domingo, 20 de junio de 2010

La Nueva Odontología que deseo.


El paradigma de la Odontología (y la medicina en general) se centra en los enfermos, en su recuperación y rehabilitación. Personalmente deseo desarrollar un modelo nuevo, que se enfoque en evitar que las personas se enfermen, en la salud y a la mantención de ese estado mientras se pueda. Para eso necesito a más colegas y estudiantes que vean su profesión como un acto de servicio a la sociedad y no sólo para sí mismos.
El sistema actual mantiene a la salud, condición humana que por escencia es un derecho, como un estado defectuoso, dado que la preocupación de las polítcas se centran en la enfermadad. Lo que claramente es más rentable para los que lucran de la necesidad de las personas de sentirse sanos.

El sistema no es un ente vivo, no respira, no razona por sí mismo y no tiene un origen y un fin, el sistema es un invento de los hombres, hecho por hombres y que sirve a algunos hombres para su propio beneficio. Para que exista un sistema debe ser validado por lo actores del mismo, si no, no se sustenta y se derrumba. Por eso nunca nada es culpa del sistema, es culpa de quienes validan por acción y omisión un modelo de entender la salud como un negocio personal, como un camino a la realización material y no como una necesidad de la sociedad.

Por eso, para cambiar el sistema, debemos analizarnos y pensar si nosotros, los llamados a sanar, queremos o no un modelo que vive y renta en base a que las personas sufran la pérdida de una condición que atenta contra su capacidad de disfrutar de la plena libertad, para nuestro directo beneficio material desbordado.

No hay comentarios: