martes, 12 de marzo de 2013

MEGALOMANÍA POLÍTICA: Memorial 27/F





$2.000.000.000 es lo que costará hacer el memorial del pasado 27/F que todos recordaremos haya o no haya una estructura enorme en el borde del río Bio Bío. Estos cuatro millones de dólares refleja el perfil megalómano de este gobierno que desde inició su gestión, ha tenido salidas bastante particulares como por ejemplo “en 20 días hemos hecho lo que no se hizo en 20 años”, -humildad por favor-. Las prioridades en el uso de los recursos marcan la tendencia de las intenciones del gobierno, y podemos entender que lo que se busca es una figuración estática, sin trascendencia más que el volumen de la obra. De seguro un bello parque costero en Iloca con un escultura más sencilla cueste la mitad, o quizás un museo recordatorio que preste una utilidad turística (en Dichato o Cobquecura) y educativa sea más útil y trascendental, pero no. Estamos presente ante un perfil con tendencia a lo fácil y tremendo, pero sin trascendencia. Las grandes obras humanas tienen contextos de trascendencia con algún tipo de utilidad a la civilización, pero un memorial tan costoso y sin algún tipo de participación de la comunidad, son reflejo que alguna inseguridad digna de ser analizada por Freud.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece que no entiendes lo que significa un memorial y lo que pretende abordar, tanto material como inmaterialmente. Creo que los costos no son comparables con otros proyectos nacionales, porque no hay mayores precedentes; sin embargo, la propuesta es bastante sugerente, apuntando no solo a lo utilitario sino a lo escencial. Quizás sea necesario olvidar prejuicios y fundamentalismos. Una humilde opinion.

Leo. dijo...

Estimado, en lo particular sé lo que es un memorial, conozco el de Omaha beach en Normandia por el día D y te aseguro que no costó una cuarta parte de este. Para que exista un memorial, debe existir en primer término, la necesidad de recordar, lo que para las víctimas resulta es de todos los días, esos mismos recursos podrían haberse destinados a proyectos de reparación psicológica a quienes perdieron un hijo, una madre u hermano. En lo concreto, incluso ya como obra me parece una mierda, cuyo sentido lo entiende una minoría que entiende de arte, pese a que supuestamente está destinada para una mayoría que se vio afectada, donde te aseguro que la propuesta la ganó una empresa de Santiago que en nada sabe lo que se pretende recordar.

Leo. dijo...

Estimado, en lo particular sé lo que es un memorial, conozco el de Omaha beach en Normandia, por el desembarco y te aseguro que no costó una cuarta parte de este. Para que exista un memorial, debe existir en primer término, la necesidad de recordar, lo que para las víctimas resulta absurdo, ya que es algo con lo que viven todos los días. Esos mismos recursos podrían haberse destinados a proyectos de reparación psicológica a quienes perdieron un hijo, una madre u hermano. En lo concreto, incluso ya como obra me parece una mierda, cuyo sentido lo entiende una minoría que conoce de arte, pese a que supuestamente está destinada para una mayoría que se vio afectada, donde te aseguro que la propuesta la ganó una empresa de Santiago que en nada sabe lo que se pretende recordar, salvo a la hora de poner la factura.