lunes, 17 de mayo de 2010

Visita CID a Caleta Los Bagres


Me tomo la libertad de publicar en mi blog la siguiente nota de un amigo, que describe muy lo sucedido en nuestra visita a la Caleta Los Bagres de la comuna de Tomé.

Escrita por
Leonardo Sepúlveda.

Miembro CID
Director de Participación Ciudadana de E2020 Bio Bío

Hoy, domingo 16 de mayo, integrantes de Ciudadanos Independientes Democráticos visitamos caleta Los Bagres, no se trataba de ir a ofrecer ayuda, no íbamos a prometer nada ni a generar falsas expectativas, sino de observar, fotografiar, grabar, empaparnos un poco de realidad para volver a nuestras casas y tratar de entender dónde están las fallas, si se dice que no ha llegado ayuda ¿por qué se producen esos vacíos en los programas de apoyo a los afectados?, ¿es un problema de organización vecinal?, ¿organismos saturados y sobrepasados?, ¿cómo puede ser que en un mundo con tantos avances en conectividad pueda haber sectores que permanezcan invisibles?

Antes de la visita, la semana anterior, un grupo de avanzada pudo ver la situación de la caleta y hablar con la señora Lucrecia, una amable líder vecinal, misma que nos recibió hoy y contó varias historias que ejemplificaban la difícil situación que se vive en el lugar. Eran bastantes los temas a tocar, llegamos cautos, no es fácil preguntar temas sensibles, no puedes llegar e invadir la vida de las personas sin siquiera ofrecer algo concreto a cambio, pero fueron amables y una distendida conversación más allá de la entrevista nos hizo entender por qué la sensación de abandono de los pobladores.

Antes de seguir, veamos el contexto post terremoto. Caleta Los Bagres se ubica en Tomé, algunas de las casas están en plena falda del cerro, ubicación que costó la vida a un pequeño niño de un año ocho meses, cuando una enorme roca cayó sobre la habitación donde dormía con su madre, ella misma nos relató el hecho, con su frente aún marcada por el golpe que recibió de la enorme roca, la cual frenó dejándola atrapada, pero milagrosamente sin aplastarla. Cabe mencionar que el cuerpo fue recuperado por vecinos, porque no hubo ayuda externa para levantar la piedra de, aproximadamente 2 metros de diámetro por su sección más larga, por lo que un gran número de pobladores lograron apenas moverla lo necesario.

El mar salió pocos metros luego del terremoto, pero acabó con la vida de un pescador que no logró salir a tiempo; no hubo daños a las casas producto del oleaje, si se perdieron embarcaciones, 34 en total en la zona aledaña según el sitio de Mar de Esperanza, perdiendo esas familias sus fuentes de trabajo, asunto que aún no ve luces de solución para todos y que los hace totalmente dependientes de la ayuda externa.

La ayuda del municipio y el estado -nos cuentan- tardó unas dos semanas, lo más rápido fue la ayuda de particulares y organizaciones ciudadanas. Dicen que la mayoría de la atención se ha centrado en Coliumo y Dichato, que hay 4 familias viviendo en carpas, y sólo parte de la población local -la que vive dentro del campamento- ha recibido apoyo, confiesan también, que no existe unidad entre juntas de vecinos y las gestiones han sido más que nada iniciativas individuales, así como tampoco todos conocen los programas existentes ni mucho menos los resultados de los estudios en la zona, situación sobremanera angustiante, al no saber quienes pueden volver seguros a sus casas ni donde se les permitirá construir, basta ver la zona para entender que es un tema complicado, de nada sirve para un pescador una casa lejos de la costa, ¿si no es entre la costa y la falda del cerro, donde?

Es así como la organización entre vecinos es clave, quizá eso sea el punto donde urge intervenir, el no conocer los programas existentes genera una sensación de abandono aún mayor a la realidad, no saber qué puertas tocar, la información que llega segmentada, los estudios donde se invade el espacio de las personas, para luego no comunicarles personalmente los resultados, todo genera caos y disconformidad. Lo objetivo son las carencias, las construcciones donde se cuela el viento y pronto lo hará la lluvia, la falta de botes para salir a pescar, la falta de luz eléctrica para muchos, pero más allá de eso hay un daño moral, el que producen las expectativas con cada persona que llega y no se traduce finalmente en nada, el de sentirse abandonados por el municipio y la intendencia, de que las soluciones –que quizá existan- se planeen para ellos, pero sin ellos, porque poco saben si están o para cuando estarán, es la incertidumbre quizá el más perturbador de los sentimientos.

Videos de la visita:
Parte 1 : http://www.youtube.com/watch?v=00AyacAjgB4
Parte 2 : http://www.youtube.com/watch?v=ILHOHHendGE

Share/Bookmark

No hay comentarios: