jueves, 24 de mayo de 2012

El acto de no hacer.



Una vez que uno alcanza cierto nivel de conciencia sobre la realidad, sus causas y efectos, se ve enfrentado a tomar decisiones que siempre repercuten en el colectivo social. Muchas y muchos creen que las vidas son independientes entre sí, que lo que uno haga o no haga tiene más que ver con la realidad personal que con los desconocidos que nos rodean en el diario vivir, mas eso es un error. Todos estamos conectados por un cadena invisible, nuestro planeta es finito, y como toda energía se transforma, nuestras decisiones, movimientos y palabras repercuten como ondas en este espacio común que compartimos como especie, más aún hoy en que las redes virtuales han destruido barreras físicas como la distancia y el tiempo, estamos a un paso de lo instantáneo.
No es extraño toparse con personas que asumen la pasividad y su indiferencia adjunta como un “no hacer”, como si la ausencia de voz y movimiento no delatasen una conducta, inmóvil, pero conducta al fin y al cabo, así que, esa neutralidad fingida de no entrometerse es en sí misma un acto que favorece a la conservación de la realidad y no al cambio de la misma. En otras palabras, el hacer o no hacer, siempre es un hacer, por más que uno desee considerarse como un mero observador independiente que no influyente de la realidad.

No hay comentarios: