jueves, 29 de enero de 2015

Justicidio


Un menor de edad marginal muerto en la calle por los golpes. En una mano tendrá el celular que robó y en la otra la historia de su vida que nadie quiso ver. La gente alrededor jadea de cansancio. Puños y pies tuvieron que trabajar duro en ese delgado cuerpo cicatrizado. Ahora ya no podrá robar más, se ha hecho justicia dice el pueblo furioso, mientras los niños aprenden cómo es que se resuelven las cosas en nuestro mundo.

No hay comentarios: