domingo, 16 de enero de 2011

Magallanes y una nueva Ciudadanía


Varios términos tienen la cualidad de ser muchas posibles cosas a la vez, porque más que ser una pieza para construir una frase o idea, son conceptos complejos por sí mismos que integran cualidad y acción.
-Ciudadanía- pasa a ser una de aquellas palabras, y su definición en Chile será diferente luego de lo que sucede en Magallanes. Es propio de nuestra clase política dinástica pensar que en la Sociedad Civil sólo hay consentimiento y no fuerza como en la Sociedad Política; error que le pasó factura a la (ex) Concertación y que ahora saca cuentas y ronchas al ya no tan nuevo gobierno. Los estratos medios del poder productivo ya no es el artesano o el pequeño comerciante con -primero de humanidades-, es una clase con más estudios (universitarios en muchos casos), tienen acceso a información "no oficial" mediante la web y presentan un pensamiento independiente al que ofrece la verdad oficial como diría Galeano. Vemos una sociedad nueva, con capacidad de articularse en cuerpos activos (de bases), con poder sobre la ciudad y sus ritmos, gente que ejerce e interviene en sus derechos, en lo político y en lo económico, gente que construye identidad con su entorno y desea participar activamente para que no se les ignore, son ciudadanía activa. Magallanes cuenta con su Asamblea Ciudadana y aquella se sienta en la misma mesa a negociar con el gobierno, a partir de ese hecho podemos hablar de una "nueva forma de dejar ser gobernado". A muchos les complica esta nueva ciudadanía que se moviliza por necesidades específicas, sin gran peso ideológico y por fuera de la momificada forma de vivir la política en los partidos. Guste o no guste, lo que expongo es un hecho, y los que asimilen más rápido esta realidad, serán los que mejor aprendan a convivir, influir o dirigir esta joven forma de ser parte del tejido social.

No hay comentarios: