viernes, 7 de agosto de 2009

Sólo nada.... (no leer, muy fome, y además no digo nada)


Hace rato que no le daba riendas sueltas a mis dedos para que codifiquen en palabras los pensamientos y emociones que salen de mi pequeño mundo, así que creo que este texto será un poco torpe, ya que se desarrolla tal como el ímpetu de cual perro que es soltado por un rato para que corra por el ante-jardín, así como también con el arrojo irrespetuoso del joven que le dejan tocar parte de la piel de aquella joven, que hace tiempo le estaba prohibida.

Hace un segundo atrás me sobresalté, un susto de aquellos que no sabes el porqué pasó, algo había a mi lado, lo sentí, por algo me asusté o ¿no?. Que extraño es el sentir a alguien o algo a tu lado, ¿sugestión?... sí puede ser, ¿y si no? El ambiente que me rodea es especial, poca luz, suena Charly García en el fondo, la chimenea trata de calentar la casa, solo sin nadie más, tratando de escribir algo cuerdo mientras mi madre me habla por el chat del msn, uf!! no está fácil escribir algo.

Ahora la música cambia a Sade, es una maldad del sistema de elección automático del winamp colocar "the sweettest taboo", ¿qué pretende?, es una música muy erótica, suave, simple. Ajeno a como soy yo, torpe, áspero de palabras y visualmente poco erotizante, claramente. Pero me gusta la canción, así que bien, dejemos que suene.

No paro de girar la cabeza hacia mi izquierda, es tan atractivo el fuego crepitante de la -combustión lenta-, sí, si sé... estoy mintiendo, sé que no escucho para nada el sonido suave e inspirador del fuego arder, Bob Marley suena muy fuerte a mi alrededor; pero claro, sé que hay un sonido, sé que el fuego está comunicando su hacer imperdonable con el cadáver del árbol que arde dentro de la cámara de acero, pues por lo mismo me tomo la libertad de decir que el naranjo me dice con su autoridad de -ser así- que suena como un buen fuego.

Hace un par de días me cambié de casa, salí del egoísmo inconsciente a un abismo de generosidad abrumante. Dicen por ahí, que cuando se cierra una puerta se abre un ventana... si, si sé que es cursi, pero lo veo de esa manera, ante el agobio de ser humillado de manera tan torpe, tan poco elegante, -qué manifestación tan evidente de poca empatía- en fin, acá estoy, en la casa de un amigo, amo y señor de esta noche temprana, sentado frente a mi computador, tecleando lo que se me viene a la mente, me leo, me leo y me leo; que simpático es leer lo que uno pienza de manera espontánea, es mi propio -reality show-, no hay cámaras ni baños sensuales, sólo palabras que leo y que de seguro estás leyendo si ya no te has aburrido de disfrutar el morbo de estar en los pensamientos espontáneos de otra persona.

Me pica el cuello, en la parte derecha de mi nuca, parece que algo se alimentó de mi... ¿zancudos? no creo, debe ser una de esas comezones auto-sugestionada, de aquellas que te da quién sabe dónde y porqué, pero se desparrama las ganas de rascarte por todo el resto del cuerpo, como una pulga masiva, una escalofrío, una rascada brutal y poco elgante y se pasa... no era nada, sólo yo y mis ganas de rascarme.

Bueno.... dejaré hasta acá este texto de intimidad, y trataré de urgar en mi fase dispersa, algún tema que sea agradable de desarrollar.

No hay comentarios: