miércoles, 10 de julio de 2013

Estar atento.

Por mucho tiempo confié en demasía, entregado a la idea de que todos tienen las mismas buenas intenciones, pues si se trabaja para algo que beneficia a los demás y a uno mismo no hay cabida para codicias baratas. El asunto es que si las hay.
Me he puesto atento y alerta, algo desconfiado y suspicaz, pero ello es necesario. Lamentablemente muchos montados sobre su ego no son capaces de superar la necesidad de validar el Yo, y pasan por encima de la realidad colectiva, tensando y llevando el ambiente hacia sus visiones personales de la realidad.
El aprender a meditar ha sido fundamental para poder ver las cosas desde un plano más elevado.

No hay comentarios: