domingo, 6 de enero de 2013

Nos falta ser más perros....



Hoy luego de jugar con algunos perros vagos en la playa de Llico, perros con hambre, heridos y con muchas cicatrices, aprendí de ellos una cosa... su actitud alegre y postiva frente a un momento de cariño y juego... eran perros evidentemente felices, o en ese momento felices, yo creo que hasta sonreían. Uno de ellos luego que le habláramos, solito por su cuenta se puso a escarbar y sacó una piedra y la llevó dónde nosotros... al ladito donde estábamos recostados... quería jugar... la tomé (con dificultad porque era de esas piedras que tenías que ganarle al perro) y la lancé lejos... salieron corriendo, uno cojo como el solo, con el codo desajustado, el chico más astuto y el mediano desconfiado... corrieron por varios minutos detrás de la piedra que nos traían una y otra vez... les hicimos cariño, al chico aviloso que nos miraba con cara de coqueto y a uno especialmente, ese que tenía como un ojo podrido y una pata mala... los amé, eran bellos, tiernos, hediondos como perros mojados... le dije a mi flaca... "a veces nos falta ser más perros y menos humanos".

No hay comentarios: