martes, 22 de junio de 2010

METÁSTASIS -La revolución infiltrativa-

¿Quiénes mandan en Chile?,¿serán los partidos políticos?, ¿serán los senadores y diputados de la república?, ¿será el pueblo porque vivimos en democracia?, ¿será nuestro presidente(a)?....

Pues a esta altura o se es muy ignorante o  muy inocente para haber respondido sí a alguna de las afirmaciones anteriores, ahora bien si usted dijo "el pueblo manda" le pido porfavor que vaya repasando algunas cosas de la historia de Chile, porque está más que perdido(a) pensando leseras como esa.

Desde los inicios de la colonización de países tercermundista como el nuestro, rico en recursos naturales pero pobre en educación y fuerza militar, por parte de los intereses del capital, y sus administradores perdimos toda capacidad nacional de responder ante nuestro propia concepción de futuro. Acá no tenemos democracia, con suerte la podremos llamar "democracia ligth", así livianita, sin sal, sin grasa, sin peso, sin capacidad de dañar la máquina del sistema, sin poder de poder enfermar al capitalismo. 

Acá se puede debatir mucho en el ambas cámaras del Parlamento, pero el queque lo corta la industria afectada en la discusión, tenemos una democracia "a la carta"de las transnacionales, sierva de los poderes económicos y militares que han nacido para controlar lo que comes, bebes, lees, ves y piensas. Crean clones productivos con sus sistemas educacionales, no se enseña a pensar, a cuestionar, a dudar de lo que nos muestran nuestros ojos e informan los oídos. Poderes económicos que sacaron a Allende de la Moneda "patitas por delante" y que pusieron a un militar bruto e ignorante en su sillón, luego cuando Pinochet no soltaba la mayor riqueza de Chile, el cobre de nuestra cordillera, los mismos poderes lo sacaron negociando la privatización de nuestro pan. Para el 88 no más del 10% del cobre extraído iba a parar a bolsillos extranjeros, el resto quedaba en casa como corresponde, pues bien con la vuelta de la burla llamada democracia chilensis tenemos que casi el 70% del cobre que se explota en nuestro territorio, se va como fantasma a paraísos bancarios, dejando acá el agujero de la explotación y algunos milloncitos de dólares en impuestos a la medida para que no se entorpezca el negocio del cobre para nuestros padres económicos.
Las reformas en Chile se han pauteado de las indicaciones del FMI y del BM en los años ochenta, ahora quien manda es papito OCDE, nos dice como ganar más, gastando menos y explotando la vida de millones sin que estos lo noten.

¿Cómo millones de personas se mantienen estáticas frente a esta situación?, porque los tienen a todos esclavizados desde antes y ya lo dijo Rousseau "quien nace esclavo pierde hasta las ganas de liberarse, pero esto se dá porque en algún momento se forzó a alguien a ser un esclavo". Somos hijos de padres controlados por el yugo del consumo, de "darle lo mejor para mis hijos", de la competencia con el vecino y hasta en la reuniones de apoderados, todos les quieren ganar al otro, todo quieren que su césped sea más verde y el del frente más marchito y opaco.

Te entretienen con la televisión, te mutilan la capicidad de salir a la calle, de tener que conversar con otro, de tener que imaginar, crear, explorar, descubrir. No necesitan personas que piensen, necesitan personas que produzcan que sean "un aporte para el desarrollo del país", ellos te dicen quién serás antes de nacer, ellos permiten que exista mano de obra barata para que se siga produciendo más con menos. Y los mensos brutos víctimas de la idea concebida del capital vivien para comprar y trabajan para pagar. Muchos ya se perdieron, no pueden salir de ahí, aunque quieran entender lo que están leyendo en este momento no pueden, porque en la escuela le enseñaron a no entender, sólo a obedecer a quién tiene más, a adorar el fetiche del dinero como dice Mulian, creer que teniendo son más y gustosos de poder colocarle el pié encima a alguien, porque saben que en el fondo están siendo violados por el modelo día tras día, y descargan su frustración con quienes están más abajo de la escala humana económica.

Yo me revelo como puedo, me margino pero hasta la línea que me permite quedarme dentro, yo creo en la revolución pero antes debemos educar, la revolución se trabaja desde las conciencias en primera instancias, liberemos las mentes reprimidas y gustosas del opio popular, esas vidas ávidas de bonos del gobierno y del show gratis en el parque... rescatemos a quienes podamos, tratemos de abrir ventanas en las conciencias, enseñemos a pensar, dejemos que nuestros alumnos, amigos e hijos duden, que aprendan a disfrutar de los libros y del razonar, que vean más allá de la realidad fabricada en la televisión, que salgan a recorrer los barrios, el mundo de tierra y no de plástico... por ahí parte la revolución, por que nosotros, los que creemos estar en cierto grado libres de control sistémico económico, tengamos el coraje de dejar de hacer tanta catársis ideológica y comencemos a trabajar por un mundo diferente, porque eso sí que es posible, debemos trabajar usando al mismo sistema como lo hace el cáncer con el organismo, parcen ser parte de lo mismo, pero en el fondo sólo son agentes que han mutado, se han diferenciado y que ocupan cada vez más espacios dentro de los órganos del sistema, sin que este se de cuenta que su intención es destruir lo que hay.

No hay comentarios: