martes, 1 de diciembre de 2015

SOLO

Y ahí estaba el humano
sin nada más que él
frente al vacío del sin sentido
de espaldas a la esperanza
Asustado, perdido, desolado
Se lleva sus manos a la cara y se empuja
Cae al infinito 
Solo


lunes, 14 de septiembre de 2015

El desafío de una contra-cultura para superar el control mental del capitalismo.

Las operaciones mentales que le otorgan categoría a los apegos materiales y a la necesidad de poder de dominio son generadas por un ambiente de formación que evita procesos reflexivos autónomos (la mayoría de las acciones de masas son hábitos inculcados mediante la intención cultural dominante), limitando las habilidades intelectuales de las grandes masas mediante modelos educativos en función de la economía y la producción, controlando la información a la que accede la población, así como también encadenando a las familias trabajadoras en la dependencia del crédito (la banca sobrevive gracias a la deuda de los que no son dueños del banco) para la subsistencia ante los injustos sueldos que se le entregan a quienes hacen posible que exista la ganancia de cualquier empresa, haciendo desaparecer con ello todo espacio de ocio necesario para lograr una vida reflexiva y meditada, pues se debe trabajar incluso tanto o más que hace un siglo. Mientras más ocupados estemos en sobrevivir, menos tiempo habrá en poder cuestionar la situación y buscar la solución a la represión del sistema económico. Para resolver la falta de sentido de existencia que genera este modelo social se ha montado una enorme red de distracción y de entretenimiento superficial mediante las herramientas de comunicación de masas, especialmente la televisión, que ha sido el puente más directo e inmediato entre los deseos de los explotadores y el rebaño humano, con lo que se busca producir una -conducta tipo- en las personas que sostengan niveles de deseo de consumo óptimos (necesidades infinitas) para girar el molino de la deuda. Prácticamente han trazado un camino de vida estándar que la mayoría de las persona sigue como si fuese la única forma posible de desarrollar una vida feliz. A lo anterior se le debe sumar el desarrollo de una enorme y corrupta industria farmacéutica que ha promovido el desarrollo de una salud mental centrada en el control químico externo de los desequilibrios mentales (cuadros ansiosos, depresiones, irritabilidad, insomnio, etc) que desarrollan los seres humanos dentro de la actual cultura dominante. Las tasas de dependencia a ansiolíticos y las muertes que estos generan son incluso mayores a las que provocan las drogas ilegales, datos que nunca destacan pues no hay intención que tomen relevancia.


Esta incapacidad mental de poder observar la realidad es tan efectiva, que prácticamente no existe una crítica masiva y pública a la delincuencial existencia de los bancos y su lógica de "desarrollo" humano. Así también pocos logran darse cuenta (y menos se movilizan) por contrarrestar las consecuencias de la absurda e inconducente lógica de producción industrial capitalista que tenemos, pues la comunidad científica, bajo una cobertura vergonzosa de los medios, ha estado exponiendo con claridad que la capacidad planetaria de regenerar la riqueza natural ha sido sobrepasada, hoy sobrevivimos con lo que queda de planeta.


Es realidad que existe un modelo global de economía en que la deuda, tanto de personas como de países, es la separación forzosa entre la sobrevivencia y la miseria. Obligando a que la vida humana se limite a las necesidades de poder de quienes manejan estos absurdos métodos de relación con la naturaleza y entre los propios seres humanos que son, prácticamente, incuestionables para la masa obediente que hace posible que la dominación ocurra. Frente a este escenario, aparece la necesidad de abrir espacios que posibiliten una contracultura de despertares colectivos, una que desarrolle una metodología de educación popular de masas y de acción cooperativa que de muestras, mediante la experiencia y la generación de información, de estar en proceso de construcción en el dar respuesta a un sistema mental de relaciones sociales, económicas y ecológicas absolutamente inconducente e insustentable en el mediano plazo.

 

sábado, 12 de septiembre de 2015

La mente como espacio de lucha para sobrevivencia y evolución de la especie humana. Una invitación a la reflexión y a la acción emancipadora.

Pocos logran articular el gran número de afluentes que nutren los problemas actuales de los seres humanos y eso nos pone en desventaja frente a los que quieren que nada cambie, por ignorancia o por maldad. La mente humana es el punto donde todo existe para un individuo (todo es mente), y por ello, es el lugar que se debe intervenir si se quiere instalar un paquete cultural que promueva cierto tipo de conductas por sobre otras (hegemonía cultural). Los seres humanos somos animales sociales con una enorme capacidad de adaptación, dado que nuestra mente/razón es lo suficientemente flexible como para adaptarse a cualquier realidad que le permita subsistir (inteligencia). Si un bebé es dejado con lobos se comportará como lobo, si es dejado con osos se creerá un oso. En nuestra base somos lo que hacen de nosotros (como diría J.P. Sartre) y ello es la "naturaleza humana", esa potencialidad adaptativa que se ha desarrollado con nuestra evolución homínida frente a un contexto que cambia dialécticamente en la medida que como especie transformamos nuestro propio contexto. Somos una nueva fuerza de impulso evolutivo independiente del ciclo ecológico espontáneo y propio del universo (hoy en día el ser humano puede mutar y evolucionar por sus propios medios técnicos y  también por mutación evolutiva pero en consecuencia de un entorno que sólo existe por la intencionalidad humana, la urbe). El "sistema" no es más que un paquete de conductas establecidas (inculcadas mediante la educación oficial y el control de los medios de comunicación) que delimitan la diversidad humana en post de formar un ser-humano-tipo funcional a intereses egocéntricos de unos pocos que lograron hacerse del poder mediante las guerras mundiales. Este ser-humano-tipo es un modelo de persona que mediante sus aspiraciones internas y sus acciones externas (principalmente de origen inconsciente) responde a los gustos y necesidades de otros. Uno de los engaños más grandes a los que nos tienen sometidos es que esto se trata únicamente en resolver un problema materialista (de lo que ocurre fuera de la mente del ser humano). Los modelos patriarcales comunismo/capitalismo son incapaces de sostenerse frente a la demografía explosiva de nuestra especie (en 200 años pasamos de ser 1.000.000.000 de seres humanos a ser 7.000.000.000, y se espera que en 50 años más seremos unos 10 mil millones) que consume indiscriminadamente recursos del ecosistema para satisfacer sus deseos (más que necesidades) a un ritmo que es insostenible en el corto plazo. El ser humano es una animal que desarrolló como herramienta evolutiva un complejo sistema nervioso capaz de proyectar representaciones mentales (gracias al leguaje) que nos permiten separarnos del flujo natural del universo para crear el propio y con ello transformar lo que nos rodea en función de nuestras necesidades internas (ego). El riesgo real de esta habilidad es que genera un engaño de independencia con el medio. Los seres humanos como todo ser vivo terrestre es un sistema abierto, es decir, absolutamente condicionado a los cambios del medio exterior. Las respuestas internas del ser biológico nacen de una provocación del medio. Pero además tenemos las "provocaciones mentales inconscientes", que nacen desde el interior de nuestro cerebro y también provocan cambios y respuestas en nuestro cuerpo (la mente sana y la mente también enferma). El manejar ese inconsciente (porción de nuestra personalidad/ser que no se expresa en la "pantalla mental" pero que si se enuncia mediante cambios fisiológicos a través de la expresión química de nuestra biología generando las Emociones) es la llave del control social, es la clave de toda manipulación de la conducta humana. Quien mueve los hilos de las emociones, mueve los hilos de la acción humana. Quien maneja las emociones de otros (miedo, angustia o felicidad), puede hacer de esa persona un instrumento para sus propios fines. Las religiones monoteístas son un buen ejemplo de esto. Las tres principales están construidas en base a la sangre de miles de miles de personas que vieron su vida acabar en manos de otros seres humanos que en "nombre de dios" actúan bajo un supuesto legítimo derecho divino (palabra de dios), todo gracias a que la ignorancia de las masas sin acceso al lenguaje escrito (enseñar a leer y el acceso a los libros fue monopolio de la iglesia católica por casi 1800 años). Es importante mencionar en este punto que luego de unos 200 años de masificación de la imprenta, aún en sociedades como la nuestra se mantiene a una gran masa ignorante (y con ello fácilmente estimulable emocionalmente) dado que el analfabetismo funcional (no entender lo que se lee) es extenso en todas las capas sociales, delimitando el concepto de "buena educación" a una instrucción eficiente para obtener ciertos medios académicos o de contactos sociales que permitan una posición de mayor privilegio dentro de un engranaje productivo en beneficio de unos pocos. Una de las cosas que nos han enseñado como verdad y como tal cuesta derribarla, es que el trabajo de una persona (martillar, escribir en teclado, pensar, etc) es menos importante y menos valorable que la cosa material con la cual se genera el producto para satisfacer una necesidad (o deseo) humano, es decir el capital. La riqueza útil (todo lo que nos permite subsistir como especie) es originaria de la naturaleza, la cual tomamos y transformamos finalmente en dinero, es decir en un concepto mental humano que al término de toda la cadena sólo satisface los deseos de riqueza de los banqueros y dueños de las corporaciones transnacionales. ¿Alguna vez te has preguntado por qué existe el dinero, cómo se fabrica, quién lo fabrica y cómo se destruye? Es increíble como toda nuestra vida depende de obtener dinero y prácticamente no sabemos nada de tal concepto hecho materia en monedas y papel. El dinero y su poder existe en la mente humana y pocos logran darse cuenta de ello. Los Estados y las leyes son entes mentales, son creaciones humanas que tiene una intención detrás. Por eso el pensador francés Foucault expone que las leyes tienen que ver más con el poder que con la justicia. Pocas personas logran atar todos los cabos y superar la lógica binaria política que han construido como fantasía de pugna, pues al final ambos extremos se tocan en las puntas cerrando un círculo de lógica sin sentido. Somos animales que necesitamos recuperar un estado armónico con el entorno para asegurar la sobrevivencia de la especie por miles de generaciones, aunque quizás sea tarde para ello y sólo nos quede preparar a las nuevas generaciones para sobrevivir y reconstruir una civilización humana distinta a esta que según parece será la sexta causa de extinción masiva de especies en el planeta. Somos animales tan especiales y tan poderosos en capacidad de transformación del entorno que, sin la consciencia preparada para tal poder, nos transformamos como especie en una eficiente arma de destrucción masiva. Es por eso que urge que los seres humanos que han logrado entender que el campo de batalla no es más ni menos que al interior del ser humano, se articulen y actúen en coherencia como un -deber ser-. El espacio a pelear y transformar es el de la mente humana, el del control de las emociones y de su expresión gracias a trabajos mentales (experiencias de expansión interna) y colectivos (experiencias de empatía colectiva) que nos condesciendan a estar en un plano más elevado de consciencia  que nos permita ser libres de toda hegemonía y control cultural de masas, de poder reconstruir nuestra esencia interna mediante la búsqueda libre del re-conocimiento de nuestras propias cualidades y defectos, darnos la posibilidad de desarrollarnos en base a nuestros talentos originarios y no en base a la rentabilidad laboral. Cuando uno mira la enormidad de la montaña que se quiere escalar, pareciera ser que nuestras fuerzas son insuficientes ante la magnitud de la crisis, pero si somos más los que nos atrevamos a superar los lógicas tradicionales de verdad, aventurándonos en nuestro propio perfeccionamiento con esfuerzo (mediante el estudio constante y la acción empática coherente), quizás el resultado de nuestra evolución como animales dominantes del planeta no termine con el fin de nosotros mismos. Se calcula que hay 100.000 millones de estrellas en nuestra galaxia y que hay unas 100 mil millones de galaxias en el universo, nunca olvidemos eso, nuestra pequeñez cósmica. La mecánica cuántica y la física de partículas nos han llevado a planos de realidad impensados que deben ser incorporados mediante el estudio para ampliar la mirada que tenemos sobre lo que es real y lo que no, así como se hace urgente recuperar las prácticas educativas, filosóficas y reflexivas en los espacios públicos. Tenemos una obligación ascender si queremos sobrevivir a la entropía universal. Hermanas y hermanos humanos, de una cosa debemos estar tranquilos, la vida en el planeta existirá a pesar de nuestras acciones destructivas, pues ni los volcanes ni meteoritos han podido evitar el influjo vital del universo que se expresa sobre la superficie de esta roca, llena de agua que orbita frente a una bola de fuego que también se apagará algún día. 


viernes, 17 de julio de 2015

Angurrientismo

No conocía (hasta hoy) la corriente que intentó instalar Juan Godoy en el primer tercio del siglo XX. Me parece muy interesante su deseo de comenzar a desarrollar un estilo de literatura nacional que fuese capaz de desentrañar lo que somos como cultura propia, la que se generar por lo que somos en esta tierra, y no por lo que otros quieren ser de otras tierras e historias. Me parece muy importante que su deseo sea alguna vez una realidad, pues la crisis de identidad de nuestro pueblo es una de las cuestione que lo hace tan fácil influenciar y manipular.

"[...] La postura criollista, cultivadas por gente de la clase alta y media, no logra dar cabal visión de los tipos sociológicos chilenos, a los cuales trata como objeto de su estilo. Labor de afuera hacia dentro, exterior, objetiva. No tuvieron la seguridad de que, expresándose a sí mismos, frente a su materia humana, como obreros intelectuales y a causa de esto, expresaban a su pueblo. No obstante, juzgamos plenamente al valor del criollismo en relación a su propósito. Y no desconocemos el enorme esfuerzo realizado por él en busca de nuestra expresión. Pero rumiarlo sería aún anacrónico. El artista ha de seguir, por lo tanto, una dirección nueva y sincrónica con el despertar social y político de su pueblo, de nuestro pueblo, es decir, debe superar magníficamente el criollismo y formar europeizantes, siguiendo el desarrollo vivo de nuestra esencia nacional [...]
(Juan Godoy, "Angurrientismo y Cultura". 1939. Revista Aurora de Chile)


domingo, 12 de julio de 2015

El éxito del fracaso de la odontología.



Los cambios en la dieta del ser humano, producto de la masificación de la comida industrial rica en hidratos de carbonos y, la falta de educación sanitaria constante y cuantificable por parte del Estado y de los propios dentistas, ha llevado a que suframos de una epidemia histórica de caries dentales que provoca pérdida de las piezas en el corto y mediano plazo. Si le sumamos a esto las enfermedades periodontales (de los tejidos que sujetan el diente al hueso), es casi un hecho que a viejo se llega con pocos dientes y con prótesis.

La profesión odontológica, presa también de la lógica de mercado, ha tenido enormes avances pero en una sola dirección, la de reparar los daños y reponer las piezas faltantes. Hacen nata los rentables cursos y postgrados para colocar implantes dentarios, la rehabilitación (es decir, el reparar los daños) genera mucho dinero y con ello hace crecer una industria académica que en nada resolverá los problemas dentales de la población, excepto para el 10 % más adinerado que puede pagar o endeudarse para recuperar lo que perdió. No faltará aquel dentista que proponga que todo Chile debería poder colocarse implantes gracias a la subvención del Estado, como si esa fuese la solución más inteligente para la salud de los Chilenos. Eso sería como decir que para solucionar la morbilidad (cantidad de casos) de enfermedades coronarias, necesitamos más cardiólogos para hacer más y mejores bypass.

No es una crítica a los implantes y menos a los que son expertos en ello, bien, nada mejor que poder recuperar un diente o molar perdido, pero acá quiero hablar de SALUD y no de enfermedad. Porque los dentistas somos expertos en enfermedades y en el cómo reparar sus daños, pero somos completamente incompetentes en proponer, levantar y sostener un hábito profesional, tanto en la clínica como en las esferas políticas, de promoción y educación hacia la autonomía de hábitos sanitarios, requisito base para que exista éxito y eficiencia de recursos en los planes de salud.

La gran mayoría de las caries y de las enfermedades periodontales se pueden evitar con simples hábitos sanitarios y con económicas acciones dentales de prevención y de intervención temprana en el inicio de las patologías. El punto clave, el más delicado de todo afán sanitario, es la capacidad del mismo paciente de sostener su salud en el día a día. No pasa la mejora sanitaria odontológica por el dentista ni su habilidad para atornillar pernos de titanio en los huesos, sino por la información de autocuidado y los hábitos que desarrolla el paciente para cuidarse. Ahí está el origen del éxito de toda política pública sanitaria.

La crisis de consciencia social que inunda a la profesión dental es profunda. En la formación del profesional los ramos de salud pública, de educación y promoción de la salud no cuentan con un estatus elevado, son menospreciados tanto por los colegas como por los mismos estudiantes. El énfasis en nuestra formación (por más que los folletos y los decanos digan todo lo contrario en sus charlas) está en la reparación de los daños y en lo que genera más dinero para el bolsillo del profesional. Revisen cuántos postgrados de salud pública odontológica hay en Chile y cuántos hay sobre rehabilitación, y revisen los ingresos económicos entre quienes intentan que la gente no se enferme y quiénes tratan la enfermedad. Realmente estamos dentro de una lógica poco inteligente si pensamos en el bien general de todas y todos.

La energía intelectual del desarrollo de la odontología se ha montado sobre el espíritu de la reparación de daños, en vez de hacerla sobre la inteligente opción de apuntar a la educación sanitaria social y a planes nacionales de prevención y control. Cada vez que alguien se coloca un implante o se hace una prótesis, debemos tener consciencia que estamos frente a un caso en que la odontología fracasó. El desafío está en generar una fuerza de ideas encarnadas en odontólogos que entiendan que nuestra profesión es un beneficio para la sociedad y como tal, debemos buscar las maneras más económicas y eficaces para que la salud dental y general de las personas se mantengan así por el máximo de tiempo posible.

Mientras sigamos impulsando y defendiendo una odontología de mercado (lo principal es la rentabilidad del negocio, luego el resto de las cosas), no podremos salir del zapato chino en el que está hoy la profesión pues está demostrado que en los países donde aumentan el número de dentistas sin planificación sanitaria, no mejora cobertura en atención, no mejora la calidad de la atención, y lo que es peor, la gente no deja de perder sus dientes por la caries o por la enfermedad periodontal.

¿Qué estás dispuesto a hacer para cambiar esto?

Francisco Córdova Echeverría
Odontólogo
(fracordova@gmail.com)
Súmate al COLECTIVO DE ODONTOLOGÍA CRÍTICA


miércoles, 8 de julio de 2015

Sobre la legalización de la marihuana


El proyecto de ley que acaba de aprobarse para discusión, que versa sobre la legalización del autocultivo de cannabis, es un mal proyecto si lo que se busca es salir del paradigma prohibicionista y entrar en el de los derechos esenciales. Ahora bien, si usted sólo quiere y le interesa fumar marihuana por placer, el proyecto es perfecto para usted, podrá volarse con su propia marihuana. Pero algunos vamos más allá de eso.

Hace pocas semanas la CORTE SUPREMA de Justicia dictaminó que las plantas (más de seis) que tenía Paulina (del equipo Triagrama Instituto) en su propiedad NO CONFORMABAN DELITO pues es un acto preparatorio necesario para consumir cannabis de manera privada y/o colectiva. ¿Se dan cuenta? LA JUSTICIA CHILENA en reiterados fallos a liberado a usuarios que han plantado más de seis plantas o que transportaba más de 10 gramos, limitaciones que pone el mediocre y prohibicionista proyecto bien llamado "Ley Cariola", ya que la diputada comunista fue la que más incitó y buscó que el proyecto original que estaba en la Comisión de Salud, el cual estaba a la altura del fallo de la Corte Suprema, sufriese modificaciones que dejase a la marihuana y a sus consumidores en un marco de vigilancia y control que no se da con otras sustancias que, científica comprobadas, son más dañinas y adictivas que la marihuana. 

Hoy muchos celebran que podrán plantar marihuana en su casa, y eso está bien si es lo único que nos interesa lograr en este proceso, pero aún no se ha logrado alcanzar un trato digno a nuestros derechos esenciales, aún se sigue mirando y tratando la cannabis (y con ello a sus usuarios) como droga peligrosa, pues a nadie le controlan la cantidad de botellas de vino que tiene en su casa, o si compra muchas cajetillas de cigarros, así como tampoco se vigila los fármacos en nuestros veladores, siendo que muchos de ellos son extremadamente peligrosos (la 3ra causa de muerte en los países desarrollados son por consumo de fármacos recetados por médicos).

Nos cuesta entender que cuando se trata de derechos esenciales y de nuestra dignidad, las medias tintas y los amarillismos, sólo refuerzan al que domina. Imagínense ustedes que en un país racista, que por su cultura de ignorancia y clase política corrupta y bruta, definiese en el discurso público, que es hora de acabar con la exclusión de las personas de color negro, y que por lo tanto los buses contarán con seis asientos para negros. Algunos dirán que algo es algo y que peor es nada, así que - por mientras - es algo que se debe aceptar. 

No olviden ustedes que este es el primer paso legislativo, y como no tiene <<urgencia>> por parte del Ejecutivo, puede ser un proyecto que duerma por años, y que además, tiene y tendrá aún más <<indicaciones>> por parte de los parlamentarios ignorantes y populistas del crimen, lo que demuestra que si comenzamos con un proyecto limitado, quedará aún más limitado y restringido con el paso del tiempo, una vez que los miedos y las mediocridades le vayan colocando de su cosecha.
Así pues, yo no celebro este proyecto, y eso no significa que no lo considere un avance, pero está muy por debajo del nivel de mirada y de abordaje que ha dejado la Corte Suprema y otros tribunales al no condenar a cultivadores de cannabis por cantidad de plantas o por gramos... pues acá lo que se debe perseguir ( y es lo que propone la cultura de -reducción de daños-), es la intención, la conducta en torno al cultivo; si se cultiva una o 20 plantas y son para consumo privado, no hay delito, y si cultivo una o 20 y las uso para venta, es tráfico. Así de simple, así lo han manifestado los ministros de la corte.

También les llamo a tener cuidado con las figuras de la televisión que se han transformado en las matronas de la marihuana medicinal, cuidado con no ver lo que hay detrás de tanto interés, pues el dinero es un pus que sabe infiltrarse hasta en las mejores intenciones.

No seamos mediocres, ni ciegos, No nos dejemos entusiasmar por los discursos populistas sobre libertades cuando lo que se ha hecho es restringir las mismas, permitiendo que el Estado nos castigue por arbitrariedades idiotas, como las seis plantas... ¿Por qué no siete o cinco? ¿Por qué 10 gramos y no nueve u 11?

Mientras tanto sigamos en rebeldía, sigamos cultivando nuestra propia medicina, nuestra propia Santa María para meditar y ampliar la percepción del mundo sin miedo, pues la justicia nos ampara, no la "ley Cariola" que se viste de dignidad siendo que sólo es un disfraz de mediocridad y baja altura para sostener una discusión profunda sobre lo que entendemos por libertad y dignidad humana.

Planten para su propio consumo en rebeldía, que la CORTE SUPREMA ha dicho que en nuestro espacio privado, el Estado no puede meter su nariz.


Francisco Córdova
Odontólogo

domingo, 31 de mayo de 2015

¿Qué es la violencia estructural del Estado?

La violencia es un fenómeno social, humano. Es un concepto que se relaciona con la fuerza que aplica un ser humano sobre sobre otro para dañar o sacar ventaja de él. Cuando hay violencia hay un agresor y un agredido, hay quien saca beneficio y el sufre de la desventaja impuesta. Todos quienes hemos sido agredidos física o verbalmente, sabemos lo que se produce dentro de nuestra mente y cuerpo. Rabia, resentimiento y apetito por justicia (o venganza) afloran, nada bello ni virtuoso aparecen en nuestra mente cuando somos agredidos. Ya lo sabemos, no es novedad, la violencia sólo genera violencia, nada más.


Los seres humanos somos mamíferos que vivimos en comunidad. Para vivir en común-unidad inventamos reglas y normas (estructura) que limitan nuestros deseos e impulsos individuales, con el fin de que la convivencia y el bien común sean posibles. Hasta acá no hay problema, pero ¿Qué pasa si esas reglas de convivencia no las deciden todos quienes participan de la sociedad humana? ¿Qué pasa si las reglas de convivencia y de orden benefician a unos pocos en desmedro de las mayorías? ¿Qué puede salir como producto social de reglas poco parejas y justas?

En Chile, las reglas de convivencia han sido escritas e impuestas por la clase social que maneja y controla el poder de las armas. Desde nuestra infancia republicana hasta nuestra "madurez" al entrar a la OCDE, los acuerdos de cómo convivimos han sido impulsados/pagados por quienes son dueños del gran capital. En otras palabras nuestra Constitución redactada en dictadura, representa y favorece a los intereses de un grupo en particular en desmedro del resto. Eso es violento, como ya podemos entender.


Esa violencia estructural (que nace del diseño de sociedad que tenemos) condiciona a que el futuro de un niño principalmente esté determinado por el origen social de su familia. La llave para acceder a una educación que nos permita sacar lo mejor de cada uno está dada por el poder económico de los padres, lo mismo pasa con el acceso a la salud, a la vivienda, a poder negociar las condiciones de trabajo, la comida, etc. La estructura y la lógica de convivencia que tenemos en Chile favorecen el dominio permanente de quienes hacen las reglas. Hay casos excepcionales de personas que logran romper la lógica y salta de una clase social a otra, pero las mayorías están determinadas por su origen, dado que acceden a las condiciones y experiencias de vida que les permite su dinero.


A quienes han nacido y se han criado en el ambiente explotado se les exige obediencia al sistema, sumisión al poder impuesto y a "mamarse" la desventaja. Que una señora deba hacer una cola por horas en la calle fuera de un consultorio para que un médico pueda ver a su hija enferma es violento, súper violento. Que un joven estudiante deba abandonar sus estudios porque su padre quedó cesante, es muy violento. Que luego de trabajar toda una vida, un abuelo reciba $80.000 mensuales es violento. Las grandes mayorías sufren todos los días la violencia económica y política de la clase dominante y se resienten. Se resienten con la sociedad y su estructura, obvio. Desde su nacimiento miles y miles de jóvenes han sido abandonados a la suerte de la competencia individualista, a la cultura televisiva basura, a la exclusión al acceso a la cultura y a la educación integral ¿Qué le deben al Estado, al país, a las "autoridades"? No les deben nada.


Cuando no hay participación colectiva en las tomas de decisiones, cuando las condiciones básicas para ser seres humanos civilizados y amorosos se mercantilizan, cuando se vive en un diseño que favorece a grupos minoritarios, se originará violencia como respuesta, porque con violencia hemos estado construyendo sociedad.


Debemos acabar con los privilegios estructurales, eliminar las diferencias en materia educativa y equilibrar el acceso a la cultura y a la negociación laboral si queremos un pueblo colectivo y no individualista. Necesitamos con urgencia cambiar las reglas que nos rigen con la máxima participación social, para que juntos acordemos cómo queremos que sea la economía, las relaciones de trabajo y los derechos sociales. Es la única forma de acabar con la escalada de violencia que estamos viviendo. Equidad y justica en la construcción de las reglas.


Si no entendemos que el capital sin el trabajo no sirve de nada, capital que en la gran mayoría de las ocasiones no se obtuvo gracias a la inteligencia y al trabajo, sino más bien mediante la fuerza y el saqueo (o por herencia), seguiremos poniendo el centro de la mirada como país en quiénes se quedan y acumulan la riqueza que generan los trabajadores. Los mismos que limitan la educación del pueblo a lo justo y necesario para que sea productivo y obediente. Pero como siempre hemos visto, la opresión y la violencia estructural tienen sus límites, la paciencia de los oprimidos.


¡ARRIBAN LOS QUE LUCHAN!

#AsambleaConstituyente



miércoles, 20 de mayo de 2015

¿Aún es tiempo?

Hace unos 5 millones de años había cerca de 20 especies de homínidos en el planeta. Luego de las grandes glaciaciones desde hace unos 50.000 años sobrevivieron sólo dos especies de homínidos, los Neandertal que vivía en Europa y los HomoSapiens que estaban en África. Los primeros tenía la laringe como los simios actuales más cercanos a nosotros, mientras que los sapiens la tenía más abajo, lo que genera una diferencia en los tipos de ruidos que se pueden generar. Los Neandertales no podía hacer sonar algunas bocales, mientras que los homosapiens tenía la posibilidad de desarrollar más ruidos diferentes y articularlos de mejor manera. Dando la ventaja del lenguaje... el hito del nacimiento de la historia, del humano que tal conocemos hoy. Hace 10 mil años fue la última glaciación y con ella aparecen climas templados que permiten un mayor desarrollo de nuestra especie, que con la habilidad del pensamiento abstracto y noción de tiempo gracias al lenguaje, permite hacer hilos lógicos en el proceso de la naturaleza y con ello manejarla, dando inicio a la agricultura y ganadería.
Aparecen por primera vez los excedentes de comida (y con ello su "protección" -propiedad privada-) y los razonamientos religiosos; comienzan los grupos humanos a darle un "sentido" al caos del cosmos (entropía), y como no hay casi anda de conocimiento científico (que se desarrolla miles de años después), todo los fenómenos de la naturaleza se identifican como "dioses" y "magia". Y así en los últimos 5000 años la especie humana ha estado lidiando con la más poderosa herramienta evolutiva que ha tenido cualquier especie en el planeta, el pensamiento.
Hoy la especie humana, goza de la capacidad de no depender de las mutaciones genéticas naturales para su evolución, es más, toda especie en el planeta puede sufrir modificaciones genéticas por parte de la especie humana. Nos hemos sumado a las fuerzas de la naturaleza que pueden provocar cambios profundos en la vida del planeta tierra.
Luego de las épocas violentas y oscuras dominadas por las religiones hace unos 1800 años, vino la revolución industrial, el ingenio humano desarrolló la capacidad de transformar la naturaleza con mayor velocidad de la que ésta es capaz de recuperarse. El Capitalismo, la lógica teórica PATRIARCAL (al igual que el comunismo) que sostiene esta forma de funcionar de la especie, es dominante y ha desarrollado una cultura (sistema operativo mental) sostenida en las emociones primitivas del hombre sapiens, utiliza los medios masivos para manipular los inconscientes colectivos e individuales, pues la carencia de educación espiritual e intelectual de las grandes mayorías se prestan para el abuso y la explotación, además que nos lleva a una autodestrucción de la especie. Es cosa que algún presidente desequilibrado apriete un botón y el mundo que conocemos desaparecerá. Somos el meteorito que mató al 80% de las especies del planeta hace 60.000.000 de años y somos esos volcanes en Siberia que destruyeron gran parte de la vida hace 250.000.000 de años. Hoy podemos ser nosotros esa fuerza de la naturaleza, y acabar nuevamente con gran parte de la vida que hoy existe incluyendo la de nuestra especie.
Pero tenemos una ventaja... existe la consciencia.
¿Aún es tiempo?
No lo sé.

viernes, 15 de mayo de 2015

Pocos humanos

Ya no espero mucho
poco con suerte
Miro y no veo nada
Vacíos sin sentido, sólo inercia

Muy pocos seres humanos aún viven
Las criaturas que quedan sufren
angustiadas, solas, atrapadas
Las píldoras anti-depresión actúan

Donde antes veía, ahora no veo
Motivación diluida ante el desinterés
¿De qué sirve la queja si luego bostezas?
Medios despiertos, útiles sólo para llorar.
¿Dónde se fueron los seres humanos?
¿Cuándo?

Me desmotiva el mundo
¿Repararlo? No creo que se haya roto, 
¿Entonces qué? Nada, refugiarse quizás.
Pólvora de lucha húmeda, se me mojó.

Me retraigo, me acurruco, me oculto
Cobarde mi alma se enjuta y protege
¿Flojera, desinterés, realismo, verdad,? 
Ni idea
Pero está sucediendo

Sin motivos por los motivos de la realidad
Pocos humanos para conversar de cosas humanas
No compras, ni bienes, ni viajes vacíos de nada.
Un ermitaño

Quizás, tal vez, no sé.
Norte, sur, este u oeste.
No veo más humanos
Y tan tranquilos que se ven.


martes, 21 de abril de 2015

Los indignos o los indignados ¿Quién sigue ahora?



Galeano en una de sus tantas frases y reflexiones expuso que existían dos tipos de personas, los indignados y los indignos, y que cada uno sabe a cuál grupo desea pertenecer. Hoy en Chile tenemos una lista más que larga de gente indigna, un grupo minoritario de políticos, operadores intermediarios y empresarios que le roban la dignidad y con ello legitimidad a toda práctica política institucional. Gracias a un accidente en una investigación tributaria (que le costó el puesto a la funcionaria que destapó la olla) por un fraude al FUT, es que hoy tenemos pruebas de que la democracia ofrecida por la Concertación (hoy Nueva Mayoría) y la Alianza por Chile, era un producto en transacción mediante la oferta de financiamiento de campañas (y de seguro para el bolsillo personal también ante la vida opulenta de algunos políticos y operadores) con boletas falsas que estafan al fisco, o sea, a cada uno de las y los chilenos. En resumen queridos compatriotas, llevamos desde el "retorno de la democracia" financiando nosotros, mediante nuestros impuestos, pomposas campañas electorales. Nos vieron la cara y aún están como si nada.

Lo peor de todo, no es que nos tienen el dedo en la boca puesto de hace unos 25 años, sino que además lo mueven, sabe a mierda y no lo quieren sacar. Prácticamente todo quedará en nada, así como van las cosas según se puede observar la conducta del gobierno de Michel Bachelet. Los indignos ya se están organizando, mientras que los indignados aún somos pocos y sin capacidad de otorgar una salida clara las mayorías que aún no dimensionan lo que está pasando. Quizás usted no lo sabe, pero está en manos del Servicio de Impuestos Internos el que exista una querella contra los políticos que estafaron al país y a sus electores, robándole el dinero al fisco para pagar sus campañas y vidas de lujo, el problema que el Director del organismo, el señor Jorratt, también es un "boletero", pero no es un tonto, y claro está, no se va a investigar a él mismo. No señor. Y como se hizo el leso muy bien, la presidente le pegó una palmada en la espalda y lo ratificó en el cargo. Bastará un dedo de frente para entender que el actual gobierno tomará la actitud que tuvo la UDI cuando esto empezó, dejar que el tiempo dilate todo apostando a que se llegue a un final ficticio de esta crisis ética.

Quizás haya por ahí algún fiscal con ganas de ganarse al amor del pueblo y el odio de los poderosos, quizás no, pero sin masas indignadas en las calles, ni un súper fiscal podrá resistir tanta presión. No es que quiera ver sangre por las calles de las ciudades, pero no deja de sorprender que al chileno promedio le cuesta salir de la queja virtual y pasar a una queja más activa, callejera, organizada. Así que no veo mucha esperanza de salida por una revuelta de conciencia y dignidad popular. No. Aún está la gente muy adormecida o muy temerosa, no lo sé y será materia para que un sociólogo se entretenga. Entonces ¿Qué nos queda? Los partidos políticos externos al Binominal (siendo uno el PH al cual pertenezco), no tienen aún la capacidad de producir/conducir una fuerza que le haga el peso a la plutocracia (el gobierno de los que pagan la política) que nos domina y que de pasadita también domina a las FFAA. Quizás en la unidad de todas las fuerzas autónomas al capital esté la salida, pero tampoco será una cosa fácil. Las desconfianzas mutuas e historiales de contradicciones que existen complican la unidad de fuerzas alternativas y es tarea urgente superar aquello, antes que nos pasen la máquina una vez más.

Así pues, estando yo en la cosa política y en acciones constantes de contra hegemonía, no tengo una mirada optimista para el presente inmediato, pues los síntomas de indignación nacional aún son débiles frente al poder de resistencia a la caída que tienen los estafadores e indignos. Pero si me hacen soñar un poquito, si visualizamos un objetivo mayor que los intereses particulares y somos capaces de dejar de lado las diferencias del pasado, quizás para las próximas elecciones haya una salida, una tercera fuerza diferente de organizaciones y partidos que parten de la base de convocar y trabajar por una Asamblea Constituyente que redistribuya las lógicas de poder en nuestro país.

jueves, 12 de marzo de 2015

Bachelet, no queremos sus "expertos", queremos una #AsambleaConstituyente


Hoy estamos en la peor crisis política que hemos vivido en este período post dictadura, una crisis que salpica de moros a cristianos en el espectro político y que se genera por los mismos motivos que caen todos quienes abusan de lo público para beneficio privado: delitos económicos y nepotismo. En el análisis de esta crisis sería irresponsable obviar el origen del problema de fondo, la colonización del aparato público por parte del empresariado, fenómeno que se inicia con los “Chicago Boys” en la dictadura cívico/militar de Pinochet que, entre muchas otras cosas, vendió las empresas públicas a bajo precio a oportunistas que, arrimados bajo la sombra de Jaime Guzmán, Freedman y Pinochet, se hicieron millonarios y poderosos en desmedro de toda la sociedad.
Hoy nadie duda de que el mundo del gran capital y el mundo político tradicional son parte de una misma esfera de poder. Dos caras de una misma moneda donde, tanto la Nueva Mayoría como la Alianza, han sabido jugar el papel del borde que une ambas caras. A esto si le sumamos la baja participación ciudadana en los procesos electorales, la pésima confianza que tiene la población hacia toda institución o autoridad política y la incapacidad institucional para acabar con la extrema desigualdad, da como resultado un evidente desgaste del modelo democrático y económico que sostiene la Constitución de 1980, hasta hoy vigente gracias a que sus pilares fundamentales no han sido modificados.
Como bien dijo un humorista hace poco, al final sea quien sea, siempre se termina atornillando hacia la derecha económica, pues para ambos bloques la economía (propia y de los cercanos) es más importante que cualquier otro fenómeno humano que se esté desarrollando. Y esto Jaime Guzmán lo dijo cual Nostradamus: “La Constitución debe procurar que si llegan a gobernar los adversarios, se vean constreñidos a seguir una acción no tan distinta a la que uno anhelaría, porque –valga la metáfora- el margen de la alternativa que la cancha imponga de hecho a quienes juegan en ella sea lo suficientemente reducido para hacer extremadamente difícil lo contrario”.
El gobierno dirigido por Michelle Bachelet continúa planteando que son los “expertos” quienes deben redactar una nueva Constitución, pero que, obviamente, será con el aporte de los comentarios de la ciudadanía (participación ciudadana le llama). Al decir esto, la presidente expone que el pueblo y la Constitución son dos fenómenos que requieren de una élite para ser vinculadas, como si las personas tuviésemos alguna incapacidad intelectual para poder participar activamente en la elaboración de nuevas reglas para todos y todas.
¿Quiénes son esos expertos? ¿Qué intereses tienen esos expertos? ¿De quién son familiares esos expertos? ¿Quiénes van a elegir los expertos? ¿De qué clase social son esos expertos? ¿Qué ideología y religión tienen esos expertos? ¿Qué opinan de los pueblos originarios y/o de la libertad sexual y reproductiva de las personas? ¿Serán laicistas?
No queremos nada que venga de arriba, de las típicas esferas de poder que viven en los mismos barrios, van a los mismos colegios y comen en los mismos restoranes. Nunca al pueblo trabajador le ha ido bien una vez que los poderosos deciden lo que es bueno para nosotros, y Bachelet no sólo es parte de la gente con dinero y poder, además los protege.
No existe forma más legítima y democrática para confeccionar un nuevo pacto social que no sea mediante una Asamblea Constituyente, y no es necesario que haya “expertos” elegidos a dedo para que se traduzca la voluntad del pueblo. Esa tutela paternalista ya no responde a la época en que vivimos y debemos resistirnos a ella lo más posible, hasta poder presionar un nuevo pacto social mediante un proceso sociopolítico que nos lleve a la conformación de una Asamblea Constituyente que redacte y someta a plebiscito una nueva carta fundamental que ponga a Chile en la senda de la democracia real y de una economía en que el ser humano sea el valor central y no la acumulación inconducente de dinero (en manos de unos pocos) que sólo se puede traducir en una necesidad patológica de sentirse poderoso. 

sábado, 28 de febrero de 2015

La discapacidad ético-crítica de la UDI



Hacerse el weón es deporte nacional, y si hubiese un torneo la UDI por lejos se llevaría la copa. Muchos por intuición y otros por evidencia, sabían de la colonización del empresariado en la política, pero no había pruebas, hasta hoy. El escándalo Penta que involucra directamente a importantes figuras del gremialismo fue la primera olla destapada de una serie de escándalos que salpican también a personeros de la coalición del gobierno. En el fondo hoy hay evidencia más que contundente que demuestra lo obvio, el poder político y el poder económico son pololos y hacen cochinadas juntos.


Ante esta avalancha de hechos concretos como la declaración de la secretaria de la Lavín que reconoce el uso de boletas ideológicamente falsas para financiar la campaña del jefe y, la confesión pública de Moreira de que hay irregularidades en la forma en que financió su campaña, la UDI toma una postura que pone la cara de Silva como un buen ejemplo de un trozo de pellín. "La UDI ha tomado la postura de la presunción de inocencia de sus militantes y mientras la justicia no falle en contra, no habrán medidas diciplinarias al interior del partido" dice el presidente actual  del gremialismo cuando se le pregunta por las acciones disciplinarias dentro de ese partido, ante el caso Penta y SQM. Estos dichos primero demuestran la completa incapacidad que tiene la UDI de colocar en una dimensión ética la situación en que se encuentra, condicionando lo correcto a lo legal. Es decir, la UDI al poner esta mirada, indica que lo ético y lo legal no siempre están relacionados, pues se puede tener una conducta que groseramente viola la ética pero mientras ésta no sea delito, no habría problema y menos necesidad de pronunciarse al respecto. No importa que Lavín esté con la soga al cuello y que Moreira haya reconocido las "irregularidades" con las boletas, la UDI aún no ve ningún problema en el actuar de sus parlamentarios. Lo segundo es el apetito por el empate que tiene tal partido. Empates ridículos que apuestan a la falta de capacidad crítica del pueblo para que pasen desapercibidas sus incoherencias éticas. Pues predican como fanáticos y actúan como desentendidos de sus propias palabras. La UDI reclama por los derechos humanos de algunos venezolanos, pero exige aún más represión con los mapuches que reclaman por sus tierras ancestrales y autonomía. Habla de gobiernos que agreden al pueblo que protestan por sus derechos, pero pareciera que no saben nada de lo que pasa en México o en España. La hipocresía de este partido de extrema derecha es hoy su máxima cualidad.


Estamos en un proceso de decandencia de la práctica política. Tanto la Nueva Mayoría como la Alianza, mantienen relaciones incestuosas con el gran empresariado, transformando a Chile en una democracia nepótica plutárquica, es decir, hay elecciones para elegir a un grupo cerrado de amigos y familiares sirvientes al poder económico que les paga sus campañas y sostienen sus privilegios. El partido que fundara el principal intelectual de las políticas morales y económicas de la dictadura, Jaime Guzmán, hoy encabeza el desprecio por la política y aun así nos tratan como idiotas. Como si fuésemos incapaces de distinguir la diferencia entre el arreglo de Dávalos y el robo de dinero público mediante boletas falsas que usaron para llegar a puestos de poder. Pero bueno, quizás algo de razón tengan y crucen los dedos que se repita la desidia electoral que ha sostenido nuestro pueblo desde la vuelta a la democracia, permitiendo que los mismos de siempre sigan en el poder.


Hoy la UDI nos demuestra que es posible ser una organización política sin criterio ético propio, sin capacidad de corrección y liderazgo de rectitud. El cara de rajismo de los gremialistas es sólo la muestra más evidente que la derecha extrema está en el suelo de la rectitud y del ejemplo de cambio que necesitamos. Quizás ellos crean que con el cilicio basta y sobra para enderezar la conducta, pero está claro que van a tener que agregarle varias puntas para ver si logran entender que a pesar de que están en el fondo de la tabla, sus mentiras y engaños perjudican a todo el país y a nuestra superficial democracia.

jueves, 29 de enero de 2015

En La Makinita "Versos Migrantes" Ana Tijoux y Shadia Mansour, Capítulo # 9

Justicidio


Un menor de edad marginal muerto en la calle por los golpes. En una mano tendrá el celular que robó y en la otra la historia de su vida que nadie quiso ver. La gente alrededor jadea de cansancio. Puños y pies tuvieron que trabajar duro en ese delgado cuerpo cicatrizado. Ahora ya no podrá robar más, se ha hecho justicia dice el pueblo furioso, mientras los niños aprenden cómo es que se resuelven las cosas en nuestro mundo.