domingo, 23 de mayo de 2010

memorias de un sueño

Hay! estrella que te encarnas en la misma figura del cielo
no dejas que otras brillen en ese lugar tan propio
esas virtudes que expresan un sabor de mañana y rocío
cubiertas por la noche y su manto de curiosidad que me domina
hay sí, todo puede ser y nada fue
el pasado pesa como una roca atada al cuello
que obliga a los ojos a no poder levantar la cabeza para ver más allá
ese afán tuyo de no ser culpable de tus culpas
todo es por casualidad y causalidad, somos causa y culpa
moja las manos con viento nuevo y permite que la respiración se calme
entra el viento de la esperanza en los alvéolos de la ilusión
alimenta el sueño de que aún puede ser lo inpensable
nada es culpa nuestra, si no culpa del diseño macabro de la vida
que hace tejidos con hilos que no se atan y sueltan sustos y llantos
déjame recorrer el desatino en mis pensamietos
y libérame del atardecer etéreo que nunca cierra el día y permite la noche.

No hay comentarios: