domingo, 9 de abril de 2017

Política con Espíritu

Enorme desafío tenemos de aprender a hablarnos y escucharnos con honesto respeto por el otro entendiendo que, es el profundo interés de acordar soluciones y respuestas a problemas y preguntas, el motivo de todo franco diálogo. Cuando uno mismo se pone como centro del episodio y del depósito de nuestra energía, abandonando el sentido ético colectivo (el espíritu) de la solución al problema en cuestión, sea cual sea este siendo social, lo que se consigue es una disolución de continuidad de la común-unión por falta de integración, es decir, se rompen hilos del tejido social. Así la política <con espíritu> no se trataría de alimentar el círculo vicioso de quitarle poder a otros para luego evitar que me quiten el poder, sino que se trataría de ofrecer honestamente una reflexión-acción comunitaria para la construcción colectiva de los acuerdos de cómo vamos a resolver los problemas de la humanidad, que a estas alturas no es más ni menos que nuestra propia sobrevivencia. . #PolíticaConEspíritu


No hay comentarios: