viernes, 23 de abril de 2010

Columna para diario El Sur

Organizaciones Sociales y el día después del 27 de febrero.

A pesar de ser uno de los países más sísmicos del mundo y de tener experiencias varias en este tipo de fenómenos naturales, al parecer todos nos quedamos dormidos en el progreso y olvidamos la previsión. Sin ánimos de hacer posturas políticas, la evidencia manifiesta claramente que desde finales del siglo pasado y en los inicios del XXI no se desarrollaron políticas públicas serias y profesionales efectivas dentro y fuera de los organismos creados para educar y reaccionar a tiempo frente a catástrofes naturales. Ante esta serie de eventos desafortunados e irresponsables en algunos casos, se desarrolló un fenómeno que es digno de análisis y de consideración en el futuro, la rapidez de reacción y eficiencia de las organizaciones sociales, instituciones no gubernamentales y medios de comunicación regionales frente a la emergencia. Mientras que en Santiago intentaban saber dónde fue el terremoto, comunicarse con las regiones y tener noticias de sus autoridades, bomberos ya estaba rescatando gente y coordinando la ayuda de emergencia, la radio Bio Bío transmitía a toda la población los acontecimientos y se transformaba en el epicentro de la información, incluso para la institucionalidad. Días después decenas de organizaciones sociales y empresas regionales coordinaban ayuda para los sectores más afectados; vehículos particulares de grupos religiosos y laicos hacían caravana con alimentos, ropa y profesionales de la salud en operativos voluntarios. Otras organizaciones se formaron días después del quinto desastre sísmico más grande de la historia de la humanidad, un ejemplo de aquello es la Red Odontológica Solidaria (REDOS) compuestas por profesionales y estudiantes de todas las universidades que pusieron sus manos y recursos a disposición de la población. Esta organización trabajó en conjunto con las fuerzas armadas, servicios de salud, municipalidades y otras redes sociales para lograr en menos de un mes más de 1200 atenciones dentales de urgencia en ocho comunas de la región, en menos de cuatro semanas, sumando a esto la entrega de más de 20.000 litros de desinfectante en las comunas de Talcahuano, Dichato y Coliumo en coordinación con el Centro Cultural y Social Seamos Más. Mientras el sistema tradicional trataba de restablecer su funcionamiento, el tejido social ya estaba en marcha con el acelerador a fondo demostrando que la organización ciudadana está vigente y se merece la consideración y apertura de espacios participativos reales en la reconstrucción de nuestra región. La futura Corporación Red Odontológica Solidaria espera poder colaborar sostenidamente con el mejoramiento de la salud de la población y con la ampliación de los lazos fraternales entre todos los actores e instituciones que tienen voz y experiencia desde antes, durante y después de esta lamentable pero aleccionadora catástrofe.

Francisco Córdova Echeverría
Presidente de REDOS
redosbiobio@gmail.com

1 comentario:

pablo dijo...

Guena Pancho!!... breve, concisa y al grano.