domingo, 19 de mayo de 2013

Desacostumbre.



No me quiero acostumbrar a la flor, pues todos los días quiero verla como una maravilla
No me quiero acostumbrar al amor para no poner anclas donde deben ir alas
No me quiero acostumbrar a la vida para no echarla de menos
No me quiero acostumbrar al mar para que no se transforme en decoración del paisaje
No me quiero acostumbrar al dolor pues sufrir no es una opción
No me quiero acostumbrar a la injusticia pues sería injusto hacerlo
No me quiero acostumbrar a mis padres pues extrañarlos es una delicia
No me quiero acostumbrar a los otros para siempre sentir curiosidad
No me quiero acostumbrar a la costumbre pues es el óxido del alma
No me quiero acostumbrar a obedecer porque mataré la hermosura de pensar
No me quiero acostumbrar a mis defectos porque dejaré de sentirme especial
No me quiero acostumbrar a tus virtudes para reposar de alegría cada vez que te vea
Pero me podría acostumbrar no acostumbrarme.

No hay comentarios: