martes, 29 de septiembre de 2009

Un futuro para nuestros hijos e hijas, y para el entorno comunitario.



Un futuro para nuestros hijos e hijas, y para el entorno comunitario., de Francisco Javier Córdova Echeverría




Estimadas amigas y amigos, escribo esta pequeña nota para que reflexionemos un poco y debatamos sobre un aspecto que quiero compartir con ustedes, sobre el bienestar futuro de vuestr@s hijos/hijas.

Mucho de ustedes ya son madres y padres, algunos hace ya unos años y otros hace muy poco, y apuesto que darán todo lo mejor dentro de su alcance para que esa criatura acceda a mejores oportunidades que ustedes tuvieron. Hablo de una buena salud, una buena casa, una buena educación y principios y valores que los guíen por un camino que los enaltezca como personas.
Pero, ¿Basta con asegurarles las herramientas personales para que puedan batirse en la sociedad?, yo creo que no.

Primero, tener una buena casa en un buen barrio no asegura que tenga un buen hogar. Muchos de ustedes para responder a las expectativas sociales del entorno inmediato o al que aspiran, trabajarán más de lo que trabajaron sus padres, tendrán poco tiempo para hacer las tareas, para almorzar juntos y para ver a tus hijos crecer. Muchos darán el primer paso con la nana o con la abuela. La vida está complicada y debemos responder ante ella, ¿Te gusta eso?

Luego de darle una buena educación, y sacrificar muchos sueños personales, deberás cruzar los dedos, para que no le roben, que no le saquen las cresta en una fiesta, o que no lo cague física o sicológicamente un compañero de colegio, o que no le asalten. Ya los niños no pueden jugar hasta tarde, y ya no se pueden ocupar los espacios de todos, la inseguridad es cada vez mayor... ¿será culpa del Gobierno de turno?. ¿Será culpa exclusiva de la gente que no quiere ser mejor?, ¿Será culpa de un modelo que obliga a perpetuar clases sociales?.

¿En el trabajo se relacionará con compañeros competentes y empleados competentes?, ¿Podrá emprender un negocio con seguridad sin temer morir en el intento con las deudas?, ¿Podrá disfrutar de las bellezas naturales que haz visto tú?, ¿Tendrá tiempo de amar?.

Mírate, ahora que eres una mujer y/o un hombre "grande":

¿Tienes el mismo tiempo para ver a tus amigos?,
¿Disfrutas de las cosas simples de la vida, o ahora es más caro pasar un buen rato?,
¿Sales a caminar y a conversar con tus amigas y amigos?,
¿Hay tiempo para atender a nuestras parejas como corresponde?,
¿Tenemos tiempo para ver a nuestros hijos crecer y notar sus problemas cuando nos necesitan?, ¿Disfrutas realmente lo que tienes?,
¿Basas tus alegrías en lo que acabas de comprar?
¿Haz podido hacer nuevos amigos?
¿La soledad crece?
¿Cada día más te desilusiona más las personas que te rodean?

Chile cada día tiene más adictos a las pastillas para dormir, y los psicólogos y siquiatras cada vez tienen más pega... Chile es un país con una alta taza de depresión que crece y crece sin parar, la gente cada vez es más violenta, individualista y triste. ¿O ves un Chile diferente?

No sacamos nada con preparar a nuestros hijos de manera individual, si no nos preocupamos al mismo tiempo del su entorno, de los demás individuos con los que se relacionará, con su ambiente natural y con las leyes que lo ordenarán.

No basta con formar buenas personas, si no aseguramos y luchamos por entregarle también un ambiente social y ecológico que sea digno de un país libre y solidario.
Sólos, no somos felices, y que gane 1.000.000 o 2.000.000 no lo hará disfrutar más o menos de la vida.

¿Qué hacemos entonces?, ¿Tenemos algo en nuestras manos que podamos usar para asegurar una sociedad que permita a mis hijos vivir feliz y tranquilo?

Creo que sí, y lo primero que tenemos que hacer es cambiar nosotros.... te invito a que te sumes a todos los que vemos la vida más allá que nuestro propio ombligo, basta de quejas... es hora de la acción.

http://www.ciudadanosindependientesdemocraticos.blogspot.com/

No hay comentarios: