jueves, 29 de marzo de 2012

Te necesitan pasivo

La idea es que no creas en la realidad, que asumas las ilusiones como verdades, así te controlan, te duermen, te somenten.
Otro mundo es posible, esta no es la única forma en que la humanidad puede organizarse y existir. La naturaleza es equilibrio, nosotros rompemos ese equilibrio, corremos riesgo de desaparecer.
El dinero es una ilusión, el crédito y la realización material. El dinero es necesario, claro, jugamos en su cancha, las reglas las ponen ellos, yo también trabajo para recibir dinero y tengo que pedir créditos para tener un lugar dónde vivir.
Pero eso no es lo real, es un truco, un invento humano. El papel y la tarjeta plástica no son comestibles y tampoco apagan la sed, son útiles dentro de el escenario que han creado.
Es importante la lucidez, que entre luz en los ojos de quienes aún no reciben el golpe de realidad. Somos títeres, marionetas de los poderosos, números de una cadena de producción, presindibles, reemplazables, desechables.
Los dueños de todo deciden quiénes comen y quiénes morirán de hambre. Deciden cuánto cuesta tu vida.
Controlan todo, los medios de comunicación, los bancos, se apoderan del agua, de las semillas, de los minerales... ¿Acaso no lo ves?
Ser desadaptado, no caer en el juego, en el lujo, en el atesorar, no explotar para tener más, en el respetar todo lo vivo... ¿Te atreves?

jueves, 22 de marzo de 2012

LA IGNORANCIA FORZADA

Es una realidad, en Chile la ignorancia es la constante. Se provoca y promueve en las clases bajas y medias, es necesaria para el capitalismo. Necesita mano de obra dócil y consumistas aspiracionales, gente que no vea la realidad. La ignorancia es la fuente de la pasividad social, de la democracia famélica y del individualismo. Sólo la conciencia colectiva fortalece la democracia, pero para construirla necesitas herramientas cognitivas, las que se entregan durante la más temprana infancia y niñez.
El trabajo para cambiar la sociedad va en fortaleces la conciencia social, en construir escuelas de luces que despierten a los dormidos y dormidas. Debemos ser inteligentes y pacientes... La lucha será por toda la vida.

martes, 6 de marzo de 2012

Ser distinto es ser naturaleza, la homofobia no es natural.



Ayer un grupo de neonazis chilenos ("morenazis") golpearon cobardemente en Santiago a un joven homosexual y le grabaron en el cuerpo simbología nazi. No cabe duda que esta acción es repudiable, lo que si cabe duda es por qué en Chile luego de nueve años aún tengamos en trámite una ley antidiscriminación. La oposición de la bancada parlamentaria religiosa (UDI-RN-DC) ha sido tan dura como su fundamentalismo religioso, evitando por todos los medios que la homosexualidad sea tratada como una condición humana natural y por ende digna de todos los derechos que gozan los heterosexuales. Los registros de homofobia en este grupo político confesional datan del siglo pasado. En 1995 durante la discusión sobre la despenalización de la sodomía (sexo entre hombres bajo nomenclatura católica) el diputado Iván Moreira sostuvo: "Aunque en la práctica la sodomía no lleva a la detención o condena, es una importante señal del legislador mantener el delito, pues es una muestra de que a la ley, y por ende, a la sociedad no le es indiferente el tema". Se desprende de estas palabras el deseo del legislador del castigar -socialmente- y dejar constancia en la ley que la sodomía (no el lesbianismo dada la visión patriarcal de nuestra cultura) en Chile no es socialmente aceptada. El periodista Oscar Contardo en su libro "Raro -una historia gay en Chile- describe claramente el origen religioso de la homofobia "En torno a esta restricción, la cultura occidental ha generado una nutrida colección de discursos teológicos, jurídicos, científicos y políticos. La mayor parte de ellos se ha concentrado en el repudio a la homosexualidad masculina, relegando al lesbianismo a un segundo plano. Esto tiene una explicación religiosa. Los principales argumentos bíblicos que presenta el cristianismo para prohibir las relaciones del mismo sexo - Génesis 19, Levítico y la Epístola de san Pablo a los Corintios- consideran solo a los hombres y no hacen mención a las relaciones lésbicas".
No es de extrañar que el dogma religioso sea fuente de origen de odio, toda concepción rígida de realidad y verdad conlleva a que la diversidad sea un problema para estos moldes predefinidos de "lo correcto"... ¿lo correcto según quién? Así como para los musulmanes ortodoxos es "correcto" apiedrar a una mujer porque que ha sido -acusada- de adulterio, para algunos cristianos extremistas ya sean católicos o protestantes es "correcto" penalizar y castigar la homosexualidad o sodomía, como ellos le llaman.
Las relaciones homosexuales son parte de la naturaleza, se presentan en más de 400 especies incluyendo a la especie humana. La visión bíblica de que toda relación que no sea para engendrar más humanos es un acto -antinatural- o "pecado", sigue vigente como argumento aún en el siglo XXI para identificar a los homosexuales como -enfermos degenerados-. Así, escuchamos a curas y pastores, unos en las iglesias y a los otros en la calle, vociferar en contra de aquellos que aman (así es, la homosexualidad no es solo coito) y se -aparean- en contra de la "naturaleza" que no es otra cosa que la exigencia de cumplir con una interpretación del ordenamiento moral de tribus del medio oriente de hace unos 2500 a 2000 atrás. Esta propaganda anti homosexual de los representantes de "dios" en la tierra, alimenta el odio entre las personas humanas, tal como alimentan el odio los talibanes para luchar contra los infieles de occidente. Hablo de una misma lógica que para el cristianismo tuvo su clímax durante los asesinatos y torturas durante la inquisición y que, hoy actúa para los talibanes en el mundo musulmán.
Para algunos homofóbicos "light" la homosexualidad es una -opción- o incluso un -defecto- que "aceptan" pero que ojalá no -afecte- a un hijo o hija de ellos por miedo a que sufran del rechazo social. Esta hipocresía de ocultar la homofobia para ahorrarle el "bulling" a su descendencia es asumir la homosexualidad como un -defecto- y no como una condición natural.
Otros centran la discusión en si el o la gay -nace o se hace-, mas esto no interesa para los fines del derecho, dado que, así como la calvicie es una condición que puede ser genética, hormonal o alimentaria, nadie le resta dignidad y derechos a un hombre con calvicie o a un hombre pequeño o a una mujer infértil (¿sus relaciones sexuales son antinaturales porque no puede procrear?).
No cabe duda que la homosexualidad es parte de la diversidad de la naturaleza, es más, para los que asumimos la evolución como un hecho real, la diversidad y por ende las diferencias que existan entre individuos de la misma especie, son parte de la evolución. Este "desorden" genético o conductual adquirido es la fórmula con la cual la naturaleza diversifica los individuos y es lo que permitió que pasásemos del mono al homosapiens. Imagínense si los reptiles hubiesen sido "humanizados", los que hayan evolucionado a aves mediante el desarrollo plumas, hubiesen sido agredidos por salirse del "orden natural de las cosas", por herejes o degenerados.
Para concluir, debo decir que poco se puede hacer frente a alguien que considera como verdad lo que la "versión oficial" de su fe expone respecto a la homosexualidad, serán quienes seguirán agrediendo física, sicológica y socialmente (mediante la restricción de derechos) a los seres humanos que aman y sienten deseos por otros seres humanos con sus mismos genitales, pero, quizás gracias a la masificación de la razón como prisma de análisis de la realidad, seamos muchas y muchos más los que entendemos la homosexualidad como algo propio de la naturaleza, que no es una amenaza para la subsistencia de la especie, que no es una enfermedad contagiosa (muchos creen que si a los gay de les dan plenos derechos, todo el mundo podría terminar siendo gay) y que por lo mismo debe combatirse tal discriminación por atentar contra derechos fundamentales de la persona humana.

lunes, 5 de marzo de 2012

La culpa es de Dios.


Escribo esta reflexión luego de leer en mis noticias de fecebook a un contacto con esta frase: "día de decisiones.... Dios que sea tu voluntad, dejo todo en tus manos".

Como ateo laicista considero que toda persona humana tiene derecho a creer en lo que quiera y que tiene el deber de adorar a su dios o dioses en forma privada respetando el espacio público (que debe ser neutral a toda fe) y, a no obligar al resto a tener que regirse por su particular interpretación de la realidad. En base a lo dicho anteriormente, esta reflexión no es una crítica a la fe, es simplemente un razonamiento personal que se desprende de la frase. Si usted se siente molesto u ofendido por lo que acá lee, tiene un problema serio de fundamentalismo religioso o simplemente es su ego herido por entender que lo que acá expongo no es algo poco cierto.

Considero que no existe ningún dios, sólo existe una la adoración a la ignorancia humana caracterizada antropomórficamente y que se "valida" en mitos ancestrales que son cualquier cosa menos evidencia seria. Hace 10.000 años a.e.m (antes de era moderna) el día y la noche tenían una explicación mágica así como los eclipses, hace no más de 1000 años d.e.m se pensaba que la tierra era plana y que la química era brujería del demonio, al igual que el cáncer y la esquizofrenia. Podríamos pensar que en los inicios del siglo XXI, donde la mayoría de la mitología religiosa ha sido destruida por la ciencia y su lógica racional, estaríamos libres de la creencia de que existe una conciencia y voluntad divina (de la cual seríamos copia a imagen y semejanza según el cristianismo) dirigiendo cada suceso y decisión que tomamos, pero no, muchas personas siguen entendiendo que cada cosa que les suceda será "lo que dios quiera", entonces ¿Cuál es la gracia de tener libre albedrío y conciencia racional si todo lo que uno hace y decide no depende de uno? Es más, muchos creen en el destino divino, lo que sería una especie de historia ya escrita de nuestra vida por un ser superior, relegando a nuestro cerebro a una antena celestial que simplemente decodifica e interpreta ese destino para luego pensar, ordenar y reaccionar de la manera "correcta", lo que nos transforma en marionetas de un guión y su director; criaturas mascotas sin un poder real sobre su vida que de atreverse a vivir bajo sus propias normas, desobedeciendo la voluntad del "todo poderoso", le espera una "vida eterna" de dolor, sufrimiento, angustia y tortura en el "infierno".

Si me va bien es -gracias a dios-  y si me va mal -dios sabe por qué hace las cosas-, ¡qué fácil! debe ser vivir así, carente de la responsabilidad de asumir las consecuencias de nuestras decisiones o de tener que pensar y esforzar la razón para que descubra las causas del éxito o de nuestro fracaso. Este tipo de "razonamiento" religioso es un fomento a la ignorancia y a la irresponsabilidad humana, a tal punto que si un sacerdote católico viola a un niño de cinco años, no es culpa de él, es la tentación y trampa del demonio que lo debilitó e incitó a cometer el delito, por lo que el Vaticano, capital del cristianismo, envía a su hombre de fe y de dios al castigo de rezar y meditar en una casa de "retiro" con servidumbre incluida, como ocurrió con el sacerdote abusador chileno Karadima, o lo que es peor lo ocultan y protegen (por ser un buen aporte económico para la iglesia) como fue el caso de Marcial Maciel, fundador de la multimillonaria orden Legionarios de Cristo ¿Indignante?

Yo lamento que tantas personas "razonen" de esta manera irracional, irresponsable y cómoda, puesto que cada persona humana que renuncia a la razón y a la evidencia, es un retraso para la evolución de la humanidad, puesto que la fe y la obediencia al dogma religioso no moderniza, sino al contrario, contrae a la sociedad. El mundo moderno se desarrolló gracias a los escépticos y escépticas, a aquellos hombres y mujeres que pusieron valientemente su inteligencia por sobre la ignorancia institucional (la iglesia católica en occidente) logrando con ello traspasar la barrera del -dios es mi pastor-  y vencer las amenazas de los sacerdotes y odio el social sobre la desobediencia a -la verdad de dios- por herejes o ateos.

Quizás haya mentes y voluntades débiles o simplemente abúlicas que, ante la visión de tener que hacerse dueñas de su propio destino, prefieran limitarse a responsabilizar a un dios que te ama pero que te condena por no adorarlo (algo egocéntrico para ser el origen de todo lo bueno) y que será siempre el responsable de cuanta cosa pase o no pase en el mundo y ¡no olviden! que, sus representantes y voceros en la tierra, necesitan de tu dinero para poder seguir sosteniendo la verdad junto con sus comodidades dignas de quién es “elegido” para hacer correr la -palabra divina- y guiar el rebaño a la -salvación eterna-.

domingo, 4 de marzo de 2012

MENTIRAS: POSITIVAS Y NEGATIVAS


Un conjunto de virtudes y defectos somos todas y todos los seres humanos, nadie burla lo que es esencia, quizá puedes camuflarte en comportamientos ficticios mas siempre nuestro ethos viola la farsa y hace aparición desnudando la verdad.
Es imposible vivir sin mentir, el engaño es una herramienta extremadamente útil para transformar la realidad ajena en beneficio de la propia. La mentira es un acto de construcción, es creación pura, es imaginación y articulación cognitiva. Las investigaciones de neurociencia han concluido que para mentir se necesita una mayor actividad cerebral que para decir la verdad. Ningún hábil mentiroso o mentirosa es poco inteligente.
En el plano ético la mentira posee, socialmente, una carga negativa, una carencia de virtud, lo que considero un error. La mentira no debe juzgarse ontológicamente, sino debe evaluarse en virtud de su intención. Cuando mentimos para salvar una vida o para que un niño se tome su remedio no estamos haciendo el mal, sino al contrario, son actos con nobles intenciones. Entonces no debemos juzgar el acción de mentir, sino juzgar el intención de esa acción de mentir; ¿es para generar un beneficio o para generar daño? Pienso que la mentira es positiva cuando sus consecuencias generan respuestas positivas en favor de un tercero y es negativa cuando apunta al beneficio personal. En el primer caso un ejemplo de mentira positiva sería cuando una persona está con depresión y por ende está en un estado emocional que no le permite visualizar críticas como un aporte, por ende mientras esa persona no recupere la fuerza emocional para aceptar un comentario negativo se debe mentir para mantener una realidad que facilite su recuperación. Otro caso sería si un anciano está gravemente de salud y el médico indica que debe evitar emociones fuertes, así si pasa alguna desgracia en la familia, lo más probable es que sus cercanos le mientan para evitar causarle un daño. La mentira negativa es toda la que construye realidades/pasado inexistentes para generar beneficios personales, que por lo general son para evitar el tener que asumir responsabilidades por acciones que hemos cometido, para generar dividendos materiales/económicos o para poder cometer un delito jurídico o "moral".
El mentir genera cambios fisiológicos en nuestro organismo, sube la presión arterial, los músculos faciales se contraen de manera involuntaria y se liberan hormonas que aceleran el metabolismo. Mentir es un acto complejo desde lo biológico/ecológico y es una actividad propia en muchas especies. La mentira o el engaño es cómplice de la evolución y por ende de la sobrevivencia, especies engañan a otras especies para evitar ser devoradas o para poder devorar y a pesar que es para beneficio propio, es dudoso poder cuestionar a la naturaleza por el instinto de sobrevivencia. ¿Será quizás que el mentiroso negativo miente para poder sobrevivir? Habrá que separar el humano con sus necesidades básicas cubiertas y del que no, puesto que si este último miente para poder comer o para alimentar a sus hijas e hijos estaría respondiendo a uno de los impulsos etológicos más potentes en la naturaleza, que es el de sobrevivir.