martes, 4 de mayo de 2010

10 minutos de dejar libre los pensamientos....

7:42 am

Buscando.... eso es lo que hago, buscar. A tientas primero dado que soy ciego, no veo lo que pasa a mi alrededor, soy insensible a muchas cosas, soy analfabeto de muchas expresiones y sentimientos... si no conozco, no me puedo comunicar.

Siento algo y otro aquello que necesita ser escuchado, ser visto por las pieles sensibles, ser olido por los bulbos de nuestras almas; almas en el sentido energético, alma como la esencia que nos da la conciencia universal para que seamos parte de mundo y de la vida, de la masa libre que se junta para potenciarse, para colaborarse, para sentirse, para amarse.

Caminando sólo por la vida encuentras lo que siempre reniegas, la soledad, bendita oportunidad de saber quién soy y para qué estoy. Ella la madre de los ecos de mis pensamientos me recuerda que soy un sólo ladrillo y el todo de la construcción de mi mundo. No hay espacios para egos narcisos, no hay espacios para pensar sólo en mi, la naturaleza aquella vida inicial que nos otorga todo para que seamos lo que deseamos, necesita de la cooperación entre todas las cosas, entre todo lo viviente y lo inerte aparentemente no vivo.

Buscando... algo he encontrado, en los textos, en imágenes, en videos, en personas, en escenarios, en actos, en la sociedad, en la soledad, en la amistad, en el amor, en el odio, en el rencor, en la algarabía, en la pena, en el movimiento, en la quietud, en lo repetitivo, en lo novedoso, en los concreto, en lo insustancial, en lo sano y en la enfermedad... siempre hay algo que encontrar, hay que tener los ojos abiertos y la mente en blanco.

Está en estos momentos todo diseñado para bloquear tus ideas, tus ansias de libertad, tu búsqueda, tu magia, tu parte del todo... quieren que no seas parte de nada.

Está pensado todo, para que si te mueves en sentido contrario del camino revelado por las creencias manipuladoras, de la economía y el cultismo religiosos, verás como te apuntarán con el dedo....

7:52 hasta acá llego... hasta pronto.

2 comentarios:

Andrés González dijo...

Es bonito lo que escribes, es bueno tu blog, eres un alma inquieta. Pero creo que muchas de las cosas que dices son divagaciones con las que te justificas a ti mismo. Ahora criticas los cultismos religiosos, y te parecen que manipulan, y, en efecto, lo hacen... pero no todos.
En el fondo, dices cosas bonitas, pero no las vives: son sólo palabras. Igual juzgas a otros, y sin lugar a dudas te crees mejor que muchas personas. Pero ni tú ni yo somos aptos para hacer un mundo mejor. Ni tú ni yo podemos construir una utopía: eso es arrogancia. Ningún ser humano puede, porque el ser humano no es bueno. Yo no lo soy, ni tú tampoco. Seguramente tú dirás que no eres malo, o pensarás que mi pensamiento es negativo; pero sin lugar a dudas que piensas que otros son malos. Pero ni tú ni yo somos mejores que nadie.
¿Para qué escribes, lees o piensas tanto? ¿Para acercarte a la verdad y exponer tu vida a la luz de la verdad, o para esconderte de ella? Hay mucha gente que practica la religión para esconderse de Dios en vez de buscarlo sinceramente, pero lo mismo pasa con los intelectuales y los científicos. Todas las bibliotecas del mundo fueron edificadas sólo para no ver a Dios, para esconderse de su justicia, la verdadera justicia (no como la tuya o la mía, sólo trapos inmundos).
Yo conozco a Jesús, creo en Jesús por experiencia, y he expuesto mi vida a la luz de su justicia (no un cuento religioso que me contaron). Y después de conocer a Cristo, no me la creo ni a mí, ni te creo el cuento a ti.
Sale de ese laberinto inútil de narcisismo que igual tienes. Dios te ama. Tú no eres bueno, tú necesitas a Dios. Si te ríes de este mensaje, es tu orgullo y tu falta de justicia. Pero te repito: yo conozco a Jesús, y no me escondo.
¡Que el Señor te bendiga!

Francisco Córdova Echeverría dijo...

Andrés, nunca me reiría de un comentario serio y bien intencionado. La franqueza no es ofender y creo que es un virtud que se debe practicar y por esa parte tenemos algo en común. Soy un laicista y como tal tolero respeto todos los caminos que decida la gente recorrer para encontrar su iluminación o sentido de vida. Pero a su vez, ser un librepensador me hace un ser que duda constantemente de los dogmas y de sus intenciones, porque creo que ahí radica la libertad, en no amarrarse a lo revelado por otros u otras, si no es el encuentro con uno mismo por medio la de ilustración, la meditación y el autoconocimiento, y de seguro es ahí donde encuentras esa veta de narcisismo.
No me gusta hacer juicio de valores sobre las cosas que observo, porque mi moral no es mejor o peor que las demás, pero sí necesito basarme en ella cuando hago una opinión, si no no podría tener un criterio para analizar las cosas. Por lo mismo y basado en mis reflexiones creo que hay muchas personas que eligen un camino por simple inercia, por comodidad y/o por violencia y eso estimado, para mí es no saber tu lugar en este mundo, dado que debes ocupar el puedo que alguien te ha encomendado, y eso atenta contra mis principios libertarios.
Como creyente de algo superior a mí, de una energía o conciencia general de la cual todos somos parte, me inquieta a que muchos olviden que lo que uno haga, de alguna manera afecta a nuestro entorno y a la vida en general.

Gracias por tu comentario.