miércoles, 19 de octubre de 2011

BEBÉS Y LOS NEFASTOS BESOS EN LA BOCA

El amor de los padres y madres a sus hijos es uno de los sentimientos más profundos y bellos del ser humano, la sensación de ternura y fragilidad de los bebés nos impulsan institivamente a comunicarnos mediante el lenguaje universal, el contacto afectivo, y qué más propio de nuestra especie que el beso.
Pero cuidado, hay hábitos que pueden ser muy bien intencionados pero sus consecuencias son perjudiciales para la salud de los retoños y besarlos en la boca resulta ser uno de ellos.
La boca de los bebés viene libre de bacterias, virus y hongos, microorganismos que tenemos la gran mayoría de los adultos, pero mediante el beso, se los traspasamos. Así, nuestro historial amoroso y personal se hereda al pasarle nuestra saliva a la boca del bebé, cosa que también puede suceder cuando limpiamos el "tete".
La caries dental y las enfermedades de la encía son enfermedades infectocontagiosas, al igual que los herpes y aftas (fuegos), y por lo tanto para padecerlas necesitamos contagiarnos con saliva de otra persona y vaya que "promiscuos" son los niños en algunas familias donde son besados en los labios por toda la familia y si no más.
Está claro que debemos amar a nuestros hijos e hijas, pero debemos aprender que el beso en la boca no es una manera saludable para hacerlo, es por eso que el morderle sus piecesitos será más habitual de ahora en adelante.

No hay comentarios: