martes, 20 de abril de 2010

Las Cuentas de un adulto joven.



- Crecer es entretenido siempre y cuando nunca te hagas viejo.
- No todo lo que parece amistad lo es.
- Pedir créditos es hipotecar tu libertad.
- Tener tiempo libre para hacer lo que uno quiera es riqueza pura.
- No todos los que hablan hacen y pocos hacen lo que hablan.
- Cuando más solo te sientas, más urgente es encontrarte a ti mismo.
- Las personas en Chile viven aún en la tradición oral, y la tv es el oráculo del siglo XXI.
- Si quieres hacerlo, hazlo.
- Más vale ganarse una cachetada que perderse un buen beso.
- Las mujeres son más complejas que los hombres, tanto así que más vale no perder el tiempo en entender qué cresta está pasando.
- No confíes en nadie antes de que pongas a prueba su lealtad y compromiso. Las escenas de la vida sabrán mostrarte quiénes merecen tu fe.
- Todo lo que toca la mano de la avaricia se transforma en máquinas de manipulación, como por ejemplo la religión y la política.
- Todos son buenos en algo, el asunto es que muchos son buenos sólo para ellos mismos.
- No existe democracia en Chile.
- Casi nadie sabe porqué dice lo que dice, sólo sabe que es lo que debe decir.
- Cuando naces ya existe un plan para ti, el que existe en la mente de tus padres.
- Cuando creces existe un segundo guión que “debes” cumplir, el de la tradición social.
- No le hagas caso a nadie, sólo escucha y piensa.
- Discutir no es pelear, aunque para muchos es una ofensa que alguien piense y diga algo contrario.
- Acá si hablas fuerte, eres un florerito. Si eres un mojigato actúas como se debe.
- El vino es excelente.
- Me arrepiento de muchas cosas que hice, dije o pensé. Nunca tan arrogante para decir que no me retracto de nada, sería no aprender nada.
- El amor no es de fiar. Mantén siempre un pié dentro de la razón y un brazo atado a la realidad.
- Dios es un instrumento de la retórica.
- Cada día conozco más gente, y cada año tengo menos amigos. La selectividad de la experiencia funciona.
- Sigo creyendo en las personas, sigo cayendo en la inocencia, pero ahora es con alevosía y no de huevón.
- Muchos creen que soy más imbécil de lo que parezco, eso es una gran ventaja.
- No soy un hombre muy inteligente, sí soy un tipo muy perseverante y convencido de mis capacidades.
- Mientras más tierra me tiran encima, más suelo me entregan para salir del hoyo.

1 comentario:

Andrés González dijo...

Hay hartas frases bonitas.
La poesía sí que es un invento de la retórica, pero no Dios. Es mucha arrogancia decir eso. Pero yo pensaba lo mismo, hasta que conocí a Dios, Ahora ya no digo tonteras ni me escondo de la verdad, como los cobardes. Jesús es el Señor quieraslo o no, y alguna vez estarás con Él cara a cara. Espero que sea cuando te haya salvado, y no cuando sea demasiado tarde y tenga que juzgarte por tu arrogancia y ceguera.
Dios te ama, y no hay otro camino para conocer a Dios que rendirse al amor de Jesús.
La poesía es linda retórica para hacerse el tonto y seguir siendo el mismo canalla que juega a ser buena persona o inteligente, pero canalla al fin. Nada más que vanidad, pavos reales, falta de verdadero amor.
Le temes al amor. Pero Dios te ama. No seas necio: conócelo, y vive según la verdad.
Que el Señor te bendiga.