martes, 9 de agosto de 2011

¿FIN DE QUÉ LUCRO ESTAMOS HABLANDO?



Es necesario y justo obtener una remuneración cuando uno trabaja. En eso no discuto.

Es legítimo además que las sociedades democráticas tengan el derecho a decidir e imponer algunos controles a la inciativa privada, cuando el fin que se busca genera una mayor rentabilidad social, lo que afecta evidentemente la libertad financiera particular en pos de un beneficio colectivo social (el bien común).

Según como entiendo las demandas de los estudiantes (que se traducen en demandas del 80% de la población según las encuestas) acá se intenta separar aguas entre la inciativa privada de educar (lo que genera mayor diversidad lo que me gusta), la iniciativa Estatal (la que garantiza a la educación como un derecho para el que tiene las capacidades pero no el dinero) y la iniciativa privada centrada en lucrar, es decir, hacer de la educación una fuente de ingreso para inversionistas (especuladores) financieros.

Es por eso que se hace necesario no confundir las cosas, la demanda de "fin al lucro" no es contra de los que trabajan en la enseñanza de los jóvenes, sino en contra de que la educación se transforme en un nicho de inversión para especuladores que buscan algún espacio para hacer crecer su dinero, lo que es legítimo desde el punto de vista de la libertad económica, pero es dañino (según amplias evidencias nacionales e internacionales) para la calidad de la educación y para la regulación de la oferta laboral.

"Fin al Lucro" es un llamado a no permitir que un derecho fundamental de la humanidad, y por lo tanto una necesidad básica para el desarrollo personal y nacional, quede regulado (o desregulado) por las lógicas que también dominan las zapaterías o la venta de celulares. Así lo han entendido los países más avanzados del mundo y por eso nuestro modelo es único a nivel de todo el globo, con similitudes al de EEUU o Brazil que en estos mismos momentos están en discusión por las crisis que atraviesan.

Nadie está en contra del emprendimiento privado en educación, pero éste debe ser con fines sociales, de carácter público, en donde los privados no buscan recuperar su dinero y menos hacerlo crecer, sino que buscan fraternalmente entregar a la sociedad un nuevo espacio de desarrollo. Así lo entienden los estudiantes que lo exponen claramente en su petitorio, así lo entienden las grandes universidades privadas sin fines de lucro, así lo entendemos los que apoyamos el movimiento estudiantil.

No hay comentarios: