domingo, 11 de diciembre de 2011

INVITAMOS A LOS JÓVENES ¿A QUÉ?


Decepcionados de la política nacional hay por millones, y no es una percepción subjetiva personal, cerros de papeles con datos y encuestas exponen la realidad,  la gente no le cree ni se siente representada por los actuales partidos políticos y sus figuras en los puestos de poder. ¿Razones?, habrá tantas como personas, pero hay causas generales como la incoherencia sistemática entre los discursos y la práctica, corrupción, complicidad con los poderes económicos en generar inequidad y abusos, desinterés en la profundización de la democracia, nepotismo, y concentración del poder económico y político en castas familiares (etnogamia). Esto es más grave aún en los nacidos dentro de esta neo-democracia chilena a partir de los 90. Ellas y ellos se criaron en una democracia de cartón, protegida constitucionalmente de ideologías contrarias al neoliberalismo impuesto a la fuerza en la dictadura, con padres amputados de esperanzas y endeudados, que le enseñaron a sus retoños que la política es mala, sucia y que nunca va a cambiar, con políticos que dicen no ser políticos, y que acuñan frases como “no politicemos el debate” (que es lo mismo que un abogado diga “no judicialicemos el juicio”). En Chile estamos inscritos sólo 1/3 de los que estamos en condiciones de votar, y de esa fracción sólo el 1% milita en algún partido, en otras palabras el sistema no es representativo. ¿Con qué cara invitamos a los jóvenes a inscribirse si no hay garantías de cambio en su realidad? Urge que los partidos políticos se renueven (pero de verdad) desde sus propias bases, nuestra democracia necesita de mayor validación para evitar la aparición de caudillos con ambiciones personalistas o lo que es peor, que las movilizaciones sociales tengan una escalada de violencia que debilite la coexistencia republicana. Quizás sea necesario que la sociedad civil se organice y haga de sparring a los partidos, levantar referentes que compitan por canalizar y representar las demandas sociales, es decir, ampliar la oferta política para que podamos refrescar participativamente los fondos y las formas de construir una sociedad más fraterna, justa y solidaria.

martes, 6 de diciembre de 2011

Mensaje de Francisco Córdova por lanzamiento de campaña Por una Nueva Co...

Educación y Poder Popular

En este programa de Alerta Educativa se intenta hacer el cruce entre dos conceptos que conllevan a una praxis íntima entre ellos ¿ Qué tiene que ver la educación con la construcción de poder popular? ¿A qué nos referimos cuando hablamos de poder popular?

Alerta Educativa / OPECH #50 | Podcaster

sábado, 3 de diciembre de 2011

Busca

Busca debajo de la piel y encontrarás carne, busca debajo de la carne y la sangre verás correr, busca en el fondo de esa sangre y verás que somos todos iguales.

Acaso


Acaso no somos hermanos del arbusto
del pan y del vino

Acaso no tenemos familia con los perros
ratones, bueyes y conejos.

Acaso no compartimos el mismo aire
y pisamos la misma tierra

Acaso nos creemos mejores
porque podemos acabar con el mundo

Acaso no estamos locos

SEA SOLIDARIO

La imagen sobre lo que debemos ser está lista
Te la dan por pantalla sin mucha palabrita
Harto llanto para que sea humanista
¿No sea poco solidario, acaso usted no deposita?

El dolor ya está cocinado
En el horno de los comerciales lo hemos ahumado
¡Jefe ahora tenemos al niño sin manos!
Que nos hará ganar mucho más el otro año

Llora, llora, llora que la billetera no espera
Saca luego a la Gabriela
Vaya y siéntase buena persona
Consuma lo que dicen y del cielo sea ganadora

No importa si el resto del año no es solidario
Para eso le tenemos un par de show en el calendario
Enséñele a su hijo que donar comprando es voluntario
No vaya ser que ayudar sea un calvario

Mi consuelo es que algunos ya despertaron
Saben que el amor no pasa por el supermercado
Que la solidaridad es más que regalar de lo que te sobra
Es dar de lo que a ti se te hace necesario





miércoles, 23 de noviembre de 2011

Perdone usted sólo quería hablar.

Perdone usted oficial quiero decir lo que pienso
y no crea que me callaré, no soy na menso
mire que la boca me la dieron para usarla
y el corazón de fuego para guiarla
No crea que con la luma podrá amansarla
que la violencia que me aplica son pa mi alma simple balas de salva.


Usted obedece al que lo tiene jodío.
 no me venga cuidar a ese mal parío
¿acaso no le dan ganas de lanzarse al verso?
Yo creo que se metió en un lío
al ponerse ese uniforme y dejar el espíritu preso
todos grises así descolorío.

Acá le traigo un cartelito con un mensaje
Lo que necesitan los cabros es la garantía
que aunque su cuna sea humilde ellos sentirán la alegría
Acá los pobres no tienen derecho a masaje
usted sólo cuida que se somentan al domestizaje
No sea cómplice de tanta maldad
que entre todos somos diversidad
somo los que vivimos de la caridad.

Deme un abrazo amigo fuerza pública
no sea cabeza cúbica amigo porfiao
mira que a los dos este jueguito
nos tienen todo cagao.



martes, 8 de noviembre de 2011

Cuando no hay respuestas ¿qué hacer?



Cuando no hay respuestas ¿qué hacer?

Los y las estudiantes no están luchando bajo el control mental de la ultra izquierda y tampoco son una tropa de delincuentes como intentan hacer ver el gobierno. La política comunicativa del ejecutivo es llevar las movilizaciones al plano de la seguridad pública "encapuchando" la visión de derechos y garantías sociales. Así las cosas se han ido complicando para los jóvenes y para los que apoyamos sus demandas, el gobierno ha logrando mantener sus respuestas incoherentes al petitorio de los estudiantes con un ofertón digno de alguna casa comercial, "más y mejor crédito" a lo que sumamos el sostener, mediante becas directas a los alumnos, la competencia educativa como maná de calidad lo que es un delirio de la derecha chilena sin sustento académico ni ejemplo a nivel mundial. Lo que sí tiene sustento académico (pero no moral ni ético), es que el principal factor en Chile para tener acceso a una educación de calidad y por ende a mejores posibilidades de desarrollo, es el nivel económico de las familias, lo que se traduce en una educación de clases. Ante esta realidad y gracias la movilización social, la educación pasa a ser prioridad en las demandas ciudadanas logrando un apoyo de hasta un 80%. Lo preocupante es que este activo político sufre una baja en la última encuesta Adimark y es ahí un urgente desafío para dirigentes y bases del estudiantado ¿cómo sostener una movilización social sin perder el capital político? Dudo que éste gobierno responda en los términos de las demandas, lo hará bajo sus propios códigos y condiciones porque son gerentes por antonomasia, y quizás sea necesario planificar la estrategia de esta movilización como una larga maratón con obstáculos en vez de una carrera de 100 metros planos.





martes, 25 de octubre de 2011

¿Cómo es que no te indignas?

   
Tu ignorancia es útil.

Lo he repetido hasta el cansancio, pero será mi mantra político hasta que las cosas cambien de dirección, la ignorancia es la tierra fértil para el abuso y la explotación impune. En cada elección somos ratones decidiendo entre gatos blancos y gatos negros, reducidos y confinados a una jaula que muchos llaman "sistema", donde nos han convencido que tener bienes y placeres mundanos  son las metas a cumplir en nuestras vidas. (Para ser feliz debes tener, no ser.)

Durante 30 años han destruido sistemáticamente la educación pública, obligando a las familias a tener que abonar parte de sus escasos ingresos  para acceder a una educación de "mejor calidad" que no es tal, tus hijos e hijas tienen una condena desde la cuna y son estafados. La educación en Chile es mala, clasista y atrofiante. Sólo los ricos y poderosos acceden a una educación de calidad mundial, los pobres y la clase media reciben lo justo y necesario para que sean seres productivos y consumidores (emprende con un crédito y vive para pagar), es el diseño desde un principio, y tú serás parte de él hasta que no despiertes y te levantes.

La educación cívica, los consejos de cursos y la filosofía son áreas de la formación humanista del estudiante que prácticamente fueron desintegradas del currículum educativo, la historia se hizo "oficial", omitiendo los pasajes de luchas sociales y populares para que no sepas que si nos unimos podemos vencer, que alguna vez nuestros recursos naturales nos pertenecieron y garantizaron educación, salud, pensión y vivienda dignas para el pueblo, para ti y tu familia, se omite que nuestros antepasados lucharon y derramaron su sangre para que los y las más vulnerables pudiesen estudiar, para que las mujeres votaran, para abolir la esclavitud y la explotación obrera… somos ratones en una jaula, con televisión y crédito para anestesiar tu mente, para distraerte de la realidad, para que tu ignorancia sea una verdad.

Tu individualismo es útil.
Divide et impera/ Divide y vencerás (Julio César, emperador romano)

Ellos y ellas saben que la unión hace la fuerza, que no existiría su llamada y adictiva "paz social" si las personas se unen por un bien común y menos si colaboran entre ellas. Sin competencia no hay división entre ustedes. Nos han enseñando por 30 años que competir y vencer al otro es el único camino para asegurar nuestra subsistencia y el desarrollo del país. Muchos padres le han transmitido eso a su descendencia con frases como "no me importan los problemas del resto, porque a mí nadie me va a ayudar si estoy mal", es exactamente eso lo que buscan, que no exista la colaboración, una la solidaridad real, nos promocionan esa caridad mediática con espectáculos de televisión y ayuda desde la compra del supermercado, lo que en verdad no soluciona nada de fondo pero sirve para enjuagar la conciencia de muchos y muchas.

¿Recuerdas cómo se llama tu vecino o vecina, con esa que compartiste comida y noches de temor? El terremoto desconectó todo el aparataje con el cual nos dividen, se acabó el trabajo alienante, la televisión dejó de ser el miembro más importante de nuestra familia (como diría Galeano), de un día a otro nos vimos conversando con nuestros hijos, familiares, vecinos y vecinas, todos éramos uno, nos unimos en comunidades, nos ayudábamos, nos protegimos, nos cuidamos, no importó el dinero porque no servía, por unos días fuimos todos iguales, frágiles como somos en esencia… pero todo volvió a la "normalidad".

Juntos somos capaces de todo, por eso nos temen, por eso nos reprimen y nos dividen con la violencia de la superficialidad, de la ignorancia, del deseo de tener para ser y de la deuda para poder vivir.

Tu resignación los mantiene.
"Sólo sé que mañana tengo que trabajar"

Somos los esclavos del siglo XXI, vivimos bajo las mismas lógicas que en los tiempos más oscuros de la explotación humana, sólo han cambiado los métodos y las herramientas de los poderosos. Esto nunca ha sido asunto de derecha o izquierda, sino de arriba y abajo, de opresores y oprimidos, de dueños y esclavos, de privilegios y sometimiento. Los obreros ya no son los trabajadores de las industrias, somos las y los endeudados, los que trabajamos para que los bancos y las casas comerciales se lleven nuestro magro sueldo, somos la clase que trabaja honorarios con temor al despido, somos los que nos vemos obligados a endeudarnos porque nuestros ingresos no alcanzan para educar a nuestros niños y niñas y vivir bien al mismo tiempo, somos las víctimas de la mala educación, de las farmacias coludidas y de las casas comerciales con cogoteros de cuello y corbata que nunca se irán presos, somos los y las que garantizan que los dueños de las AFPs ganen siempre, porque mientras nosotros perdemos el dinero de nuestras pensiones en las crisis que ellos mismos provocan, ellos sacan suculentas cuentas azules a fin de año.

Ellos y ellas no necesitan ser electos como parlamentarios o acaldes porque  tienen siervos, empleados de su misma clase que necesitan financiamiento para sus millonarias campañas políticas, porque los candidatos son productos publicitarios que nos venden como garantes de nuestros derechos pero que son gatos con hambre de comerse a todos los ratones de su propio criadero que llaman República de Chile.

Yo estoy cansado de todo esto, no quiero que mis hijas e hijos sean esclavos de la oligarquía, voy a luchar para poder mirar sin vergüenza los ojos de las futuras generaciones y decirles que hice todo lo posible para que nacieran dignos, en un mundo de amor, solidaridad, libertad y fraternidad.

¡Autoedúcate, no te resignes, únete, participa y lucha!


lunes, 24 de octubre de 2011

Nada que perder.

No me gusta como vive la gran mayoría de la gente que me rodea; deudas, ignorancia, ilusiones, manipuladas, individualistas, competitivos, materialistas, niños solos, padres ausentes, violencia, estress, drogas para dormir y otras para despertar, jóvenes sin esperanzas, engañados, ancianos abandonados y pobres, ¿de cuánto dolor que somos testigos?

Hemos dejado de ser personas humanas, somos piezas reemplazables de una enorme máquina de privilegios. Como buenos repuestos debemos ser uniformes, proporcionados, obedientes, útiles para que todo siga igual. Nuestra sociedad es un rebaño de trabajadores/consumidores, zombies adictos a placeres superficiales que nos inyectan mediante la televisión y los viajes a playas del caribe.

No quiero, no quiero quedarme de brazos cruzados, quiero ser verbo, actuar esta escena que me toca vivir, no tengo nada que peder, más que algunas cosas que no me servirán cuando me muera.
Somos muchos y muchas, pero dispersos. Hay que juntarse y comenzar cuanto antes, ya se sumarán más a medida que avancemos. No creo que exista una señal divina que nos diga el momento indicado, solo existe el momento que decimos vamos.

No están los tiempos para sueños a medias, ver el mundo con los ojos entreabiertos, arriesgar poco cuando no tenemos nada que perder, ser cola de león que nos quiere comer. No tengo miedo, ni pudor de quedar donde mismo, porque lo intenté. No tengo miedo de fracasar, porque en política a veces perder es ganar, sólo depende de nosotros y nosotras ser coherentes en en el hacer e inteligentes en el aprender.

No me interesa ganar una elección política bajo la lógica de que primero es poseer el "sillón del poder" para luego impulsar cambios, eso significa asumir que el poder está en el alguna cosa o símbolo, en un cargo o potestad. Yo pienso como Focault, que el poder radica en lo que hacemos, en lo que somos, en desobedecer al orden, en ser diferente, es ese el poder que debemos recuperar, el poder de no depender de la autoridad o de una figura, sino el poder de la autonomía, de cambiar la lógica imperante a pesar de no "ganar" como el sistema lo exige, porque lo que debe ganar es el cuerpo de ideas, de principios, de propuestas, de alternativas. Es esa la batalla que quiero, la de ideas y si ganamos en los votos, mejor todavía.

Quiero ser cabeza de ratón, pequeño libre y astuto. Los leones son grandes y fuertes, pero ya ven cuál es el animal que está en peligro de extinción.

miércoles, 19 de octubre de 2011

BEBÉS Y LOS NEFASTOS BESOS EN LA BOCA

El amor de los padres y madres a sus hijos es uno de los sentimientos más profundos y bellos del ser humano, la sensación de ternura y fragilidad de los bebés nos impulsan institivamente a comunicarnos mediante el lenguaje universal, el contacto afectivo, y qué más propio de nuestra especie que el beso.
Pero cuidado, hay hábitos que pueden ser muy bien intencionados pero sus consecuencias son perjudiciales para la salud de los retoños y besarlos en la boca resulta ser uno de ellos.
La boca de los bebés viene libre de bacterias, virus y hongos, microorganismos que tenemos la gran mayoría de los adultos, pero mediante el beso, se los traspasamos. Así, nuestro historial amoroso y personal se hereda al pasarle nuestra saliva a la boca del bebé, cosa que también puede suceder cuando limpiamos el "tete".
La caries dental y las enfermedades de la encía son enfermedades infectocontagiosas, al igual que los herpes y aftas (fuegos), y por lo tanto para padecerlas necesitamos contagiarnos con saliva de otra persona y vaya que "promiscuos" son los niños en algunas familias donde son besados en los labios por toda la familia y si no más.
Está claro que debemos amar a nuestros hijos e hijas, pero debemos aprender que el beso en la boca no es una manera saludable para hacerlo, es por eso que el morderle sus piecesitos será más habitual de ahora en adelante.

Culpable

Soy culpable
de ser feliz
Soy culpable
de ser como soy
un culpable
Soy culpable
de amar la música y la piel ajena
Soy culpable
del gusto por la risa y la caricia
Soy culpable
de soñar sin pudor y frontera
Soy culpable
de confiar y de ser estafado
Soy culpable
de escribir y de arrepentirme
Soy culpable
de besar pero no de ser besado
Soy culpable
de decidir
de perder
der andar
y retroceder
Soy culpable
de mi culpa
Soy culplable
de no tener vergüenza
de no arrepentirme de mis culpas

.... no es culpa mía.

Sábanas

Mis sábanas
Son tapa de sueños
amigas de muchos secretos
cómplice del verdadero yo
Me recorren de pies a cabeza
cubren el descanzo y el pudor
Protectora contra cucos
salvadora de vergüenzas
Necesaria para completar la cama
regazo de tela que cobija al que ama.

Hay sábanas con experiencias
Otras son páginas en blaco
esperan su propia historia.
Me gustan mis sábanas
aunque las exilio cada mañana
por culpa de la inquitud de pies nocturna
Me gustan mis sábanas
porque son silenciosas y discretas.
Las ajenas son extrañas
tienen sus personalidades
algunas son indiferentes
y otras aman las casualidades.

Me gustan mis sábanas





Ocultos

Muévete secretamente y con mucho ruido
un paso en el silencio
cómplice de mis acuerdos ocultos
vivamos dementes
lo previo va al frente
todo termina al inicio
El candado en la boca
mente fuera del molde
irresponsable con la norma
así es.







lunes, 17 de octubre de 2011

La ignorancia en la sociedad de consumo.

La ignorancia en la sociedad de consumo

A partir de 1980 comenzó una destrucción (ideológica) de la educación pública, laica y gratuita en Chile. Somos testigos de cómo un derecho social se transformó forzosamente en un bien de consumo, un derecho humano en retroceso que le costó mucha sangre al pueblo chileno. Luego en los 90´s se perfeccionó bajo su propia lógica el modelo, construyendo con ello el tercer país más privatizado del mundo en educación escolar y el primero en educación superior (en relación al gasto familiar).
Pero este proceso de construcción de un modelo de educación privada y subvencionada por el Estado no sólo fue estructural (marco legal y financiamiento), sino también cognitivo. Es necesario, para sostener un modelo individualista y consumista de sociedad, una modificación curricular  para que las personas se comporten como el sistema requiere y al mismo tiempo para podar las herramientas que permitan a la persona humana querer cambiar su conducta y por ello el modelo social.
Todas las materias relacionadas con el pensamiento crítico y por ende de análisis de la realidad, fueron reducidas a expresiones mínimas. Un ejemplo de aquello es la educación cívica que pasó de ser una asignatura a un pequeño contenido dentro del programa de estudiantes de tercero medio. Es más, hace unos meses atrás se intentó eliminar horas de historia y de consejo de curso para que los escolares aprendieran más matemática. Las casualidades en política no existen y acá hay una planificación consensuada para hacer del pueblo un ente alienado de la realidad histórica, de la política (es cosa de escuchar a un político decir "no politicemos el debate") y del pensamiento crítico autónomo y libertario.
Pero el sistema de apertura masiva a la educación superior en manos de empresas educativas privadas, por muy malas que sean en muchos casos, permitió que cientos de miles de jóvenes accedieran mediante su formación, a procesos de análisis y cuestionamientos sobre su realidad que deben conjugar con sus las altas expectativas que genera en las familias el tener -hijos o hijas profesionales-. A lo anterior se suma la apertura y libertad de la información gracias a la internet. Los medios de control hegemónicos de la realidad, aquella <voz oficial> ya no es tan eficiente para decirle a la ciudadanía el "como son en verdad las cosas", la hegemonía neoliberal ahora se cuestiona y con ello cae la credebilidad de sus instituciones; iglesias, poderes del Estado, fuerza pública, políticos y partidos.
Un sistema industrial educativo que enseña la competencia entre individuos como único motor del desarrollo humano, que omite la historia social de nuestra república y del pueblo, que tiene al "modelo por competencias" norteamericano como paradigma de moda en la generación de humanos altamente productivos, un sistema que otorga calidad educativa según la capacidad de pago de las familia no es humana ni socialmente sustentable a largo plazo, y estamos en presencia de su primera gran crisis.
La educación nos hace libres, no hay duda de aquello y téngase presente que la siguiente batalla será no de la forma sino del fondo, en donde como sociedad deberemos ir a la fuente misma del principal brazo fáctico de cualquier poder hegemónico ¿para qué educamos?..

domingo, 25 de septiembre de 2011

.....

Hoy no quiero estar serio
quiero burlarme del tiempo
quiero abusar de mi energía
soñar, caminar, no pensar.

viernes, 16 de septiembre de 2011

CUIDADO CON LA REVOLUCIÓN SOCIAL EXPRÉS



CUIDADO CON LA REVOLUCIÓN SOCIAL EXPRÉS

Soy partidario del concepto revolucionario, considero que es necesario pasar a otro estado social distinto al capitalismo, uno que no se sustente en la competencia entre los humanos, en la explotación de los más pobres y en la depredación desenfrenada de la naturaleza. Para eso necesitamos una revolución.

Los marxistas ortodoxos creyeron (y creen) que la economía y lo material determinan la sociedad, si se controla los medios de producción y se distribuye la riqueza equitativamente, el resto es cosa de tiempo. Gramsci, por su parte, amplió esa visión integrando componentes funcionales a la hegemonía por fuera del aparato del Estado, así, escribió en sus "cuadernos de la cárcel" sobre el rol de los medios de comunicación, de la escuela y de la religión, entre otros. No fue la izquierda quién entendió a este intelectual italiano, sino la derecha más dura.

Los propulsores del modelo ultra capitalista hicieron una revolución social en Chile, a la fuerza, pero la hicieron. Transformaron la educación hasta alejarla lo más posible de un enfoque libertario, se apropió y controló los medios de comunicación masivos para imponer la única y posible "verdad", se hizo del asistencialismo la droga de las clases bajas, hipnotizó a la pujante clase media para que aspiraran a vivir como burgueses y les abrió, inteligentemente, las puertas al crédito, ahora es el aspiracionismo el motor de la economía interna y la deuda la bencina. Nos llenaron de deseos inmediatos y nos hicieron olvidar nuestros sueños colectivos.

Es en esa sociedad donde algunos quieren hacer la revolución socialista ahora ya, en un país donde más del 80% de la población adulta no entiende lo que lee (Revista Creces, Abril 2001), donde 5.000.000 de ciudadanos no está inscritos en los registros electorales (CIPER 2011) porque confunden la política con la politiquería de los partidos políticos, una sociedad en que los adultos son incapaces de explicar la diferencia entre Estado y gobierno y que responden, frente a las dificultades del debate político, un "me da lo mismo lo que pase, lo único que sé es que mañana tengo que trabajar".

El actual movimiento estudiantil ha sido por lejos lo más revolucionario que hemos tenido en los últimos 40 años. El retorno de la democracia no generó cambios profundos, al contrario, la Concertación ajustó y validó el modelo de la dictadura, presentándonos una caricatura de democracia protegida y de social democracia "baja en sodio", como bien dice Garbriel Salazar en El Ciudadano de septiembre, "la Concertación nos traicionó".

Nuestros jóvenes han sabido desestabilizar la abulia e indiferencia social de la generación de los 70s y 80s, no tienen miedos anacrónicos y quieren comenzar a construir su propio futuro. Pero ojo, es importante que la revolución sea desde abajo, cultural, propia de nuestra identidad perdida, sin modelos extranjeros ni discursos socialistas marxistas reciclados. El movimiento estudiantil ha sentado las bases para la organización popular articulada, no sabemos si podrán seguir luchando con la misma fuerza frente al poder del Estado y sus administradores, pero eso no es lo más importante, lo que acá debemos levantar es una cultura política de bases, estimular la organización local, la coordinación de las demandas, recuperar la CUT y el Colegio de Profesores, hacer una contra hegemonía amplia y paciente, pero no complaciente.

La revolución no es un momento, es un proceso histórico y social, llevará tiempo si queremos que sea amplia y democrática. Hay que tener cuidado con la fiebre de la revolución exprés, esa que grita violentamente por un cambio radical de todo a partir de mañana, porque la verdad no tiene dueño sino que la debemos construir entre todos y todas, porque no hay una lucha más importante que otra, porque no existe un camino único para la revolución que ya comenzamos, sino múltiples, con sus propios énfasis, pero paralelos.


viernes, 9 de septiembre de 2011

Viaje

Una maneja
Otro copilotea
Una teje
Otro escribe
Suena "tren al sur"
Me gusta
Voy feliz
Me siento cómodo
Vamos a Las Trancas
A mirarles las faldas a la cordillera
Les veremos sus calzones blancos
Su fría entrepierna de nieves y rocas
Vamos varios y varias
Llevamos cosas para la sed
y algo por si nos da hambre
Va el jugo de uva y sus destilados
Voy con mi compañera que teje
Voy escribiendo
Voy soñando
Voy criando juegos mentales
Quiero ver la nieve
Quiero pasarme de listo
Quiero tocarle las piernas a la montaña.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Enemigo de humo.

Es difícil unir fuerzas cuando el enemigo es humo. Está ahí, disperso pero unido al mismo tiempo. Lo vemos pero se puede ver através de él. No es sólido pero penetra en nuestro organismo causándonos daño lentamente.
Todxs lo percibimos pero de manera diferente, incluso hay algunos que no les molesta, y si les molesta, su abulia de acción los obliga a mantenerse quietos, inmóviles a pesar que la nube tóxica los envuelve y los hace toser.
No ha costado entendernos a pesar que todos atacamos lo mismo, muchas teorías por donde abordar el problema, desde el origen del humo, a partir de los que no soportan el humo, provocar a lxs que el humo no les molesta, etc.
Así nos ha llevado el tiempo a un proceso de construcción de verdades a medias, que se originan desde la múltiples interpretaciones del problema o desde el sin fin de soluciones. Muchxs hablan de lucha, pero pegarle al humo cansa y no rinde.
El humo tiene un origen, necesita de algo que se combustione (mal), calor y oxígeno.
El calor lo entrega la adquirida necesidad de depredación de bienes de consumo, de la validación social por el tener.
El oxígeno es la inyección de necesidades modernas. Es el imperio de la soledad a causa del trabajo, la falta de tiempo para las caricias, la pérdida de la importancia de los otros como parte fundamental de nuestras vidas.
El combustible somos nosotros, nustras vidas, nuestros sueños.
La revolución no va en un cambio de estructura orgánica del aparato del Estado, la revolución va en que seamos revolucionados en el existir, hacer y ser diferente.
Cortemos el combustible.

martes, 6 de septiembre de 2011

Sin papeles soy Yo.

Navega al fondo bajo las olas,
acá,
tenemos corrientes no autorizadas
esas que mojan en polvo
y secan húmendamente

Lo sé
no tengo una vida con permiso
nací así, sin papeles
vine sin certificaciones ni nociones
nací así
libre.

Perdón,
si le molesta no me avise
no deje recados con la vecina
Yo
estaré ocupado,
siendo Yo

Sin permiso

Permíteme besarte los sueños con escándalo...
Perdona el ruido, sé que te molesta
pero romperé la barrera del sonido,
haré gritar mis manos para decirte que te quiero
pero bajito, para no despertar sospechas.
chsssssss.... (dedo en la boca)

Quizás no pienses que estoy a tu lado
pero que no te extrañe si avanzo a tu costado
Mil disculpas patroncita, pero le diré mis sueños
esos sucios que nos hacen ponernos rojos
-huy! que susto, huele a pecado-
No te preocupes, amar está autorizado

Manos con barro

Barros que no se despegan
de sus inquietas manos
saltan y se inquietan
ustedes no saben
no se entrometan
Quizás quieren ser matasanos
o chofer de furgoneta
quien sabe
no sabemos, no somos magos.
¿Habrá quién sepa?

jueves, 1 de septiembre de 2011

LOS PÁNICOS DE LA DERECHA





La derecha chilena está en todo el espectro de partidos, no sólo se agrupan en la UDI y en RN, también la hay en dentro de la Concertación y están presentes con algunas y algunos independientes en los municipios, parlamento y gobierno. La derecha chilena tiene sus convicciones gracias a su miedo constante, es un partido con paranoia hereditaria a todo lo que huela a un Estado activo y productivo que se interponga a la “libertad” de las personas, ¿de qué libertad estamos hablando? Es claro que sólo defienden la libertad de economía financiera, porque si hablamos de librepensamiento y de libertad de culto se quedan atrás. La derecha (oligárquica) históricamente, se ha opuesto a todos los avances de liberación humana, pues goza del orden, control y del status quo, tiene un fetiche con la mega-estabilidad política, social y económica. Ya en democracia (su democracia) podemos citar el rechazo a otorgarles los mismos derechos a los niños nacidos fuera del matrimonio, los llamaban ilegítimos. Se opusieron a la ley de divorcio, se oponen a las mejoras de los derechos laborales y sindicalismo, al aborto terapéutico, obligando a miles de mujeres a poner en riesgos sus vidas y a torturar a niños inviables, rechazan a los y las homosexuales tratándolos de enfermos y degenerados, desprecian las humanidades y a los (libres) pensadores. ¿Existen intelectuales humanistas de derecha y carreras como filosofía, historia, antropología o sociología en sus universidades?  A quién sino a la derecha se le podría ocurrir eliminar horas de historia y de consejo de curso en la educación escolar.

Presentan un anacrónico temor de que el marxismo, leninismo, estalinismo, “cheguevarismo” y “chavismo” vuelvan a tomar el control de las cosas (sus cosas), de que Chile sea una nueva Cuba, o una Unión Soviética en el cono sur. Su terror, injustificado y delirante, lo transforman en un discurso de miedo y de agresión, y es obvio que quien vive asustado responda con los puños. Sus habilidades para salirse de contexto son notables, nos hacen creer (y quizás lo creen) que vivimos en el Chile de los sesenta, que aún la mayor parte del país es analfabeta e ignorante en profundidad, que necesita de dirección y control para que no se haga daño a sí misma por eso su “democracia protegida”, las leyes “de amarre” y el desprecio por la voluntad popular.

¿Por qué defienden tan a raja tabla el lucro con fondos públicos en educación?

Porque para ellos la educación es un derecho a medias, un derecho que se clasifica por tu origen familiar, no entienden lo que son las garantías sociales, se han opuesto a ellas desde sus inicios políticos. Es cosa de revisar las votaciones en contra de las leyes de protección social implementadas en los gobiernos de la Concertación que ahora por populismo han debido mantener e incluso profundizar.

Para ellos el lucro es legítimo en todas sus esferas y han estado muy cómodos con los mercados desregulados, son felices porque se puede extraer mucho dinero de la deuda de la clases medias y bajas, no les importa que la ciudadanía se esclavice con el crédito, es más, así es como quieren solucionar el financiamiento familiar en educación.

No tienen problema para ver la educación como un nicho de mercado, como un negocio más que enriquece, como un motor de la economía y por ende del país. No importa si en 30 años el modelo ha generado la mayor inequidad mundial en educación, porque sus miedos lo justifican, quieren al Estado fuera.

No entenderán nunca la sociedad que tenemos hoy, porque no les conviene. Sus privilegios heredados, ya sean los económicos como los políticos, están en riesgo si la sociedad se organiza y demanda lo que le pertenece, como son su soberanía política y los recursos naturales. Le temen a la capacidad de pensar de la persona humana, por eso controlan los medios de comunicación, para construir un país a la imagen que les conviene. Ahora amenazan de que más de un millón de niños quedarán sin educación si se elimina el lucro, invocan los peores momentos del socialismo para construir sus discursos populistas y manosean la palabra libertad para seguir explotando la vida de los demás.

Es entendible que sea así… porque es bueno el negocio de ser parte de la casta oligárquica chilena.

sábado, 27 de agosto de 2011

SEMINARIO SOBRE MOVILIZACIÓN ESTUDIANTIL COLEGIO SSCC HUALPÉN

Una muy buena experiencia viví como panelista invitado en el seminario titulado "Crisis en la educación chilena: Contexto, realidad y desafíos", que se realizó el día miércoles 24 de Agosto, en el salón Mario Illanes del Colegio SSCC de Hualpén.
La actividad fue organizada por el Sindicato de Trabajadores de la institución, la que tuvo una masiva y participativa concurrencia.
Por parte del colegio, intervino el profesor Natalio Astroza quien hizo una descripción socioeconómica del contexto educacional y el sacerdote Ricardo Gómez, del colegio Sagrados Corazones quién analizó críticamente (para mi agradable sorpresa) el movimiento desde la visión (su visión) del evangelio.
Mis felicitaciones a todos los que organizaron la actividad, por ateverse a ampliar los espacios de análisis y debate dentro de los colegios particulares. Además responde al deseo de participación de sus estudiantes que ya están activamente involucrados en las masivas marchas por la ciudad.
Saludos, mucha fuerza y unión para todos y todas.

¿Democracia?

¿Democracia me dice usted?... ahhh yo pensaba que era distinta.

viernes, 26 de agosto de 2011

La estructura para ser.



Al parecer todo está definido desde antes, diseñado para que seamos lo que “debemos ser”, tener ese rictus de hombre y mujer de bien, hacer “las cosas como corresponde”, lo esperado, lo normado dentro de los cánones que se exigen para responder a la demanda de imagen social.

A pocos les importa lo que piensas, es muy trabajoso entender al otro. Pero el hombre del buen auto es exitoso y la mujer de la camioneta grande debe ser una señora respetable.

Flojos los de ropas poco limpias, de zapatos trabajados en las veredas y calles de tierra. La pobreza es una opción según dicen los conservadores con hambre de abolengo importado en sus apellidos. 

Debes obedecer ciegamente, no dudes sobre dios ¡serás un inválido moral!, no cuestiones a tus profes ¡serás un irrespetuoso!, no pienses en una sociedad diferente ¡serás un antisistémico!, no quieras ser tu mismo ¡serás un desadaptado! A no ser que tengas mucho dinero, ahí la libertad se llama excentricismo, el dinero es un pasaporte para todo en este mundo de humanos.

Yo les digo

¡VÁYANSE A LA CRESTA!

miércoles, 24 de agosto de 2011

La cesárea del movimiento social.


Marx expuso que "la violencia es la partera de la historia". Muchos entenderán esto como un llamado o justificación para el uso de este método en la resolución de conflictos sociales, otros quizás desde una perspectiva más socio-histórica, tomarán estas palabras como una observación de los hechos que se repiten a lo largo del proceso del desarrollo de la cultura y sociedad humana.

La violencia está estrechamente ligada al poder, y no de esa concepción de poder como objeto, que se arrebata al adquirir los símbolos del mismo (bastón, sillón, "La Moneda") junto con las herramientas burocráticas del aparato del Estado, sino de esa visión de la capacidad de desobedecer, de hacer-crear lo diferente o disentir de la orden oficial, leyes o normas sociales. La violencia no es sólo el daño físico, sino es el acto mismo de romper con lo esperado y normado, ya sea mediante lo verbal, lo visual o auditivo.

La violencia que se construye en los procesos sociales son canalizaciones de la rabia e impotencia de los grupos marginados del "sistema" que desean visualizar su descontento mediante una (de)vuelta de la violencia que ejerce el poder central contra ellos (mala educación, trabajos precarios, falta de oportunidades, abandono, exclusión, etc). Este ejercicio de poder adquiere roles activos en los procesos sociales cuando se acoplan y profundizan a conceptos políticos antagónicos al dominante o hegemónico como diría Gramsci.

¿Cuál es el contexto que hace comprender (no justificar) las barricadas, piedrazos y quemas de neumáticos de esta paralización nacional?

Estos dos días de movilizaciones sociales, llamados por la CUT y su sibarita dirigente Arturo Martínez, están fuera de un contexto propio, ausente de demandas laborales claras, sobre pensiones más justas, sindicalismo entre otras. En otras palabras es un grito social sin proyección.

Esto es materia prima para el juego del miedo de la autoridad, facilita el desprestigio del trabajo de las bases y justifica (mediante torcidas maneras) la satinización de las marchas, etc. 

Hay razones de sobra para patalear, la inequidad y la injusticia social son motivos para que muchos marchemos por las calles, pero si se va a profundizar la violencia, se deben profundizar las ideas, las propuestas, las visiones, porque de lo contrario todos estos atentados contra el status quo no serán parteras naturales de nada, sino impulsos ejecutores de una cesárea que posiblemente nos entregue un bebé prematuro que quizás sea inviable a minutos de haber nacido.

martes, 9 de agosto de 2011

¿FIN DE QUÉ LUCRO ESTAMOS HABLANDO?



Es necesario y justo obtener una remuneración cuando uno trabaja. En eso no discuto.

Es legítimo además que las sociedades democráticas tengan el derecho a decidir e imponer algunos controles a la inciativa privada, cuando el fin que se busca genera una mayor rentabilidad social, lo que afecta evidentemente la libertad financiera particular en pos de un beneficio colectivo social (el bien común).

Según como entiendo las demandas de los estudiantes (que se traducen en demandas del 80% de la población según las encuestas) acá se intenta separar aguas entre la inciativa privada de educar (lo que genera mayor diversidad lo que me gusta), la iniciativa Estatal (la que garantiza a la educación como un derecho para el que tiene las capacidades pero no el dinero) y la iniciativa privada centrada en lucrar, es decir, hacer de la educación una fuente de ingreso para inversionistas (especuladores) financieros.

Es por eso que se hace necesario no confundir las cosas, la demanda de "fin al lucro" no es contra de los que trabajan en la enseñanza de los jóvenes, sino en contra de que la educación se transforme en un nicho de inversión para especuladores que buscan algún espacio para hacer crecer su dinero, lo que es legítimo desde el punto de vista de la libertad económica, pero es dañino (según amplias evidencias nacionales e internacionales) para la calidad de la educación y para la regulación de la oferta laboral.

"Fin al Lucro" es un llamado a no permitir que un derecho fundamental de la humanidad, y por lo tanto una necesidad básica para el desarrollo personal y nacional, quede regulado (o desregulado) por las lógicas que también dominan las zapaterías o la venta de celulares. Así lo han entendido los países más avanzados del mundo y por eso nuestro modelo es único a nivel de todo el globo, con similitudes al de EEUU o Brazil que en estos mismos momentos están en discusión por las crisis que atraviesan.

Nadie está en contra del emprendimiento privado en educación, pero éste debe ser con fines sociales, de carácter público, en donde los privados no buscan recuperar su dinero y menos hacerlo crecer, sino que buscan fraternalmente entregar a la sociedad un nuevo espacio de desarrollo. Así lo entienden los estudiantes que lo exponen claramente en su petitorio, así lo entienden las grandes universidades privadas sin fines de lucro, así lo entendemos los que apoyamos el movimiento estudiantil.

domingo, 24 de julio de 2011

La verdad

"La verdad" no se encuentra en nungún texto, ni en las palabras de ningún profeta. La verdad se encuentra dentro de cada uno de nosotros, es la búsqueda libre de nuestras preguntas y la construcción soberana de nuestras propias respuestas. No somos instrumentos ni servidores de un poder universal, somos parte de aquel y por lo mismo debemos ejercer la voluntad que se nos ha entregado.

viernes, 22 de julio de 2011

Reflexiones de las crisis política odontológica.



Somos muchos, pero en el área privada... somos muchos, que nunca nos enseñaron a ser uno sólo. Tenemos un colegio, sin liderazgo nacional, centralizado, jugado al lobby y a las reuniones que nunca llegan a nada (que hable la historia si no me creen), somos pocos porque no aprendimos a colaborar, sólo a competir. Somo sólos porque nunca hicimos de la odonología un bien social, sino un bien de consumo, somos solos porque nos aislamos en los implantes y blanqueamientos con agua oxigenda calentada por láser.

Luego sobrarán dentistas, pero los vendedores de taxi-colectivos serán felices con nosotros, los que sobramos, o los ingenieros comerciales (y algunos colegas caníbales) que nos toman como obreros de fábrica de hoyos y composites; explotando la ilusión y la necesidad de miles de jóvenes que necesitarán aguantar la mediocridad porque el crédito no se paga sólo y estar en DICOM es peor que tener antecedentes penales.

Así pues el mercado y la depredación funcionan, atomiza la mano de obra y desarticula las voluntades para evitar el poder de las masas, esas masas de voluntades bellas que buscan lo justo y que son tildades de upelientas, populosas, rascas, poco glamorosas y hasta flojas como díría algún facho pasado por cloro. Así el snobismo clásico del dentista que se cree parte de una elite que no sabe nada más que el bestseller de turno (como cultura general).

Hay colegas que son diferentes, aquellos que atienden a todos por igual, huela bien o huela mal la señora del campo o campamento, ¿acaso saben lo que es no tener agua caliente, ni baño?... ellos son concientes de todo, ilustrados, críticos, humildes, humanistas, pero sólos...

Quizás si tomamos el exceso de dentistas como un problema de salud pública y no cómo un problema de "dientistas" podamos levantar mayor masa crítica y generar apoyo civil, quizás así podamos hacer un paro con los que quieran parar... porque eso de "no ser representativo" es no saber nada de historia, porque no es necesario ser mayoría para provocar cambios... quizás leer un poco más a Henry Thoreau les aclare la película a los que creen que con un 100% de colegiatura tendremos debates y cambios en el parlamento y en nuestra constitución parida en dictadura y alimentada en democracia concertacionista.

No he ingresado al colegio de dentistas porque desafié la lógica de la comodidad, del rebaño... soy presidente de una ONG regional, con soñadores y soñadoras que no le creen al mercado, al individualismo y al lobby... somos poquitos que hemos ayudado a miles, somos poquitos que hemos colocado el tema dental a nivel nacional (somos los que hablamos con Fernando Paulsen)... somos a los que intentaron desprestigiar mediante correos del colegio de dentista de Concepción, acusándonos de todo y nosotros siendo sólo cumplables de ayudar a la sociadad y a la odontología recuperando su responsabilidad social... somos los que asistimos a las señoras de Hualqui que cayeron en un programa de prótesis desastrozo, inmoral y venenoso para nuestra profesió y que nos tildaron de todo por no estar colegiados ¿acaso hay que estar colegiado para tener ética en nuestras vidas?

Nos piden que entremos a un lugar donde la violencia intragremial se ejerce a todo quien no es parte del club... ¿acaso los dentistas no colegiados somos malos?... ¿quieren que entre ahí donde las regiones están de decoración? ¿Quieren que entre donde no se lee una sola letra de humanismo para y con la sociedad civil¡?...

No gracias, esperaré que los que ya "militan" en el gremio tengan el valor de hacer un motín, esperaré a que las regiones (colegios regionales) se independicen del poder central y crean en ellos y ellas mismas, que asuman que pueden pensar por sí mismos sin tener que esperar el salvoconducto de Santiago, que no importa si quedan con $0 en un principio, porque la libertad tiene un costo incial y una tremenda rentabilidad a largo plazo... en fin, no me quiero extender más...

Por nuestra parte, desde las regiones, desde una sóla ciudad, seguiremos defendiendo a los más vulnerables, a los estudiantes endeudados y luego al gremio, porque en nuestras prioridades están los demás antes que nosotros... porque la odontología como salud es un derecho, no un nicho comercial.

Desde Concepción espero que el Colegio cambie, que mis colegas cambien, que salgan del box y pasen a la calle, que no le tengan miedo a la lucha de derechos y a perder los privilegios en pos de un país mejor... quizás la utopía corre por mis venas, pero me mantiene conciente que no estoy sólo en este mundo, y que quizás lo podamos mejorar.

Saludos a los y las que leyeron.
Pancho Córdova

sábado, 16 de julio de 2011

¿Y las regiones cuándo?



Muchas y muchos nos hemos declarado como “regionalistas”, no por un asunto dogmático, sino porque estamos en un punto de inflexibilidad frente al descarado y dañino centralismo que vive nuestro país. La planificación político-territorial de una nación debe propender al desarrollo equilibrado, un diseño que busque el beneficio de toda su población, garantizando con ello, una mejor distribución de recursos (antagonismo a inequidad), soberanía territorial, descentralización del poder económico y que, en el caso chileno, también sería del poder político. Santiago crece como un tumor de apetito insaciable, consume los recursos regionales porque tal centralismo no es autosustentable, se concentran las decisiones políticas en la ruta 68 gracias al sintético traslado del congreso a Valparaíso y se le desconectan los nutrientes a los polos extremos que sobreviven con la caridad del poder central que come, duerme y renta en una de las ciudades más contaminadas del mundo. Ya hizo ruidos cívicos Magallanes con el “asunto del gas” demostrando que las identidades locales se fortifican cuando el desarrollo de un país no es equilibrado, muchos de esos y esas compatriotas se sienten más “magallánicos-argentinos” que chilenos ¿No hemos perdido suficiente Patagonia señores políticos? Calama hace muy poco lanzó una bengala dando luz a una conciencia de que tal ciudad podría ser el Dubái del cono sur gracias al petróleo rojo que nace de sus entrañas. Con este caldo de cultivo no sería de extrañar que demos a luz a un nuevo Juan Martínez de Rozas que lidere una larga lucha por la dignidad regional, un prócer que se indigne por la venta de ESSBIO cuyos dineros posiblemente sean para un nuevo Metro capitalino mientras que, los coronelinos y lotinos, claman para que el Biotrén los pueda llevar a sus trabajos y en el Alto Bio Bío esperan que algo les chorree de las hidroeléctricas porque, a pesar de las promesas, es la comuna más pobre de todo el país.

domingo, 10 de julio de 2011

LA BURBUJA ODONTOLÓGICA



Carta abierta a la sociedad civil y a los medios.
La libertad de enseñanza

En la actualidad se ha generado un interesante debate sobre la educación de nuestros niños y jóvenes, el cual se centra principalmente en dos puntos; el financiamiento y la inequidad de su calidad. Pero hay un factor que no hemos considerado en los debates, la regulación de la oferta de carreras universitarias y técnicas. La cesantía ilustrada es una realidad en muchos países de América Latina y de Europa. En éstos, la oferta de carreras profesionales no se reguló mediante una planificación nacional, generando un nuevo frente de demandas y conflictos sociales.

Cuando el lucro es el motor de la creación de carreras universitarias, es decir, se planifica y se sostiene la apertura y cierre de escuelas profesionales mediante la demanda social y  en búsqueda de rentabilidad de la inversión, se genera irremediablemente una sobreproducción de profesionales. La evidencia demostró que el “mercado educativo” no pudo regular la calidad de la educación superior como lo aseguraron los creadores del modelo. Se debieron crear agencias -privadas- de acreditación para que mediante certificación, se garanticen las condiciones mínimas de: coherencia curricular, recursos humanos e infraestructura para la formación de profesionales.  Así también se pensó que la lógica de mercado garantizaría la cantidad de profesionales, que sería regulada por el mercado laboral y la demanda de desarrollo país. Esta postura ideológica nos lleva  a que debemos esperar dos cosas; que los mercados laborales se saturen de profesionales para que de esa manera desaparezca la demanda o que, la iniciativa privada desarrolle nuevas fuentes de producción que exijan ciertos tipos de profesionales. ¿Qué problemas nos acarrea esta libertad educativa garantizada en nuestra constitución? Lo primero es que se genera de una gran cantidad de profesionales que no ejercen la profesión que estudiaron (frustración), lo segundo es la baja la calidad del empleo y de los sueldos y por último, se masifica el nivel de endeudamiento de las clases medias y bajas que son las que estudian gracias a la deuda familiar o personal.  

Lo peor de esta burbuja de futuros cesantes ilustrados y endeudados es cuando el daño se sociabiliza en profesiones que tienen un profundo componente social, como por ejemplo en la salud pública.

Para la carrera de medicina (y pedagogías básica, diferencial y parvularia) se ha impuesto la obligatoriedad de la acreditación en la Ley de Calidad y Equidad para la Educación Superior, pero ¿qué ha pasado con las escuelas que hasta hoy no se han acreditado? No ha pasado nada, dado que la ley no impone ningún tipo de sanción a las universidades que no acrediten sus carreras. Por lo mismo, la gran mayoría de las escuelas de medicina lograron acordar un Examen Médico Nacional de carácter voluntario, que permite tanto al sistema de salud público como privado, visualizar en parte la calidad de los profesionales egresados. En educación se intenta realizar algo parecido mediante la Prueba Inicia, que hasta el día de hoy es voluntaria y sin peso real en la hora de controlar la “libertad de enseñanza” de los futuros profesores.

La burbuja Odontológica

Hace no más de una década existían en Chile unas 10 escuelas de odontología que generaban un sostenible aumento de profesionales para la demanda nacional. Pero, bajo los incentivos de mercado y la desregularización intencional, en pocos años la cantidad de escuelas dentales aumentó en un 400%, de las cuales sólo las “tradicionales” y un puñado de privadas están acreditadas (ni hablar de la generación de investigaciones y publicaciones serias).

Lo anterior no es sólo un problema gremial o familiar (lo que ya es éticamente grave), sino que es un problema de salud pública que absolutamente nadie ha considerado de manera seria. Publicaciones españolas y latinoamericanas demuestran que el exceso de odontólogos genera: 1) disminución de la calidad de los tratamientos, 2) sobre indicación de tratamientos, 3) disminución de los sueldos, 4) nula mejora en la cobertura en los sectores más vulnerables y 5) empobrecimiento de la clase media profesional (en España la tasa de cesantía de dentistas es de un 10%).

Lamentablemente de estas 40 escuelas dentales se titularán, en menos de 10 años, tal cantidad de dentistas que se generará una cifra aproximada de un dentista por cada 800 habitantes lo que es más del triple de lo recomendado por OMS (1 por cada 3500 habitantes) generando una gigantesca sobre oferta de profesionales de dudosa calidad en el sistema de salud chileno ¿Quién se hace responsable de esto?

En los países desarrollados o en vías de desarrollo que han asumido esta realidad como un problema país (tal como lo es toda la educación desde la pre-básica a la superior) han generado mecanismos legislativos de regulación de para la “libertad de enseñanza”, que apuntan hacia el bien mayor de la sociedad en desmedro del beneficio (lucro) de un puñado de particulares. Esta regulación por parte del Estado es ideológicamente contraria a todo lo que exponen los propulsores y defensores del modelo actual que rige en Chile y por lo mismo habrá que preguntarles a los parlamentarios y personeros de gobierno que tienen o han tenido vinculación con este proceso de negocio de carreras profesionales, si tomarán medidas al respecto o en caso contrario, si se harán responsables, como agentes garantes de la “libertad de educación”, del daño irremediable a la salud pública y al futuro profesional de todos mis colegas que han hipotecado su futuro aspirando a mejores posibilidades de desarrollo profesional y familiar.


Francisco Córdova Echeverría
Cirujano Dentista
Presidente de la Red Odontológica Solidaria
Twitter: @fracordova

miércoles, 6 de julio de 2011

LA REVOLUCCIÓN EDUCACIONAL DE LA OLIGARQUÍA

Cuando se hace un llamado al diálogo se hace un reconocimiento al otro como un referente válido y además se asume que uno tiene la humana posibilidad de estar equivocado, sino, ¿para qué convocar al diálogo si desde un comienzo consideramos que estamos en lo correcto? Esto no significa caer en relativismo o en el anacrónico “consenso político” (que garantiza continuidad de lo previo pero con más burocracia), sino más bien es una disposición a cambiar si los argumentos del otro son razonables y se ajustan a nuestros pilares morales.

Dos posturas diferentes perfectamente pueden dialogar y construir en conjunto si se cumplen dos principios básicos de comunicación; confianza y respeto. Cuando estas condiciones no se dan, se produce una brecha entre las posturas donde por lo general predomina la más poderosa, que en el caso chileno, perfectamente podría no ser la mayoría ciudadana a pesar de estar dentro de un régimen llamado democrático y republicano.

Actualmente en Chile existe una brecha entre la sociedad civil y los poderes políticos del Estado. La democracia representativa/protegida (heredada de la dictadura militar) y la nula educación cívica/crítica curricular en la formación escolar, han logrado que la ciudadanía desprecie la cosa pública (política), voluntariamente en el primer caso e inconscientemente en el segundo. Esta pérdida de credibilidad en el uso de la política como herramienta se refleja claramente en la última encuesta CERC, donde el 89% de la población chilena no tiene confianza en las organizaciones políticas, el 83% cree que cada día los ricos son más ricos, sólo un 14% cree que le vamos ganando la batalla a la justicia social y el 57% de los chilenos y chilenas le cree poco o nada al presidente. Así pues no se cumple con el primer requisito: confianza.

El menosprecio al movimiento estudiantil y su caricaturización como “minoritarios” y “violentistas” mediante declaraciones de agentes de gobierno, es deslegitimar a una masa crítica autónoma como referente válido de las demandas emanadas desde las bases sociales. Es más, existe una evidente manipulación del lenguaje al intentar satanizar conceptos necesarios para la construcción de los temas país mediante declaraciones como  “el debate es muy ideologizado” o “no hay que politizar el asunto”, algo muy propio del gremialismo y de las clases coservadoras que necesitan mantener lo más alejado posible el conflicto de la mente de la sociedad civil (cosa de recordar la campaña presidencial de Lavín cuando él mismo se decía “no ser un político”). Esto es igual a que un abogado se queje de que la causa que el lleva se ha “judicializado” y que para que haya debate no debemos hablar de leyes o de asuntos jurídicos. Todo lo anterior es un desprecio o subestimación frente a la organización autónoma y la generación de propuestas país por parte de la ciudadanía y de los estudiantes, que demandan una nueva forma de construir sociedad mediante un sistema educativo que no esté determinado por el poder adquisitivo de las familias. En resumen, no hay respeto.

En este espacio de pérdida de confianza por la sociedad civil en la clase política y el menosprecio de ésta última por la primera, el presidente Sebastián Piñera ha hecho gala de una sordera y/o arrogancia propia de un sujeto que se estima por sobre la realidad, proponiendo por cadena nacional legalizar el lucro, piedra angular de las demandas estudiantiles desde el año 2006. Con este reconocimiento de la necesidad de “regular” el lucro se desprenden tres cosas cosas; primero, se da una señal de impunidad por parte del gobierno para las universidades que actualmente no cumplen con la ley (lo que lo hace cómplice de un delito evidente), segundo, se confirma la ideología liberal de mercado como motor de la educación chilena por parte de la clase dominante y tercero le cierra la puerta en la cara a los estudiantes y a la masa social que los apoya.

La “gran revolución en educación superior” prometida por este gobierno, no consiste más que en un paquete de medidas para perfeccionar el modelo desarrollado en dictadura. El concepto de equidad bajo esta lógica es que todo el mundo tenga acceso al crédito (o sea a endeudarse) para poder estudiar, independientemente de su nivel socio económico. Así entonces, la educación se considera como un bien de consumo, transable en la bolsa y que, según cuánto puedas pagar, es la calidad del “producto” que recibes. Pero la educación como producto es bien particular, no lo puedes cambiar si sale malo, es una compra que no es regulable por el SERNAC, es un negocio privado alimentado con dineros públicos (sin garantías ni devoluciones) y que además genera altas ganancias para la banca ¿cómo el lucro en educación no va a ser protegido y garantizado por los mismos dueños del capital y de las universidades?

La educación de calidad es un derecho humano garantizado por el Estado en todos los países desarrollados (y no tan desarrollados), independientemente de la ideología imperante. No importa el nivel social de tu familia, si tienes las habilidades y capacidades, el sistema es capaz de recoger aquellas virtudes y entregarte la mayor y mejor cantidad de herramientas para que te desarrolles como un hombre y mujer libre. Acá hablamos del capital humano que empuja el país, y de la única posibilidad de romper el círculo de la pobreza, base de cualquier sociedad para generar equidad y mejor distribución de los recursos.

Eliminar el lucro en la educación, es promover un país más justo y equitativo, es eliminar la condena de la cuna provocada por el poder económico de las familias chilenas. Actualmente nuestro sistema educativo no genera más equidad (la evidencia por 30 años habla por sí sóla), sino al contrario, fomenta la estratificación de clases y el estancamiento de la movilidad social. Mientras menos tienes más debes endeudarte, un buen negocio para algunos y una lápida en el destino de millones de jóvenes que no nacieron dentro del grupo de los privilegiados.

No me queda más que decir ¡NOS VEMOS EN LA MARCHA DEL 13 DE JULIO!

domingo, 12 de junio de 2011

Pasando subsidio por liebre

El sábado 11 de junio se llevó a cabo en Dichato la “Mesa de Diálogo por una reconstrucción justa y participativa”. Lugar donde pobladores, organizaciones sociales, el gobierno y la municipalidad se vieron las caras. Interesante es el deja vu que me produjo el escuchar la entrevista en un noticiario local al Ministro Mackena (Vivienda) horas después de haber escuchado al coordinador del Plan de Reconstrucción del MINVU, Pablo Allard; al menos el MINVU tiene un “relato” bien aprendido. 

Como del dicho al hecho hay mucho trecho, se hace necesario aclarar, transparentar y explicar la retórica de los discursos. Claudio Pulgar, coordinador del Observatorio de la Reconstrucción de la Universidad de Chile expuso en la mesa de diálogo de Dichato, que las grandes cifras y datos de reconstrucción tienen “letra chica”; las grandes cifras que expone el gobierno se abultan con los subsidios de reparación, que son en promedio $750.000 en materiales por casa, lo que en la mayoría de los casos no cubren la totalidad de las reparaciones. Hasta abril, no más de 1000 casas se habían construido en terrenos propios Y cero casas en terrenos nuevos (recordar que para 21 de mayo se prometieron 45.000 viviendas reconstruidas). Lo que es peor, más del 91% de las viviendas que el gobierno exhibe como terminadas son las que han sido reparadas con el subsidio del programa de protección al patrimonio familiar. ¿Acaso nos vieron la cara?

Es gravísimo que nuestro gobierno trate de hacer pasar subsidios y reparaciones por viviendas reconstruidas, lo que constituye un insulto a la inteligencia y dignidad del pueblo. Es imperioso que la transparencia, tan vociferada por esta administración, se haga carne en su hacer de una vez por todas y dejen estas malas prácticas que nada bien le hacen a nuestro país.

martes, 7 de junio de 2011

Ciudad e Integración

 A veces tenemos que experimentar en carne propia algunos episodios para despertar la sensibilidad que nos haga empatizar y vociferar situaciones que afectan a personas con alguna capacidad física limitada, por fuera (ahí la gracia), de las "temporadas de solidaridad" que vivimos mediáticamente los chilenos y chilenas. Un simple esguince y una bota ortopédica me hicieron sentir que la ciudad estaba en mi contra, que no me quería ahí; veredas que son extensas pistas de deportes extremos para personas de la tercera edad, no videntes e individuos con alguna particularidad anatómica que dificulte directamente su auto-locomoción. Agujeros, elevaciones, reparaciones y desniveles, son herencias de una desidiosa política de mantención de la ciudad y de una reconstruccion que no tiene para cuando comenzar en la comuna de Concepción y quizás en cuantas más a lo largo del país. Por más que en un delirante 21 de mayo se nos diga y se nos intente convencer que la reconstrucción va en un 50%, mis ojos y cojera pasajera dicen lo contrario ¿me están o me quieren? No pretendo comparar mi tobillo torcido con las duras realidades que deben vivir diariamente cientos de ciudadanos y ciudadanas (y sus familias) que presentan algún grado de demanda especial, mas intento comprender lo agresiva que se ha vuelto la ciudad para con ellos y ellas. Pretendemos ser la capital del sur de Chile, ejemplo de ciudad moderna y de prestaciones de servicios, pero hemos dejado la integración  fuera de las políticas locales. Los porfiados hechos así lo demuestran, somos una ciudad llena de discursos caudillistas y de políticas snob (tulipas), lo que nos deja un desafío en los próximos años.

Columna publicada lunes 7 de junio de 2011 en www.diariodedoncepcion.cl

lunes, 30 de mayo de 2011

Educación superior y recursos públicos.



Asusta un poco recordar las palabras del ministro Lavín: “la reforma de la educación escolar ya está, ahora nos queda la superior”, porque reformar no es darle retoques al modelo y esto nos puede hacer sentir que ya no queda mucho por hacer, lo que es un error. Pero dado que las cosas están más menos cerradas en lo escolar (por ahora), nos debe llamar la atención lo que sucede en el mundo de la educación superior, donde se ha desarrollado un diálogo mediático entre gobierno, universidades del CRUCH, las privadas y los estudiantes de la CONFECH a los que se suman jóvenes de ocho privadas en “Educación en Acción” para solicitar más equidad en el sistema. 

Chile es el país más privatizado en educación superior del mundo, cerca del 80% del financiamiento sale del bolsillo de los padres o de deudas a pagar una vez titulados(as). La lógica es simple, el neoliberalismo educativo exige que las universidades de carácter público deban competir por la matrícula, lo que arrastra a todas las úes a una lógica de canibalismo y de peligrosos ofertones. Este modus operandis de no cooperación y de solidaridad inter-institucional es un crimen para cualquier intento de desarrollo de masa crítica y científica nacional. 

Ahora privadas declararon no usar PSU como criterio de ingreso, dejando a un grupo de universidades que compiten con un estándar medible, y otras que compiten según un criterio altruista de “dar oportunidades”, además estas úes que rechazan la PSU, exigen equidad en la repartición de recursos del Estado como condición previa a competir en igualdad de condiciones ¿no será mucho? 

Digamos las cosas como son, hay universidades que sólo son negocios y de pésima calidad, sería poco estratégico para el país que ellas reciban dinero público sin antes una regulación nueva que controle el lucro de manera efectiva junto con la calidad de educación imparten, dado que la las agencias acreditadoras son otra patita del negocio. Es hora de transparentar el debate a la sociedad civil , porque si deseamos el bullado desarrollo, debemos obtener profesionales de calidad de la cantera de la sociedad la cual no debería discriminar por su dinero a los competentes para la educación superior.