miércoles, 8 de septiembre de 2010

El Despotismo Ilustrado Contemporáneo.



Ninguna intención de dar clases de historia, así que directo al grano.
Como en el siglo XVIII hoy existe un poder central absoluto, pero ahora validado por una democracia que fue descremanda en los 70s y descafeinada en los 90s, que ejerce una autoridad tan desregulada como el mercado mismo. Nuestas autoridades políticas se regulan entre ellas y es evidente la muestra de poca probidad y ética que la mayoría expone. Muchos de ellos son sostenedores de escuelas y dueños de universidades, y los perlas votan las leyes de educación que regularán sus negocios, ésto sólo por dar uno de miles de ejemplos de nuestro natre político. Ahora se discute ¿Qué hacer con Dichato?, ahí hablan con gran retórica en los medios de comunicación los de acá y los de allá, los diestros y los ambidiestros.

Ellos, según lo que copuchean a los diarios, están pensando qué hacer con Dichato, ¿lo reconstruímos primero o lo hacemos comuna?... ¿le "ponimos" harta cocinería o más exclusividad?... y de seguro deben pensar ¿Y cuál será el mejor negocio, como para pasar el datito a los amiguis?

¿Y LA GENTE DE DICHATO?... ahí está, silenciosa,t sunamizada y enmediaguada. Recuerdo que hace unas semanas quisieron sacar la voz, pero un poco de gas por acá y por allá los puso en el lugar que les corresponde. El silencio y la entrega. Nadie les pregunta, ni los periodistas sacaron alguna cuñita de esos abuelitos de plaza que mantienen a las palomas vivas con sus mendrugos de pan, ni a esa señora gordita que sale con bolsas del almacén de la esquina, ni a ese caballero de terno y corbata que destiñe siempre los paisajes criollos... todos pasaron por alto el pensamiento popular.

Y ahí estamos, esperando que nuestros parlamentarios, que no parlamantan con sus representados,  y nuestra Intendenta JVR (tan llana a la democracia), decidan qué será lo mejor para los miles de habitantes del bello e ignorado Dichato.

¿Y si vamos a agitar las cosas un poco?

No hay comentarios: