domingo, 4 de marzo de 2012

MENTIRAS: POSITIVAS Y NEGATIVAS


Un conjunto de virtudes y defectos somos todas y todos los seres humanos, nadie burla lo que es esencia, quizá puedes camuflarte en comportamientos ficticios mas siempre nuestro ethos viola la farsa y hace aparición desnudando la verdad.
Es imposible vivir sin mentir, el engaño es una herramienta extremadamente útil para transformar la realidad ajena en beneficio de la propia. La mentira es un acto de construcción, es creación pura, es imaginación y articulación cognitiva. Las investigaciones de neurociencia han concluido que para mentir se necesita una mayor actividad cerebral que para decir la verdad. Ningún hábil mentiroso o mentirosa es poco inteligente.
En el plano ético la mentira posee, socialmente, una carga negativa, una carencia de virtud, lo que considero un error. La mentira no debe juzgarse ontológicamente, sino debe evaluarse en virtud de su intención. Cuando mentimos para salvar una vida o para que un niño se tome su remedio no estamos haciendo el mal, sino al contrario, son actos con nobles intenciones. Entonces no debemos juzgar el acción de mentir, sino juzgar el intención de esa acción de mentir; ¿es para generar un beneficio o para generar daño? Pienso que la mentira es positiva cuando sus consecuencias generan respuestas positivas en favor de un tercero y es negativa cuando apunta al beneficio personal. En el primer caso un ejemplo de mentira positiva sería cuando una persona está con depresión y por ende está en un estado emocional que no le permite visualizar críticas como un aporte, por ende mientras esa persona no recupere la fuerza emocional para aceptar un comentario negativo se debe mentir para mantener una realidad que facilite su recuperación. Otro caso sería si un anciano está gravemente de salud y el médico indica que debe evitar emociones fuertes, así si pasa alguna desgracia en la familia, lo más probable es que sus cercanos le mientan para evitar causarle un daño. La mentira negativa es toda la que construye realidades/pasado inexistentes para generar beneficios personales, que por lo general son para evitar el tener que asumir responsabilidades por acciones que hemos cometido, para generar dividendos materiales/económicos o para poder cometer un delito jurídico o "moral".
El mentir genera cambios fisiológicos en nuestro organismo, sube la presión arterial, los músculos faciales se contraen de manera involuntaria y se liberan hormonas que aceleran el metabolismo. Mentir es un acto complejo desde lo biológico/ecológico y es una actividad propia en muchas especies. La mentira o el engaño es cómplice de la evolución y por ende de la sobrevivencia, especies engañan a otras especies para evitar ser devoradas o para poder devorar y a pesar que es para beneficio propio, es dudoso poder cuestionar a la naturaleza por el instinto de sobrevivencia. ¿Será quizás que el mentiroso negativo miente para poder sobrevivir? Habrá que separar el humano con sus necesidades básicas cubiertas y del que no, puesto que si este último miente para poder comer o para alimentar a sus hijas e hijos estaría respondiendo a uno de los impulsos etológicos más potentes en la naturaleza, que es el de sobrevivir.

No hay comentarios: