sábado, 2 de mayo de 2009

Las personas se van


Recuerdo las manos de algunos de ellos y ellas, tibias algunas mientras otras siempre tenían frío, helados dedos delgados de uñas brillantes, pieles pálidas adornadas con metales tan bellos como sus misteriosas formas de hacerme sentir especial. Otras eran firmes y seguras de si mismas, manchadas, cortadas o martilladas, en juegos infantiles o aventuras infinitas en los alrededores de nuestra morada, donde nuestros sueños le ganaban la batalla mágica, a la árida y fome realidad, unas manos que siempre se acompañaban de una risa dulce, elocuente y a veces hasta de un arrogante matiz, mano que te levantaba del suelo para continuar corriendo detrás de una pelota o detrás del "ladrón"....

A otros los llevo en los recuerdos oculares, ojos brillantes como el rocío de las mañanas, con esa escarcha que congela el momento que no quieres que se acabe, ojos que se arrugaban y empequeñecían al sonreír o se humedecían cuando la pena nos acompañaba y arropaba la sombra misma del proceso de crecer, especialmente esas lágrimas que nos flanquean y oprimen en los momentos en que el amor y la desilusión se toman de la mano.

Que manera de guardar recuerdos de todos aquellos que fueron, en un momento instantáneo y espontáneo, seres trascendentales para mi.

No los olvido, y con suerte los recuerdo, ¿Qué paradojal cierto?

Recuerdos vagos, nublosos, que resuenan en mi subconsciente como ecos imperecederos, imágenes oblicuas, curvadas, entremezcladas con algunos aportes de la imaginación, que trata de parchar las incoherencias para darle sentido a mi emoción.

Sé que los recuerdo, porque en este momento pienso en ellos. Sé quienes fueron, pero no me acuerdo cómo se llaman. Sé que compartieron el mismo aire y el mismo lugar conmigo, pero no sé dónde ni cuándo.... hay algo de angustia en mi.

Algunos ya se han borrado casi por completo, quedan sólo rastros ininteligibles, signos cognitivos indescifrables que no me llevan a nada razonable, pero que denotan algo, sea lo que sea. Ellos, mis personajes semi olvidados han dejado algo muy marcado en mi.

Hay recuerdos más sólidos, que aún guardan los nombres de sus actores, mantienen sus lugares espaciales, las coordenadas geográficas. Estos me molestan un poco más, porque no dejan nada a la curiosidad, son tan reales como el ahora, son aburridos en su mayoría. Más me causan rencor que alegría, rencor con la vida quizás, o con las mismas personas que evoca mi memoria ahora y que ya no los tengo a mi lado inmediato. Porqué se han ido de mi vida?

Las personas se van, se retiran ellas mismas o las retira de la escena el gran director de nuestra película individual..... ¿seremos extras de la vida de alguien más?

Me detengo a pensar..... ¿quién me estará recordando ahora?.... perdón por lo egocéntrico.

¿Alguien pensará que me fui, seré un símbolo extraño en algún recuerdo ajeno ?.... a lo mejor sigo aquí, y me dejaron de buscar... o de recordar.... estoy muerto en algún lugar, quizás he dejado de existir en algún recuerdo....!!!!

¿Habré dejado de buscar a quienes no puedo recordar, a los mismos que tampoco puedo olvidar?...

No hay comentarios: