lunes, 25 de abril de 2011

La hipocresía del discurso sobre la participación ciudadana.


Uno de los vicios que mantienen viva la política a ras de suelo que vivimos (o sufrimos) los chilenos y chilenas es la hipocresía. No todo lo que digo tiene que ser cierto, basta con un poco de verdad. No todo lo que prometo debe ser realizado, basta con declarar aterciopeladas intenciones a los asistentes del circo para que el show siga su curso. Pregúntenle a algún político sobre la -participación ciudadana- y el desgarro de vestiduras no demorará más que el tiempo que les toma ejecutar el reflejo condicionado de decir -lo correcto-. Pero vamos a los hechos que nos defienden de la hipocresía; hay un límite para la participación de la polis, la línea se marca hasta que la voluntad de la mayoría se aleja de la voluntad del poder oficial, el poder en Chile se delega pero no se comparte. Así es nuestra democracia, de resignación. En los concejos municipales se puede escuchar pero no hablar, las consultas ciudadanas son meros oficios informativos para cumplir con una ley famélica de democracia, los plebiscitos ciudadanos son causal de pánico para alcaldes feudales y les hacen el quite a como dé lugar apelando a manoseados conceptos como: desarrollo, emprendimiento, trabajo, modernidad, entre otros. Invitamos a la clase política a concretar sus declaraciones en hechos y no sólo en cuñas para el pueblo llano hambriento de esperanzas para salir del mundo de las ilusiones.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La renuncia de la Jaqueline VR es un ejemplo clarisimo de hipocrecia politica del Chile actual.

LE PIDIERON LA RENUNCIA, renuncio como si fuera iniciativa de ella, y los que le pidieron la renuncia, Hinzpeter y Piñera,,........

hacen declaraciones a la prensa AGRADECIENDO LA RENUNCIA....

DARIA RISA .... SI NO FUERA QUE ES PARA LLORAR