sábado, 14 de marzo de 2009

Educar con diversidad, para la diversidad en diversidad.


La Diversidad… lo diverso… “en la diversidad está el gusto” dice el dicho popular. Una palabra que permite hacer análisis desde lo sustantivo a lo cualitativo, cualidad en términos valóricos indispensables en lo humanizante e incluyente de la diversidad mundial. Más ahora que las tecnologías han destruido las montañas, mares y desiertos, han abierto cosmovisiones ocultas, otras opacadas y algunas frescas y novedosas. El mundo se ha empequeñecido virtualmente, la información avanza cada segundo de manera exponencial y los dogmas excluyentes nadan en un sinsentido agónico y contundente.

El conductismo clásico y operante ya tuvo su época, mantienen su vigencia gracias a su sentido práctico técnico, de carácter simplista en quien no razona más allá de lo que le dejan razonar. Las teorías de las Inteligencias Múltiples de Gardner, la construcción del pensamiento como un andamiaje de Bruner, la sociabilización del aprendizaje y la “zona de desarrollo próximo” de Vigotsky, las etapas del desarrollo de Piaget, el aprendizaje significativo de Ausubel, y otras teorías más han complejizado lo que de por sí es complejo, la mente humana.

El ser “otro ladrillo en la pared” en la escuela ya no se corresponde con el contexto sociocultural que experimenta el joven al salir de la uniformidad escolar y moral, que a su vez es limitante y alienante de lo establecido por el quiebre de fronteras contemporáneo. Su mundo es diverso, globalizado, permisivo, competitivo, materialista y a la vez conservador, excluyente y limitante. El sabe que no es igual a los demás, es diferente a sus padres, a sus hermanos y hermanas, a sus amigos, y al mundo en general. “Existen tantas realidades como observadores” nos dice Matrurana, entonces ¿Estamos enseñando de manera diversa?, ¿Estamos preparando a nuestros niños a vivir para diversidad?, ¿Vivimos en un respeto a la diversidad?

La uniformidad moral impuesta por las religiones, han sido invadidas por la posibilidad de leer, ver y escuchar otras “verdades”, ante las cuales se han desarrollados los más aberrantes maniobras de persuasión, manipulación y castigo a quienes bajo su libertar humana han decidido abrir más caminos para desarrollo personal y colectivo. Torturas, asesinatos masivos, condenas infernales y el rechazo social han sido (y algunas siguen siendo) herramientas de amedrentamiento ante la posible o real “pérdida del rumbo” o del “camino” establecido.

El conservadurismo y la penalización de la libertad del pensamiento, sólo puede ser combatida desde la intervención social y familiar de la humanización con base en la educación. La unica forma de romper la exclusión por las diferencias económicas, culturales y sociales es a través de la demostración a los niños que la integración y la pluralidad de las diferencias es necesaria e indispensable para el avance de la humanidad.

Nuestro país, guste o no guste a quienes temen perder sus privilegios y poder, es permeable a las diferentes filosofías, religiones y posturas que cada uno de los habitantes del mundo pertenece, crea o imagina.

La censura literaria, visual, de expresión artística y de elección son muestras de estos llamados agónicos al cierre de las puestas globales, con pestillos y candados, de fundamentalismos déspotas y obsoletos.

¿Podemos considerar humano y piadoso que una niña de 9 años, que ha sido abusada sexualmente en reiteradas ocasiones por su padrastro, contenga en su útero un feto en desarrollo que amenaza con matarla a la niña, sin considerar además el daño psíquico irreversible ya ocacionado?. Bueno hace unas semanas la Iglesia Católica de Brasil excomulgó a la madre, a los médicos y todo quien hubiese ayudado con el procedimiento de aborto que se le efectuó. Entiéndase por excomulgar como expulsar a alguien de la comunidad de los fieles y del uso de los sacramentos.

Sócrates en sus diálogos sobre retórica con Gorgias, indica que a través de la creencia y la fe se convence al ignorante, mientras que al sabio y culto es a través de la evidencia.

Debemos entender que los procesos humanos son más complejos y ya no basta el misticismo y la creencia ciega para movilizar a la humanidad al desarrollo.

El escenario ha cambiado, cambia y seguirá cambiando eternamente mientra existan librepensadores y aventureros busquillas de los infinitos por qué. Debemos entonces integrar el concepto de diversidad en el quehacer educacional formal e informal, ya que debemos preparar a nuestros niños con herramientas cognitivas y valóricas que le permitan desenvolverse en un mundo que será muy distinto al que en ese momento le quisieron mostrar.

No hay comentarios: