetivo fundamental para todos los países," Salud y Educación digna , de buena calidad y para todos por igual", teniendo como solución según mi punto de vista, la solidaridad entre los que tienen mas con los que tienen menos. Eso es todo!!! no hay mayor política en esto!!!.
Un abrazo enorme, saludos de la Sole.
FELICITACIONES
Gustavo